21 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Varias asociaciones de guardias civiles le acusan de emplear distintos métodos de disciplina conforme al interés político del Gobierno

Piden la dimisión de Félix Azón por expedientar al agente que grabó el vídeo de los presos independentistas

Son días de cierta polémica para el Director General de la Guardia Civil, Felix Azón. La AUGC, Asociación Unificada de Guardias Civiles, la mayoritaria en el Cuerpo Armado, acusa a su máximo dirigente de “haberse precipitado y haber tomado medidas desproporcionadas contra su compañero, derivadas de oportunidad política”.

El organismo asociativo ha reaccionado de inmediato a la fulminante sanción  impuesta por el Director General de la Guardia Civil, Félix Azón, a un guardia civil que participó en el traslado de los presos  independentistas desde la cárcel catalana de Brians 2 hasta las madrileñas de Soto del Real y Alcalá Meco. También otra asociación, Justicia para la Guardia Civil (Jucil), que busca luchar por los derechos sociolaborales de este colectivo,  ha pedido la dimisión de Felíx Azón.

El agente expedientado, supuestamente, habría grabado y publicado en las redes un vídeo en el que se aprecia cómo los guardias civiles ríen mientras circulan entre los simpatizantes y personas que se congregaban  a ambos lados de la carretera para despedir a los procesados. Como música de fondo puede escucharse la canción OVNI (Objeto Verde Nada Inteligente), de grupo punk Piperrak, cuyas letras incluyen críticas a la Guardia Civil.  

El furgón de la Guardia Civil con los presos independentistas a su llegada a la cárcel de Soto del Real. Bernardo Paz.

La AUGC ha manifestado total apoyo  a su compañero y  denuncia que haya sido separado del servicio  durante tres meses y que se haya ordenado la incoación de un expediente por falta muy grave,  sin posibilitar, además, una mínima defensa, sin audiencia, sin asistencia letrada y sin salvaguardar el derecho fundamental a la presunción de inocencia.

El Director General de la Guardia Civil, Félix Azón

Además, la asociación mayoritaria de guardias civiles considera absolutamente lamentables que los presuntos hechos se califiquen por Azón como una presunta falta muy grave de “incumplimiento del deber de fidelidad a la Constitución en el ejercicio de sus funciones y la realización de actos irrespetuosos o la emisión pública de expresiones o manifestaciones contrarias al ordenamiento constitucional o al rey y a las demás instituciones por ellas reconocidas”.

Por todo esto, el grupo asociativo ha acusado sin tibieza a Félix Azón de “priorizar intereses políticos”  y de “hacer uso de su poder   como herramienta política”. 

Azón ha recibido más críticas en los últimos días relacionadas con unos comentarios “inadecuados” sobre la investigación de la muerte del pequeño Julen, en un pozo de Totalán. El Director de la Benemérita anticipó que se investigaba un “homicidio imprudente” sin que los magistrados hubieran todavía realizado ninguna afirmación al respecto. La Asociación Francisco de Vitoria censuró a Azón por "condicionar la decisión de la juez instructora".  

Dos funcionarios de prisiones desplegando su pancarta de protesta a la llegada de los presos independentistas. Bernardo Paz

Los funcionarios de prisiones también aprovecharon la llegada de los presos independentistas para hacer visibles sus quejas y denuncias sobre su situación laboral. Este colectivo alerta continuamente de la inseguridad que vive diariamente en su trabajo en las cárceles españolas.  Según los trabajadores estatales de las prisiones, cada vez más se ven superados en número y fuerza por los presos.  Por ello, demandan más funcionarios y mejor formación.

 

A partir del lunes Elcierredigital.com entrevista a Laureano Oubiña, extraficante gallego que contará su vida después de permanecer 33 años en la cárcel. 

 

COMPARTIR: