15 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los falsos comerciales no dudaban en suplantar a las grandes empresas de energía para tratar de estafar a sus víctimas

Desmantelada en Madrid una banda que robaba y estafaba a ancianos haciéndose pasar por revisores de la luz

Objetos incautados a la banda desarticulada / Europa Press.
Objetos incautados a la banda desarticulada / Europa Press.
Los detenidos elegían siempre a personas de avanzada edad que vivían solas, con reducida capacidad de reacción o defensa y movilidad limitada, aprovechando la confianza que depositaban en ellos al ir vestidos como operarios de conocidas empresas eléctricas.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a los integrantes de un grupo criminal que actuaba en varias localidades de la Comunidad de Madrid robando y estafando a personas mayores en domicilios haciéndose pasar por operarios de empresas eléctricas, ha informado la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Los implicados acudían a las viviendas tras haber concertado una cita previa por teléfono, avisándoles de la necesidad de una revisión de su instalación eléctrica debido a deficiencias. En la operación se han conseguido esclarecer quince hechos delictivos cometidos en varios municipios.

Cuidado con algunos revisores de gas y luz, que no son más que delincuentes.

El modus operandi siempre era el mismo: una vez los "falsos operarios" acudían a los domicilios -normalmente en parejas- y accedían, les facilitaban a las víctimas un aparato con el que debían comprobar unos valores en un enchufe en concreto, habitualmente de la cocina.

Les decían que no se movieran

Allí decían que debían seguir las instrucciones que les indicaban, y, por ejemplo, no debían moverse, ya que si lo hacían, la revisión se demoraría durante varias horas. Durante esa comprobación las víctimas estaban acompañadas por uno de los falsos operarios.

Aprovechando esa maniobra de distracción, el otro componente del grupo accedía al resto de dependencias, con la excusa de realizar una revisión del resto de la instalación eléctrica, momento que aprovechaba para registrar las habitaciones y apropiarse de joyas, tarjetas de crédito y dinero en efectivo.

Los detenidos elegían siempre a personas de avanzada edad que vivían solas, con reducida capacidad de reacción o defensa y movilidad limitada, aprovechando la confianza que depositaban en ellos al ir vestidos como operarios de conocidas empresas eléctricas.

La investigación fue llevada a cabo por el grupo de Policía Judicial de la Comisaría Local de Móstoles, y se ha saldado con la detención de tres individuos a los que se les imputan los delitos de pertenencia a grupo criminal, hurto y estafa. Ante estos casos, la Policía Nacional recomienda tener cuidado con los servicios técnicos que no hayan sido solicitados por uno mismo, identificar a todos los empleados que deban efectuar reparaciones, revisiones o cobros en el domicilio y ante cualquier duda compruebe a través de los teléfonos oficiales de las empresas y la veracidad de las revisiones.

COMPARTIR: