28 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Fuentes de la investigación dicen que "la botella de buceo es parte de la obra escénica para que se indague en el mar y perder tiempo en la búsqueda"

LA UCO sospecha de la premeditación de Tomás Gimeno en todas las pistas encontradas en la desaparición de las niñas

Tomás, Anna y Olivia.
Tomás, Anna y Olivia.
La Guardia Civil intensifica sus esfuerzos con los investigadores del buque Ángeles Alvariño, para localizar el paradero de las menores, Anna y Olivia, desaparecidas hace 45 días en Tenerife. Tras encontrar una botella de oxígeno y una funda nórdica en las profundidades del mar, pertenecientes a Tomás Gimeno, el padre de las niñas, la UCO baraja la hipótesis sobre "un plan diseñado por Gimeno a conciencia".

Un giro inesperado sacude la investigación de la UCO de la Guardia Civil, en relación a la desaparición desde hace 45 días en Tenerife de las niñas Anna y Olivia, a raíz del hallazgo en las profundidades marinas, aproximadamente a 1.000 metros,  de la costa tinerfeña, de una botella de oxígeno y una funda nórdica, pertenecientes al padre de las menores, Tomás Gimeno, tal como ha confirmado su familia.

Los investigadores del buque oceanográfico Ángeles Alvariño detectaron a través del sonar y el robot no tripulado Liropus, en una de las maniobras señaladas en el área de rastreo, en concreto en la zona donde se pierde la señal del teléfono de Tomás Gimeno la noche de la desaparición el pasado 27 de abril, en las aguas del Puertito de Guimar, estos objetos, la botella y la sábana, que han pasado a disposición del equipo de Criminalística de la Guardia Civil en Madrid, a la espera de los resultados de los análisis pertinentes de ADN.

Según fuentes cercanas a la investigación de las niñas desparecidas, por el momento "todas las vías para averiguar la localización de las pequeñas y su padre, permanecen abiertas", explican a ElCierreDigital.com.

Anna y Olivia Gimeno. 

Por otra parte, también sostienen que "la UCO de la Guardia Civil, tras encontrarse estos objetos de Tomás Gimeno en una zona marítima con tanta profundidad, sospecha que el padre de las niñas podría tener un plan prediseñado para la desaparición con sus hijas, sabía perfectamente lo que hacía, no es aleatorio que estos objetos aparezcan a esta profundidad marítima concreta, en un área abismal tan complicada de rastrear".

"La posibilidad de hundir la botella de oxígeno junto a la funda nórdica, podría corresponder a un intento de ocultación de pruebas", señalan estas mismas fuentes, como hipótesis que barajan los investigadores de la Guardia Civil, aunque aún no se tienen más datos por el momento. Según indican, se espera encontrar más elementos que pudieran arrojar más indicios de lo sucedido en las próximas jornadas de 24 horas continuadas que realiza el buque, junto a las pesquisas sobre las que trabaja la UCO con sus equipos.

La Guardia Civil críptica 

Fuentes cercanas a la Guardia Civil afirman a este diario que "la actitud de los agentes encargados de la investigación de la desaparición de las pequeñas, es totalmente críptica con las informaciones que se van recabando de este caso, debido al secreto de sumario decretado por el Juzgado de Instrucción Número 3 de Guímar".

Otra hipótesis que maneja la UCO sobre la búsqueda de Anna y Olivia, según apuntan estas mismas fuentes, es que "podría alargarse en el tiempo, debido a la falta de pruebas concluyentes encontradas hasta la fecha", por lo que no se descartaría un "archivo o sobreseimiento provisional en el juzgado hasta la aparición de más datos que conduzcan hacia su paradero", tal como sucedió con el caso de Yéremi Vargas, afirman a ElCierreDigital.com.

Beatriz pide velas blancas

Beatriz Zimmerman, además del audio remitido con sus primeras manifestaciones públicas tras la desaparición de sus hijas en el que pide apoyo, estima en relación a los objetos encontrados de Tomás Gimeno, que "todo ha sido un escenario, pues se trata de una fuga". También ha puesto en marcha este miércoles una campaña de esperanza para 'inundar las redes sociales de velas blancas", como señal de luz para que Tomás, Anna y Olivia, "regresen a casa como el marinero que ve el faro".

La madre de las pequeñas pide a los ciudadanos subir una foto a las redes, una vela casera, una foto o un dibujo, para que este mensaje llegue a todos los rincones del planeta con el hashtag #bringbackhommeannaandolivia.

Joaquín Amills invita al sosiego

En declaraciones a ElCierreDigital.com, el presidente de SOS Desaparecidos y portavoz de la madre de las niñas, Joaquín Amils, declara al respecto de los objetos encontrados: "No sabemos nada, aún es temprano, pero hay un secreto de sumario, nadie va a saber nada, no creo que vayan a encontrar nada, el nórdico hallado cumplía la función de protección de la botella de oxígeno, y por tanto, se sumergieron juntos".

"Seguimos firmes en la teoría de que Tomas está bien y está cuidando a las niñas, pues el padre de las pequeñas dejó un mensaje de texto sobre irse a otro continente, se lo dijo a su entorno, y la noche del 27 de abril le dice a Beatriz que las niñas van a estar bien cuidadas, por lo que deducimos que el objetivo de Tomás es el control de las niñas. Su temor es perder el control de las niñas, que es su razón principal", argumenta Joaquín.

Amils explica que "la noche de la desaparición, el padre de las pequeñas carga las bolsas en el puerto, sabiendo que hay cámaras, es una puesta en escena tremenda, para poco después entrar sin las bolsas para comprar un cargador y volver a salir", indica, pues "alguien que ha cometido esa atrocidad, cómo va a entrar en el puerto a sabiendas de que te pueden detener".

El cargador que compró Tomás Gimeno. 

"No tenemos nada que nos indique que las niñas estén muertas, ni siquiera sabemos que las niñas estén en el barco de Tomás, la botella de buceo es parte de la obra escénica, porque forma parte de toda esa obra de dejar ese barco a la deriva sin nada, para que la gente piense que Tomás se ha matado con las niñas, y se busque en el mar para perder tiempo, es un especialista", subraya Joaquín.

Finalmente concluye con un análisis de la botella encontrada, pues "si esta bombona de oxígeno hubiera servido para lastrar con el nórdico los cuerpos, dejas cinchas para bajar todo, todo quedaría ahí en el fondo del mar, atado no se mueve nada, la corriente del agua no movería nada, los objetos se contraen por la presión del agua, por tanto, Tomás, cogió el nórdico con la botella y la tira por la borda".

"Estamos satisfechos de que el buque haya encontrado estos objetos, y se descarte esta posibilidad", apostilla Amils.

COMPARTIR: