31 de enero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La denunciante señalaba que ella misma se lo había puesto, pero que el varón se lo quitó sin avisarla, pero la causa ha sido cerrada por un Juzgado

El 'stealthing' llega a España: Un chico acusado de quitarse el condón mientras mantenía sexo

El stealthing, que consiste en quitarse el preservativo durante el acto sexual sin el consentimiento del otro, es una realidad relativamente desconocida a nivel judicial en nuestro país. Sin embargo, cada vez se denuncian más estos casos. Así, el despacho Ospina Abogados ha trabajado en una de estas demandas, en la que una mujer denunció ser víctima de esta práctica. Una causa que ha sido cerrada por un Juzgado de Madrid.

Quizás la palabra stealthing aún sea bastante desconocida pero lo que significa,  quitarse el preservativo durante el acto sexual sin el consentimiento de la otra persona, seguramente sea algo que suene a más común. También se utiliza para definir la práctica de dañar el preservativo premeditadamente. Ambos hechos pueden desencadenar trasmisiones de enfermedades sexuales o embarazos no deseados.

La problemática es creciente y ya en el año 2021 California promulgó una ley que prohíbe quitarse el condón si no se ha pactado previamente. La nueva legislación agrega la práctica a la definición civil estatal de agresión sexual, siendo este estado el primero de los Estados Unidos en legislarlo.

Pero la problemática no existe únicamente al otro lado del Atlántico, los casos comienzan a denunciarse en España, donde despachos penalistas pioneros en gestión de delitos sexuales, como Ospina Abogados, ya han tenido que trabajar en juicios de stealthing.

Uno de los primeros casos judiciales en España 

Sobre las 6 de la mañana del pasado 18 de febrero un hombre y una mujer mantenían relaciones sexuales consentidas en un piso de la calle Princesa de Madrid tras haberse conocido en una discoteca.

A la llegada al piso, donde ambos eran conscientes y consintientes en mantener relaciones sexuales, ella le puso un preservativo al varón, interrumpiendo el acto a los pocos minutos y percibiendo, al dar la luz, que el hombre ya no tenía puesto el preservativo. En ese momento, la mujer pregunta por el “condón” y, tras buscar en su vagina por si estuviera en su interior, observa que se encuentra en el suelo de la habitación, junto a la pared.

Ante la situación generada, la mujer le confiesa al hombre que necesita saber si las relaciones han sido con protección o sin ella, dado que padece una enfermedad de trasmisión sexual, extremo que no era cierto, pero que no aclara el entuerto ya que el varón no sabe concretar la respuesta, por lo que ella le expresa que lo que ha sucedido le parece grave y delictivo, puesto que ella no había consentido relaciones sexuales sin protección.

El abogado Juan Gonzalo Ospina. 

Pasado un rato desde que sucedieran los hechos, ambos jóvenes salen juntos a la calle para tranquilizarse y comprar tabaco, trascurso en el cual el hombre le reitera insistentemente sus disculpas a la chica, la cual decide interponer denuncia por lo sucedido.

Tras la denuncia, la joven de 24 años fue atendida en el hospital de La Paz para una exploración ginecológica donde refiere que no ha tenido enfermedades de trasmisión sexual y que utiliza el anillo cervical como método anticonceptivo, arrojando resultado negativo el test de embarazo realizado en la institución médica.

Pocos antecedentes judiciales en España 

Señalado por un delito de abuso sexual con penetración, el joven puso su caso en manos de Ospina Abogados, quien designa a la abogada Beatriz Uriarte, experta en delitos sexuales y violencia de género, para analizar los hechos, siendo coincidentes las versiones de ambos jóvenes en cómo se conocieron, que mantuvieron relaciones y besos de forma consentida, así como que la denunciante le colocó el condón y durante el acto no eyaculó, pero difiriendo con la denunciante en que no se retiró el preservativo de forma voluntaria, sino que se le cayó al levantarse por no estar el pene erecto, “negando en todo momento el haber mantenido relaciones sin consentimiento sin condón y relatando cómo le explicó que en ese momento no lo tenía pero que se le acababa de caer”, expone la defensa del equipo jurídico dirigido por el abogado penalista Juan Gonzalo Ospina.

Según este letrado, “llama la atención que la denunciante refiera que ella misma le puso el condón para referir a continuación que él mismo le dijo que mantuvieron relaciones sin condón primero, cuando lo cierto es que la misma se lo puso”, por lo que considera que existe falta de coherencia y persistencia en el relato de la misma, pidiendo el archivo de la causa.

Para el Juzgado de Instrucción nº 8 de Madrid, de lo actuado no aparece debidamente justificada la perpetración del delito que ha dado lugar a la formación de la causa, a la vista de la declaración prestada por el investigado en sede judicial, “siendo la misma coincidente con determinados extremos aportados en la denuncia, así como por lo manifestado desde el primer momento por el mismo, unido a que la víctima tampoco pudo ver al investigado quitarse voluntariamente el preservativo”, por lo que procede decretar el sobreseimiento provisional de las actuaciones.

La problemática amenaza con una llegada masiva 

Fue la televisión pública británica BBC quien sacó a la luz una de las primeras historias de stealthing que se documentan. El de Maxine Doogan, una mujer que se quedó embarazada hace unos 30 años después de empezar a trabajar como prostituta, cuando un cliente se había quitado el preservativo durante el acto sexual sin su conocimiento.

Maxine Doogan.

Desde entonces se han sucedido los casos de una práctica silenciada que sí se fomenta en foros de Internet, donde se exponen incluso trucos para quitarse el preservativo sin que la pareja se dé cuenta e incluso, excusas que dar si llega el caso de que se descubra la acción.

La tendencia no es nueva, pero los despachos de abogados españoles sí comienzan a recibir los primeros casos.

COMPARTIR: