09 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

La imposibilidad de viajar de los propietarios facilita el allanamiento a estas bandas que incluso ordenan a los niños vigilar por si viene la Policía

Las mafias okupas aprovechan el Estado de Alarma para invadir segundas residencias

Los okupas de Sabiñago fueron detenidos el 8 de abril
Los okupas de Sabiñago fueron detenidos el 8 de abril
En Sabiñago (Huesca), la Guardia Civil y la Policía Local han detenido a dos personas que habían ocupado varias viviendas que se encontraban vacías porque sus propietarios no podían habitarlas debido al estado de alarma. Los dos detenidos podrían enfrentarse a uno o dos años de prisión por usurpación de la vivienda, aprovechaban que los verdaderos propietarios no pueden viajar ahora a sus segundas residencias por las restricciones impuestas por la pandemia.

Sigue habiendo personas que se saltan el confinamiento poniendo en riesgo su salud y la de aquellos que les protegen. Algunos de estos particulares delincuentes han llegado a meterse en verdaderos líos. Este es el caso de una pareja que decidió okupar una casa en Sabiñago (Huesca) y ha sido detenida por la Guardia Civil y la Policía Local. Los ahora arrestados habrían vulnerado en hasta nueve ocasiones el Real Decreto del Estado de Alarma.

Los individuos se enfrenan a pena de entre uno y dos años de prisión por cometer un delito de usurpación de la vivienda. Un hecho punible que se recoge en el artículo 245 del Código Penal. La condena podría extender dependiendo de la violencia utilizada para cometer dicho delito.

A los detenidos son un hombre 35 años y una mujer de 46, se les imputa los presuntos delitos de usurpación de vivienda, defraudación de fluido eléctrico, daños y desobediencia grave a los agentes de la autoridad.  

La Guarda Civil detuvo a dos okupas en Sabiñago

Los dos okupas fueron localizados el 8 de abril y, tras comprobar la identidad de los detenidos, al varón le constaban numerosos antecedentes por todo tipo de delitos, y tanto él como la mujer, desde el 21 de marzo, habían sido denunciados hasta en nueve ocasiones por incumplir las restricciones de movilidad.

Los arrestados aprovechaban que los propietarios de las viviendas no podían viajar hasta sus domicilios en la zona de Sabiñánigo ( Huesca ) para apropiarse de sus domicilios. Una de las víctimas alertó a la Guardia Civil de Sabiñánigo el pasado 31 de abril, los guardias acudieron a la vivienda y consiguieron identificar y multar a los okupas, un hombre de 35 años y una mujer de 46. Posteriormente, el 4 de abril volvieron a actuar en una urbanización próxima y de nuevo fueron descubiertos y esta vez detenidos por los guardias. Se les acusa de de los delitos de usurpación de vivienda, defraudación del fluido eléctrico, daños y desobedicencia grave a la autoridad.

Okupaciones en Sevilla

El caso de Sabiñago no es el primero. Sólo diez días después de que el Gobierno decretase el confinamiento, unos okupas se saltaron el confinamiento de forma permanente”, para meterse “en un edificio de viviendas de la calle Mariano Benlliure, en Nervión", como recogió el diario ABC.

Incluso, “subieron a la azotea a aplaudir para dar las gracias a los profesionales sanitarios, pero lo hicieron todos juntos”, como así explicaron unos vecinos para el citado diario. Además, los okupas sabían que tarde o temprano la Policía iba a presentarse en su nuevo hogar, por lo que “habían puesto a vigilar a los niños y cuando dieron la voz de alerta, volvieron a sus casas", señalaban los mismos vecinos.

La_okupacion_de_Sevilla

Edificio de viviendas de la calle Mariano Benlliure, en Nervión, que usurparon los okupas

Por ello, la situación de confinamiento es propicia para que muchas viviendas no puedan ser visitadas por sus propietarios y ser objeto de “okupación”, con los consiguientes perjuicios para los dueños de las casas.

COMPARTIR: