20 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Su amiga María del Carmen asegura que el mensaje que supuestamente envió tras su desaparición no coincide con la forma de escribir de la desaparecida

Se cumple un mes sin rastro de Ana Isabel Caracuel, desaparecida tras asistir a un programa de La Voz en Antena 3

Ana Isabel Caracuel desapareció el pasado mes de marzo en Madrid.
Ana Isabel Caracuel desapareció el pasado mes de marzo en Madrid. / Foto cedida
La última pista que se tiene de Ana Isabel Caracuel consta del 6 de marzo. Fue a un programa de televisión como público y no volvió a su casa en el barrio vallecano del Pozo del Tío Raimundo. Al día siguiente supuestamente envió un mensaje al sobrino de su novio en el que decía que no iba a volver. Desde entonces no hay rastro.

Ana Isabel Caracuel desapareció el pasado mes de marzo en Madrid. Fue de público al programa de La Voz de Antena 3 y desde entonces se le perdió la pista. Acudió a los platós del programa en San Sebastián de los Reyes el día 6 de marzo y al salir habló por teléfono con su novio para decirle que se quedaba a dormir en casa de una amiga porque ya no le daba tiempo a coger el transporte público.

Por ello, quedó con su pareja para que este la recogiera en la estación de tren del Pozo del Tío Raimundo, en el barrio de Puente de Vallecas donde viven los dos, al día siguiente por la mañana, pero Ana no llegó a aparecer.


Desapareció el 6 de marzo, aunque hasta el día 10 no pusieron la denuncia/ Foto cedida por María del Carmen, amiga de la desaparecida.

Una de sus amigas más cercanas, María del Carmen, asegura a elcierredigital.com que tanto ella como el resto de sus amigas se alarmaron cuando vieron que Ana Isabel no daba señales de vida, por lo que se pusieron en contacto con el novio de la desaparecida para ver si era cierto. La pareja sentimental de Ana Isabel corroboró la historia. Además, María del Carmen asegura que nadie conoce a la supuesta amiga con la que se quedó a dormir.

Sospechoso mensaje

Lo extraño en la desaparición de esta mujer madrileña de 46 años es un supuesto mensaje que envió a través de una red social al sobrino de su novio la tarde del día siguiente al programa de televisión al que acudió. En este mensaje, que ha publicado Telemadrid, Ana dice que está bien, pero “necesito vivir” y que no iba a volver porque “ya no aguanto esta vida”. Asimismo, dice que la decisión es definitiva e insta a que no la llamen ni la busquen, que será ella la que se ponga en contacto “cuando tenga fuerzas”.

El mensaje es muy raro porque ella no suele escribir así. Siempre pone k en vez de q, por ejemplo”, relata la amiga de la desaparecida, quien en definitiva asegura que el lenguaje que utiliza Ana Isabel es más coloquial y no coincide con el que recibió el sobrino de su pareja.

María del Carmen y tres amigas más de Ana Isabel fueron las encargadas de acudir a denunciar a las autoridades policiales la desaparición tras dos días sin recibir noticias de ella y al ver que nadie más había acudido a las autoridades para denunciar. Los padres de Ana Isabel fallecieron y su familia más cercana son unas primas con las que no tiene mucha relación.


Escribió supuestamente un mensaje al sobrino de su novio donde decía que se iba porque no podía más.

Respecto a la relación que mantiene con su novio, la amiga comenta que “no creemos que sea una mala relación. Siempre la hemos visto muy enamorada y nunca nos ha dicho nada malo”. Ana Isabel, en paro desde hace unos años, es una persona “abierta y cariñosa”, mide 1,55 y tiene el pelo rubio teñido y largo. Tiene los ojos castaños y achinados, la cara con pecas y un piercing en la nariz. La organización SOS desaparecidos difundió la alerta de su desaparición. Por su parte, la Guardia Civil está investigando esta desaparición y ha pedido colaboración ciudadana en redes sociales.

Mª Carmen tiene esperanzas de que sea la propia Ana Isabel la que se ponga en contacto con las personas de su entorno más próximo. “A mí no me hace falta que la encuentren, lo que quiero es que sea ella la que vaya a la Policía y que diga que está bien, que no le ha pasado nada malo”, asegura.

COMPARTIR: