25 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El joven ucraniano de 15 años fue detenido gracias a los testimonios aportados por las personas que presenciaron el apuñalamiento

Dejan en libertad al menor que mató a la comerciante china en Parla al no identificarlo los testigos "al cien por cien"

Lugar de Parla donde murió la tendera china./ Google Maps
Lugar de Parla donde murió la tendera china./ Google Maps
La Fiscalía de Menores de Madrid decidió no acusar y dejar en libertad a un menor de 15 años detenido unas horas antes como presunto autor del apuñalamiento de la propietaria china de una tienda en la localidad madrileña de Parla. La FIscalía argumenta que los dos testigos no lo reconocieron "al cien por ciento", mientras que la Policía Nacional trata ahora de acumular pruebas contra él para volver a detenerlo.

Me han metido una puñalada", alcanzó a decir Y. C., una mujer de china de 46 años, a la primera persona que la atendió al verla tirada en la calle, desangrándose, a unos pocos metros de un hipermercado en la confluencia de las calles Reina Victoria y Gobernador de la localidad madrileña de Parla.

Varios testigos vieron a un joven asestar una puñalada a la mujer, que murió poco después en el hospital. Menos de 24 horas después del crimen, la Policía Nacional detuvo a un adolescente de 15 años y de nacionalidad ucraniana como presunto asesino. El chico, corpulento y muy violento, guardaba en su habitación el cuchillo donde fue requisado y enviado a analizar para buscar ADN de la fallecida. Al parecer había intentado robar a la tendera en otras ocasiones.

Según ha explicado un portavoz de la Jefatura de la Policía Nacional de Madrid, los testigos ya vieron al chaval merodear por la tienda de alimentación "en actitud de espera". Estaba solo. Al cerrar la mujer el negocio, sobre las doce de la noche, le intentó dar el tirón del bolso. La mujer, en un gesto que le acabó costando la vida, se aferró a él. Forcejearon. El menor tiraba de la mujer con violencia, pero ella se resistía. No logró arrancarle el bolso, sacó un cuchillo y se lo clavó cerca del corazón. La mujer cayó al suelo, agonizando. "Me han metido una puñalada", dijo a los peatones que la atendieron y que llamaron a la policía.

Al llegar los agentes, alertados por los vecinos, la mujer estaba viva, pero se desangraba. La trasladaron en su propio coche al hospital Infanta Cristina, donde falleció al poco tiempo de ingresar.

Un agente de la Policía Nacional.

Tras hablar con los testigos, la Policía pudo identificar al presunto autor el miércoles por la tarde. El joven vive con sus padres en casa de estos y tras verle salir a la calle fue detenido y trasladado al Grupo de Menores (Grume) de la Policía. Como es menor, en menos de 24 horas pasó a disposición de la Fiscalía, aunque se negó a declarar. La Fiscalía decidió no acusarlo y ponerlo en libertad, ya que los testigos no aseguraron "al cien por ciento" que el detenido fuera el mismo que vieron cometer el asesinato.

Durante el registro de su casa, en su habitación encontraron un cuchillo de cocina con sangre. Fuentes policiales apuntan a que es un chaval muy violento que puede que ya haya cometido algunos robos antes que este. Según adelantó EFE, la mujer ya había sufrido dos robos en su comercio anteriormente. Su hijo también había sido víctima de asaltos, en su caso mediante el método del mataleón, consistente en abordar por la espalda a las víctimas y estrangularlas hasta que pierden el conocimiento.

 

COMPARTIR: