18 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En lo que va de año 2019 hasta 107 personas han sido detenidas por este delito en toda España

La Guardia Civil detiene a 22 personas y se incauta de 15.800 plantas de marihuana en una macrooperación antidroga en El Ejido

La Guardia Civil durante la intervención de las plantas de marihuana
La Guardia Civil durante la intervención de las plantas de marihuana / Guardia Civil
La operación denominada como “Pozo Green" ha desmantelado un importante punto de cultivo de marihuana en la localidad de El Pozo de la Tía Manolica, perteneciente al municipio almeriense de El Ejido. Con estas detenciones ya van 107 personas involucradas en este tipo de delito durante 2019.

La Guardia Civil ha montado una macrooperación contra el cultivo de marihuana que se ha desarrollado en el paraje del Pozo de la Tía Manolica, dentro del núcleo de El Ejido situado en Matagorda (Almería). El comando policial ha arrestado a 22 personas, elevando así el número a 107 detenidos en lo que va de año, todos ellos por un delito relacionado con este tipo de plantaciones.

En la operación llamada “Pozo Green” se han conseguido incautar 15.800 plantas de marihuana y, tras contar con la ayuda de técnicos de Endesa, se han encontrado 120 enganches ilegales de fluido eléctrico. También se ha desmontado una red fraudulenta de 160 metros que se encontraba oculta con cemento y arquetas selladas con silicona.

Imágenes de la operación antidroga "Pozo green"

Además, en los 30 registros realizados en 20 viviendas y 10 invernaderos, la Guardia Civil halló 60 kilos de cogollos de marihuana, tres escopetas, tres pistolas con munición, tres vehículos y 59.000 euros en efectivo.

Las azoteas, lugar perfecto para los invernaderos

El comandante jefe de la Guardia Civil de El Ejido, Sergio Peñarroya, durante la rueda de prensa dada en relación al caso, ha explicado que con el fin de pasar “desapercibidos”, los implicados trataban de reducir el consumo eléctrico de los cultivos tenían instalados unos invernaderos en las azoteas de las infraviviendas.

Para ello simulaban, mediante la elevación de muros perimetrales, la existencia de una segunda planta en las casas. La mayoría de las plantas estaban cubiertas con plásticos dentro de esta falsa segunda planta y solo se podían acceder a ellas con una escalera de mano.

Por otro lado, el gran número de enganches a la red y el elevado número de inspecciones simultáneas hizo que el dispositivo, en el que participaron 150 guardias civiles y 30 técnicos de Endesa, se alargara durante 12 horas.

Operacion_Pozo_Green

Falsa segunda planta que utilizaban los implicados para tener sus particulares invernaderos | Guardia Civil

El comandante Peñarroya ha considerado que, con esta operación, calificada de “complicada” debido al hermetismo que hay en la zona, se ha asestado un “duro golpe” a esta práctica delictiva, tanto por la incautación de los cultivos como el desmantelamiento de efectos logísticos, si bien la intervención continúa “viva” y no se descartan nuevas detenciones.

COMPARTIR: