21 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

A las 21 horas de este sábado, el féretro fue trasladado a Pozuelo (Madrid) donde la deportista fue incinerada en la intimidad

Multitudinario adiós a Blanca Fernández Ochoa en Cercedilla: Miles de personas han despedido a la medallista olímpica

El coche fúnebre con el féretro de Blanca Fernández Ochoa antes de salir hacia Pozuelo.
El coche fúnebre con el féretro de Blanca Fernández Ochoa antes de salir hacia Pozuelo.
Multitudinario adiós popular a Blanca Fernández Ochoa. La capilla ardiente de la gran esquiadora olímpica española instalada en el tanatorio de la localidad madrileña de Cercedilla se covirtió este sábado en un escenario triste y emotivo por el que pasaron más de dos mil personas para despedir a la gran deportista.

Desde las nueve de la mañana de este sábado hasta las 21 horas, amigos, compañeros, deportistas, políticos y vecinos de Blanca Fernández Ochoa se acercaron hasta su capilla ardiente para saludar por última vez a la medallista olímpica. Todos han consolado a la familia de la pionera del esquí olímpico femenino español. Desde el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, a deportistas como el exjugador de baloncesto y exmiembro de la selección española Juan Antonio Corbalán, o políticos como el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, o periodistas como Matías Prats, amigo de la fallecida, se han acercado a Cercedilla para estar junto al cuerpo de Blanca por última vez.  Ha sido una multitud incesante de personas que evocaban su recuerdo como deportista y, sobre todo, como persona.

A las nueve de la noche se clausuraba la capilla ardiente para trasladar el féretro   a Pozuelo de Alarcón, la localidad madrileña donde residía Blanca, para ser incinerada, tal y como ella misma pidió que se hiciera con sus restos.  Ha sido una ceremonia íntima, a la que sólo acudió la familia por expreso deseo de la misma.  Después, las cenizas, serán esparcidas por la zona de los Siete Picos, las montañas que Blanca Fernández Ochoa veneraba y que conocía a la perfección. 

El juez del caso ha permitido a la familia proceder a la incineración. El magistrado tomó esta medida al quedar confirmada científicamente su identificación y considerar suficientes todas las muesta tomadas para posteriores análisis, ya que todavía se desconoce la causa concreta del fallecimiento.

Los hijos de Blanca, Oliva y David,  a su llegada al tanatorio de Cercedilla. 

El portavoz de la familia, el cuñado de Blanca, Adrián Federidghi, señalaba este sábado  que los hijos de la deportista "están superafectados porque son muy jóvenes y han perdido a su madre". "La van a echar de menos más que nosotros, porque Blanca tenía que educarles y regañarles y nosotros la disfrutábamos como amiga y como hermana. Mañana queremos descansar un poco y recuperar el ritmo del día a día, de hacer caso a la familia y la abuela", añadía ante los medios.

Centenares de ramos de flores y cientos de condolencias personales y digitales han llegado a la familia a través de un código QR que la empresa funeraria ha habilitado al afecto.

Minuto de silencio en la novillada de las fiestas de Cercedilla en homenaje a Blanca Fernández Ochoa. 

Cercedilla está en fiestas, la familia de Blanca pidió expresamente que se celebraran a pesar de su triste pérdida. La bandera del Consistorio luce a media asta pero los festejos han seguido adelante. Este sábado, durante la novillada que ha tenido lugar en la localidad madrileña se ha guardado un minuto de silencio en homenaje a la deportista fallecida, tan querida en el pueblo que la vio crecer y convertirse en una estrella de las nieves.

COMPARTIR: