27 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se estima que en total el valor en el mercado de la droga sería de 300.000 euros

Se incautan 33.000 plantas de marihuana y detienen a trece personas en Almería, Valencia, Madrid y Cádiz

La Guardia Civil, durante dos actuaciones desarrolladas en varias provincias, ha incautado 33.000 plantas de marihuana y ha detenido a 13 personas. Estas actuaciones se enmarcan dentro de las actividades que desarrolla la Guardia Civil en la lucha contra el cultivo, elaboración y distribución de estupefacientes. Se estima que en total el valor en el mercado de la droga sería de 300.000 euros

La Guardia Civil en el marco de la operación “Green Tower”, localizó en el Paraje Las Matías de Barranquete-Níjar (Almería) 24.000 plantas de marihuana de gran tamaño en el interior de un invernadero. Estas plantas arrojan un peso aproximado de 31.000 kilos de hoja sin secar. Asimismo, se detuvo a 5 personas como presuntas autoras de un delito de cultivo y elaboración de plantación de marihuana.

La investigación se inició cuando se tuvo conocimiento de una posible plantación de marihuana en el interior de una finca invernada ubicada en Níjar. Tras el análisis de la información obtenida, los agentes centraron la investigación en una finca invernada de Paraje Las Matías de Barranquete-Níjar, finca de unos 42.000 metros cuadrados, dividida en dos invernaderos. Realizaron un discreto dispositivo de vigilancia, comprobando como la finca se encuentra plantada de tomates, si bien se comprueba poca actividad laboral en relación al cultivo y mantenimiento de las matas de tomate. Por el contrario, los agentes observan como por la noche, en uno de los invernaderos de la finca, existe un gran foco de luz, lo que llama la atención, ya que no es habitual que se realicen labores a esas horas. A estas dudas viene a sumarse el fuerte olor característico de las plantas de marihuana, por lo que la Guardia Civil lleva a cabo una inspección dentro de la finca. Tras detener a cinco personas los agentes comprobaron cómo la mitad de los 42.000 metros cuadrados, concretamente la parte más alejada de la puerta de entrada, estaba dedicada en exclusiva al cultivo de plantas de marihuana, así como la otra mitad estaba dedicada al cultivo de tomate, si bien no tenía prácticamente mantenimiento, pero servía de tapadera para evitar la actuación de la Guardia Civil.

La operación “Greencicuit”

En las provincias de Valencia, Madrid y Cádiz, la Guardia Civil incautó 9.000 plantas de marihuana y detuvo a 8 personas de nacionalidad rumana y española, a los que se les imputan los delitos de organización criminal, contra la salud pública por cultivo, elaboración y tráfico de drogas, defraudación de fluido eléctrico, quebrantamiento de condena y usurpación del estado civil. Se llevaron a cabo numerosos registros, destacándose el llevado a cabo en una nave industrial de la localidad de Cheste (Valencia), donde se incautaron las 9.000 plantas de marihuana, cuyo peso ronda los 500 kilos y además se aprehendieron 100 kilos de marihuana seca envasada y dispuesta para su envío, distribución y consumo, así como material, infraestructura, enseres y efectos técnicos necesarios para el cultivo, elaboración, recolección y tráfico de plantas de marihuana, entre otros efectos.

También se intervinieron 5 vehículos, una motocicleta, 23 teléfonos móviles, 7 discos duros, 2 tablets, un ordenador, 4 relojes de alta gama, una defensa eléctrica, un machete y 3.000 euros en metálico. En total, los efectos intervenidos suman un valor de más de 4 millones de euros. Además, se comprobó que los miembros de la organización incurrieron en una defraudación del fluido eléctrico, ya que habían manipulado los sistemas eléctricos para no tener que hacer frente al alto coste de las facturas. Se estima que la defraudación podría superar los 300.000 euros.

Entre los detenidos, se encuentran los cabecillas de la banda, empresarios con un alto poder adquisitivo afincados en Madrid y Valencia que, presuntamente, montaron el macro invernadero de marihuana en una nave industrial en la localidad valenciana de Cheste. Se estima que la organización invirtió casi un millón de euros para montar esta infraestructura. La operación ha sido desarrollada por la Guardia Civil de Chiva, en colaboración con el Equipo de Policía Judicial de Riba-roja (Valencia), contando con el apoyo de las distintas Unidades Territoriales de la Comandancia de Valencia, y en la fase de explotación del operativo han participado agentes del Grupo de Reserva y Seguridad nº 3 de Valencia, USECIC de Valencia, Servicio Cinológico y de las Comandancias de Madrid y Algeciras. Las diligencias han pasado a disposición del Juzgado de Instrucción nº 2 de Requena (Valencia).

COMPARTIR: