20 de junio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Firma tres normas en las que también se eleva la prescripción de estos delitos hasta que la víctima cumpla 38 años

El Papa sancionará con multa o cárcel al personal del Vaticano que no denuncie casos de abusos

Francisco I toma medidas contra los abusos sexuales.
Francisco I toma medidas contra los abusos sexuales.
Ha publicado tres documentos para prevenir, combatir y procesar judicialmente a quienes cometan abusos sexuales contra menores en el territorio del Vaticano y en otras dependencias pontificias de todo el mundo, como las nunciaturas, en los que establece la obligación de denuncia inmediata cuando se tenga noticia del abuso bajo pena de multa o cárcel y la ampliación de la prescripción de estos delitos hasta que la víctima cumpla los 38 años.

El Papa amplía, además, la categoría de adultos vulnerables, cuyos casos deben ser tratados como los de los menores: "Toda persona en estado de enfermedad, deficiencia física o mental o privación de la libertad personal que, de hecho, incluso ocasionalmente, limite la capacidad de comprender o de querer o de resistirse a quien le ofende". También obliga a perseguir de oficio otros abusos contra menores, como el maltrato.

"Estos actos refuerzan la protección de menores a través de la potenciación del cuadro normativo. El Santo Padre desea que, gracias a estas normas que conciernen al Estado de la Ciudad del Vaticano y la Curia Romana, madure en todos la conciencia que la Iglesia deba ser cada vez más una casa segura para los niños y las personas vulnerables", ha informado el director de la oficina de prensa del Vaticano, Alessandro Gisotti.

De este modo, con esta nueva legislación, que entrará en vigor el 1 de junio, con la que se reforma el Código Penal conocido como Zanardelli de 1889, el Papa impone una sanción para quienes omitan o retrasen la denuncia de casos de abusos a menores o personas vulnerables, excepto en casos de secreto de confesión. Asimismo, cualquiera que sea encontrado culpable de abuso será "destituido de su cargo" en el Vaticano. En todo caso, si es un sacerdote, todas las normas canónicas ya en vigor toman el relevo.

El Papa Francisco I.

Otra de las innovaciones más significativas del texto radica en que, a partir de ahora todos los delitos relacionados con el abuso de menores, no sólo los de carácter sexual, sino también, por ejemplo, el maltrato, serán "perseguibles de oficio", es decir, incluso en ausencia de un informe de oficio.

Acompañamiento a las víctimas

Otra novedad importante es la creación por el Governatorato, dentro de la Dirección de Salud e Higiene del Vaticano, de un servicio de acompañamiento para las víctimas de abusos, que será coordinado por un experto cualificado. Por lo tanto, las víctimas tendrán a alguien a quien recurrir en busca de ayuda, para recibir asistencia médica y psicológica, para que conozcan sus derechos y sepan cómo hacerlos respetar.

Novedad también en lo que respecta a la selección y reclutamiento de personal del Governatorato y la Curia Romana: se debe determinar la idoneidad del candidato para interactuar con menores. Estas leyes serán aplicables a todos aquellos que trabajen en el Estado del Vaticano y por extensión en la Curia Romana, pero también entre el personal diplomático al servicio de las nunciaturas. Además las directrices pastorales se dirigen a los sacerdotes, diáconos y educadores del Preseminario San Pío X, a los cánones, párrocos y coadjutores de las dos parroquias, a los religiosos y religiosas que residen en el Vaticano, así como a "todos aquellos que trabajan en cualquier cargo, individual o asociado, dentro de la comunidad eclesial del Vicariato de la Ciudad del Vaticano".

Siempre visibles al público con menores

Se especifica también que estas personas deben estar siempre en lugar visible al público cuando se encuentren en presencia de menores y que está estrictamente prohibido "establecer una relación preferencial con un solo menor, dirigirse a un menor de forma ofensiva o adoptar conductas inapropiadas o sexualmente alusivas, pedir a un menor que guarde un secreto, fotografiar o filmar a un menor de edad sin el consentimiento escrito de sus padres. Para Gisotti la publicación de estos tres documentos es de "gran importancia" porque "responden a la exigencia de pasos concretos manifestada por el Pueblo de Dios en el enfrentar la plaga de los abusos a menores".

Por su parte, en un artículo el director editorial de la oficina de comunicación de la Santa Sede, Andrea Tornielli, ha declarado que la nueva ley vigente en el Estado de la Ciudad del Vaticano y las dos líneas guía pastorales son fruto de la cumbre antipederastia que reunió a todos los presidentes de las Conferencias Episcopales a finales de febrero.

Normas específicas

"Se trata de leyes, normas e indicaciones muy específicas sobre todo para los destinatarios. Se restringe sólo al Estado del Vaticano donde trabaja un gran número de sacerdotes y religiosos pero hay muy pocos niños", ha reconocido Tornielli. El pontífice firma los tres documentos, aunque su firma era indispensable solo en el Motu propio. Francisco expresa en este documento papal que "madure en todos la consciencia del deber de señalar los abusos a las Autoridades competentes y de cooperar con ellas en la actividad de prevención y contraste".

Para Tornielli aunque estas leyes han sido pensadas para una realidad "única en el mundo" donde la "máxima autoridad religiosa es también el legislador", contienen "consideraciones ejemplares" que son coherentes con los parámetros internacionales "más avanzados" en materia de protección de menores.

COMPARTIR: