14 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El 9 de mayo de 2017 fue vista por última vez en esta localidad pacense la mujer, de 59 años, que había pasado el día cuidando al hijo de unos amigos

Se cumplen tres años de la desaparición de Francisca Cadenas en Hornachos: La familia sigue sin pistas fiables

Francisca Cadenas.
Francisca Cadenas.
Sin rastro. Han pasado tres años y todavía no se sabe nada de la desaparición de Francisca Cadenas, la vecina de la localidad pacense de Hornachos que un 9 de mayo fue vista por última vez. Ni su familia, ni sus vecinos, ni la Guardia Civil se ha olvidado de ella, que sigue en su investigaciones en la búsqueda de encontrar alguna pista fiable que les lleve hasta ella.

Francisca Cadenas, de 59 años, desapareció el 9 de mayo de 2017 en la localidad pacense de Hornachos. Casada con Diego Meneses y madre de tres hijos (Diego, Javier y José Antonio), su desaparición se produjo a escasos cuarenta metros de su domicilio, hacia las once de la noche de ese día fatídico.

Inmediatamente se dio la voz de alarma y familiares y vecinos se desplegaron en las inmediaciones buscándola. No encontraron rastro alguno. Tampoco en las batidas sucesivas de los días y las semanas siguientes, ni en la que se realizó con el método de Búsqueda en Grandes Áreas, coordinada por el policía José Ángel Sánchez, con la participación de efectivos de la Guardia Civil, Bomberos de Badajoz, Cruz Roja, Protección Civil y un importante número de voluntarios.

La inquietud de la familia se hizo mayor al conocer que el caso se había cerrado en el Juzgado de Villafranca de los Barros apenas 48 horas después de la desaparición. Mi madre desaparece en unas circunstancias muy extrañas a escasos metros de donde vive. Por eso quiero que intervenga la UCO porque es un caso muy complejo, dijo entonces José Antonio Meneses Cadenas, el hijo menor de Francisca.

También es él quien hoy, ante el tercer año sin noticias, habla en nombre de su padre y hermanos: “36 meses sin respuestas, 36 meses sin investigar, 36 meses de interrogantes y ansiedad, 36 meses que nuestras vidas quedaron paralizadas en 50 metros. ¿Quién realmente ha investigado transcurrido estos 36 meses?”.

Tres años después el caso sigue bajo secreto de sumario. La última referencia sobre la investigación es la reunión del pasado 19 de enero en la Comandancia de Badajoz del coronel jefe de la UCO de la Guardia Civil en torno a los casos de Francisca Cadenas y al de Manuela Chavero, una mujer desaparecida el año anterior en el pueblo extremeño de Monesterio, a tan solo unos 60 kilómetros de Hornachos.

Manifestación a favor de Francisca en pueblo natal. 

“El apoyo del pueblo de Hornachos y el amor a nuestra madre es lo único que nos da fuerzas para seguir adelante”.  Así se expresó Javier, el mediano de los hijos de Francisca, tras una de las innumerables y siempre masivas concentraciones que se celebraron en la plaza del Ayuntamiento de la localidad.

La solidaridad con la familia Meneses Cadenas se ha expresado todos los días 9 de cada mes, con un minuto de silencio ante las puertas de la Asamblea de Extremadura. Lo han decidido así por unanimidad la totalidad de los grupos políticos del parlamento extremeño.

Los últimos pasos de Francisca Cadenas

Francisca había pasado ese día 9 de mayo de 2017 cuidando a la hija de unos amigos y esa misma noche bajó a entregársela a los padres, sin saber que ya no volvería nunca más a su casa.

Según cuentan estos amigos, Francisca les entregó a la niña y se despidió de ellos mientras se marchaban en su vehículo. En los cuarenta metros que había hasta su domicilio se cruzó con un hombre que no era vecino de Hornachos y que posteriormente relataría este breve encuentro a la Guardia Civil.

La familia y conocidos continúan pidiendo respuestas, ya que se trata de un caso cuya información se está tratando de forma muy hermética y apenas se conocen datos de lo sucedido ni de la investigación que se lleva a cabo. De hecho, el caso permanece todavía bajo secreto de sumario. Es decir, la familia no conoce lo que se ha investigado hasta ahora, porque el secreto se ha ido prolongado, inusualmente, durante todo estos tres años que dura ya su desaparición.

COMPARTIR: