22 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Hija de un veterano político socialista gaditano está acusada de blanqueo de capitales y asociación con banda criminal dada su relación con Los Pelúos

La vida de Cayetana Marmolejo, la secretaria general en prisión por la alianza con su novio narco

Cayetana Marmolejo era funcionaria de la categoría más alta, A1.
Cayetana Marmolejo era funcionaria de la categoría más alta, A1.
En breve llegará el juicio contra Cayetana Marmolejo,la novia de Juan de los Reyes Muiño, líder del peligroso clan de “Los Pelúos”. Está ingresada en la prisión de Algeciras. La UDEV seguía de cerca el alto ritmo de vida de esta joven, hija del histórico dirigente del PSOE de la Línea de la Concepción (Cádiz) y que es secretaria del Ayuntamiento de Jimena . Ahora, está acusada de supuesta vinculación a banda criminal y blanqueo de capitales procedente de bienes derivados del tráfico de drogas.

Cayetana Marmolejo permanece desde hace días en el módulo de mujeres de la cárcel de Botafuegos (Algeciras). Cuando fue detenida en su puesto de trabajo, en el Ayuntamiento de Jimena de la Frontera no opuso resistencia. Era algo que podría ocurrir. La joven comparte módulo con su suegra, también detenida en la operación Toro desarrollada por la UDEV (la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Policía Nacional.

Cayetana organizaba fiestas en las que derrochaba mucho dinero. 

Hacía meses que los investigadores seguían de cerca el rastro de Cayetana y de su novio. La joven, estudiosa, de buena familia y trabajadora, había ganado unas oposiciones después de pasar tres años estudiando. Consiguió el puesto de secretaria general con rango A1, el más alto y por el que tenía un sueldo mensual de unos 2.500 euros, unos 60.000 euros anuales. Un salario para poder vivir cómodamente pero que a ella se le hacía poco.

Su vinculación con el clan de Los Pelúos

La joven mantenía una relación sentimental con el líder del clan gitano de "Los Pelúos”, vinculados con el mundo del narcotráfico. Se trata de una  familia menos activa que en el pasado pero que mantenían conexiones con el tráfico de drogas. También se les conocía por robos en restaurantes o ajustes de cuentas...  

La pareja de novios vivía con un alto nivel de vida a pesar de sus ingresos oficiales limitados. 

La pareja vivía por todo lo alto en la urbanización exclusiva de Sotogrande, en San Roque (Cádiz). Algo que chocaba a los investigadores ya que ese nivel de vida no se podía mantener con el sueldo de la funcionaria Cayetana y menos aún, con el de su novio, para el que no habia constancia alguna fiscal de ingresos  económicos . Menos aún podrían mantener el tren de vida que disfrutaban continuamente y del que hacían buena gala en las redes sociales. Hospedajes valorados en más de 10 .000 euros,  copiosas cenas en restaurantes carísimos, viajes muy lujosos, alquiler de yates, fiestas por todo lo alto... Eso sin contar la cantidad de ropa y complementos que la joven guardaba en su casa. Armarios y armarios llenos de trajes, zapatos y bolsos de lujosas marcas como Gucci o de Louis Vuitton de elevado valor. Según los investigadores, tenía ropa, joyas  y complementos sin estrenar por valor de un millón de euros.

Toda la ropa que la pareja tenía en sus numerosos armarios era de marcas lujosas así como los complementos. 

La joven realizaba compras por internet e invertía con su propia tarjeta en marcas de lujo, pero en lo que más gastaba era en las tiendas de Puerto Banús (Marbella). Allí llegó a dejarse  22.000 euros en solo seis meses.  Esta era una de las formas con las que la pareja trataba de blanquear todo ese dinero.

Otras de las pistas para descubrir la actividad delictiva de la joven fue la ausencia absoluta de movimientos de tarjeta bancaria para sufragar los gastos normales del día a día. Cayetana no utilizaba sus cuentas para  pagar en la gasolinera, ir al supermercado... . El 90 por ciento de sus compras las pagaba en efectivo.

Un patrimonio de cuatro millones

Según los agentes, junto con la familia de él, sumaban un patrimonio de unos cuatro millones de euros. Pero, como ya hemos dicho, el problema es que la única que trabajaba en esta banda  era Cayetana. Ningún otro miembro tenía registrado ingreso alguno declarado.

Cayetana el día de la toma de posesión de su cargo en el Ayuntamiento de Jimena de la Fontera, el 15 de marzo de 2016.

Juan De Los Reyes Muñio, del que no le constaba a la policía que estuviera trabajando, tiene antecedentes policiales y varios procesos judiciales abiertos por casos vinculados al tráfico de drogas. También resultaban muy extraños a los investigadores los movimientos entre sus cuentas bancarias, eran  sospechosos,  sobre todo,  entre los años 2015 y 2018. Esos años, varios ingresos fraccionados llegaron a sumar 230.000 euros. La Policía intuye que la gestión de una tienda de ropa en La Línea por parte de la joven mientras era funcionaria, era un mecanismo para blanquear dinero procedente del tráfico de drogas. Además, hablan de un posible blanqueo a través de inmuebles adquiridos por la secretaría municipal de Jimena de la Frontera. Pese a que la titular del Juzgado de Instrucción número 4 de La Línea ha decretado el secreto de sumario del caso, no dejan de trascender datos sobre este caso.

Los padres de la joven, el veterano líder socialista y consejero de la Cámara de Cuentas andaluza durante 19 años, Antonio Marmolejo y Almudena García, conocida en la localidad como 'La Bella' y dedicada a los negocios inmobiliarios en Sotogrande, están impactados. Al igual que toda la localidad y vecinos de la joven, quienes se sorprenden porque, aparentemente inteligente, se haya dejado atrapar por las redes de la delincuencia y del delito organizado. 

COMPARTIR: