19 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Cierre Digital minuto a minuto: Desvelamos los datos inéditos de la investigación en la desaparición y crimen de las niñas de Tenerife

Así asesinó Tomás Gimeno a sus dos hijas según el Auto Judicial

Tomás Gimeno.
Tomás Gimeno.
Las peores hipótesis sobre el final de Anna y Olivia se han cumplido. Después de 46 días el buque Ángeles Alvariño rescató el cuerpo de la pequeña Olivia, de seis años. Pero los cuerpos de Anna, de un año, y de Tomás Gimeno, el padre y presunto asesino de las niñas, siguen sin aparecer. El Auto Judicial que publicamos recoge con minuciosidad la planificación que llevó a cabo Gimeno para asesinar a sus dos hijas y después deshacerse de los cuerpos. Un relato macabro que deja clara su frialdad.

El Auto Judicial sobre el caso de Olivia y Anna, las dos niñas desaparecidas de Tenerife, refleja paso a paso lo que realizó su progenitor Tomás Gimeno esa espeluznante jornada. El relato judicial arranca así: "El día 27 de abril de 2021, cuando Olivia y Anna contaban con 6 y un años de edad, respectivamente, Tomás convino con Beatriz (su madre) pasar la tarde con las hijas comunes lo que implicaba recoger a las menores hacia las 17:00 horas para reintegrarlas al domicilio materno y lugar de residencia de las menores a las 21:00 horas". 

Todo esa jornada vespertina junto a sus hijas comenzó así: "En el vehículo Audi A3 color blanco, con Anna protegida con el sistema de retención infantil Maxi-Cosi y situada en el asiento del copiloto, se dirigió hasta el centro educativo donde acudía Olivia los martes y jueves desde las 13:00 horas hasta las 17:00 horas". En ese momento Tomás se despidió de la que era su actual pareja y directora del Colegio y le entregó "un estuche lapicero con cinta de embalar, pidiéndole que le llamara a las 23:00 horas del mismo día. Pese a ello abrió el estuche hacia las 17:20 horas, encontrando en su interior un fajo de dinero por importe de 6.200 euros y una carta despidiéndose de ella [un hecho que no fue contado ese mismo día]".

Tomás con la pequeña Anna. 

"Tras salir del Centro Die Villa, Tomás se dirigió con las dos menores al domicilio de sus padres en Santa Cruz de Tenerife hasta aproximadamente las 18:30 horas. Tal circunstancia la aprovechó Tomás para acudir, él solo, en el Audi A3 blanco hasta la Marina de Santa Cruz de Tenerife, donde estacionó a las 17:51 horas a la altura del pantalán A, lugar en el que mantenía atracado el barco de unos 6 metros de eslora, con un pequeño camarote en zona de proa y matrícula. Allí se apeó del vehículo, se dirigió al barco, introdujo en el agua el motor y lo arrancó a modo de prueba, abandonando la Marina a las 17:56 horas", continúa el relato. Un hecho que fue contado en exclusiva por elcierredigital.com .

"Tomás, tras recoger a Olivia en el Club de Goff, regresó a la vivienda de sus padres, estacionando el Audi A3 color blanco frente al inmueble, permaneciendo allí junto a sus padres e hijas hasta las 19:26 horas, momento en que partió con ese mismo vehículo y con sus dos hijas en el interior hasta su domicilio", sigue el relato. 

Comienza la tragedia

Hacia las 19:47 horas Tomás llegó a su domicilio de Igueste de Candelaria. Éste sería el lugar del desastre y del drama. Beatriz Zimmermann, la madre de las niñas, recibió "a las 19:50 horas un SMS de Tomás con un audio que contenía la voz de Olivia diciéndole que su padre le pedía que fuera a buscar los cuadros de Tata y que metiera el coche, preguntando ella a qué hora y contestando que a las 21:00 horas". Esto pudo ser un argucia para alargar el tiempo de estar con las niñas, antes de entregarlas como debía a su madre.  

Presuntamente en dicha propiedad, según los indicios encontrados en la investigación, Tomás Gimeno dio muerte a sus hijas, envolviéndolas en toallas e introduciéndolas en bolsas de basura y éstas a su vez en bolsas de deporte que utilizaba para jugar al padel, y que luego colocó en el maletero de su vehículo Audi A3. 

Casa de Gimeno en Igueste de Candelaria. 

"A las 21:05 horas Tomás se desplazó en el mismo vehículo, en cuyo interior presuntamente se encontraban ya los cuerpos sin vida de sus hijas, desde Candelaria a Santa Cruz de Tenerife, a donde llegó hacia las 21:13 horas, parando un momento en la vivienda de sus padres, donde a escondidas dejó su perro, llamado Oto, dos tarjetas de crédito con sus claves y dos juegos de llaves de su vehículo Alfa Romeo Giulia color negro que había dejado en la madrugada del mismo día 27 de abril, hacia las 00:30 horas, estacionado y tapado con una funda en una finca donde ejercía su actividad profesional, sita en Guazo del Medio, sin número, término municipal de Arona". 

Más tarde, uno de los familiares de Gimeno "llegó pasadas las 21.00 horas a la finca de Candelaria, aparcando el vehículo a la puerta, tras lo que entró caminando, sin ver el vehículo de Tomás, por lo que cogió los cuadros, llamando por teléfono a Tomás y diciéndole éste que iban a comer algo y que le dejaría a Anna en su domicilio en Radazul". 

A las 21:27 horas, entró Tomás en la Marina de Santa Cruz de Tenerife con el Audi A3 color blanco "abriéndole el vigilante de seguridad la verja para que pudiera acceder al recinto  vallado del puerto deportivo, estacionando delante del acceso al pantalán A, apeándose y portando los bultos desde aquella hora hasta las 21:36 horas, en tres viajes desde el vehículo a la embarcación Esquilón distintos objetos, entre los que estaban las dos bolsas de deporte, en cuyo interior presuntamente se encontraban los cuerpos (fallecidos )de sus hijas Olivia y Anna". 

Alta mar

El terrible relato oficial continúa así: "Finalmente, a las 21:40 horas, zarpó con la embarcación. A las 21:51 horas su mujer estableció contacto telefónico con Tomás, el cual le comunicó que ya estaba fuera de la isla con las niñas. A las 21:59 horas Beatriz llamó de nuevo a Tomás, refiriéndole  éste que ya no iba a ver más ni a las niñas ni a él, que se iba con ellas y que iba a empezar una nueva vida. A las 22:30 horas y a las 22:40 horas Beatriz repitió la llamada, ya desde el Puesto de la Guardia Civil, siendo la respuesta de Tomás la misma, aun cuando intervino un Agente de la Guardia Civil". 

Gasolinera. 

Cuando Tomás ya se encontraba mar adentro, "hacia las 22:30 horas", el relato judicial señala que "Tomás arrojó al mar desde el barco Esquilón las bolsas de deporte que contenían el cuerpo sin vida de su hija Olivia y presuntamente el de su hija Anna, ambas amarradas a un ancla por medio de una cadena y un cabo, quedando las bolsas, junto al ancla, depositadas al fondo del mar en las coordenadas 28º27.5423´N 16º 12. 3831' W". 

Después de una nueva llamada de Beatriz "a las 22:44 horas al teléfono de Tomás, éste dejó de conectarse a datos, aparentemente por quedarse sin batería. Entonces decidió regresar a puerto". 

"En la bocana de la dársena pesquera, hacia las 23:15 horas, se cruzó con una embarcación del Servicio Marítimo Provincial de Tenerife tripulada por los Agentes de la Guardia Civil lo que dio lugar. por incumplimiento de la normativa del toque de queda vigente, a la supervisión a distancia de seguridad de la embarcación, observando a Tomás al que se le indicó que atracara en el pantalán A, lo que efectuó sobre las 23:21 horas. Se le propuso de sanción por aquel motivo de infracción del toque de queda. Tras dirigirse a su vehículo y buscar documentación. Tomás preguntó a los Agentes si podría regresar a casa, transmitiendo que finalmente pernoctaría en el barco. La embarcación del Servicio Marítimo Provincial de Tenerife volvió a partir rumbo Norte, hasta la Punta de Anaga, regresando a la base a las 2:30 horas de la madrugada sin observar embarcación alguna", continúa el Auto Judicial.  

Tras preguntar Tomás Gimeno al vigilante de seguridad si tenía un cargador, "a las 23:45 horas arrancó el Audi A3 y se dirigió a la gasolinera Disa Balneario II, donde realizó la compra de un cargador de móvil, una cajetilla de cigarrillos y una botella de agua, regresando a las 23:58 horas a la Marina, donde estacionó su vehículo en el mismo lugar, para dirigirse con el vigilante de seguridad a su oficina a cargar la terminal de su telefono".

"Entre las 00:01 y las 00:03 horas del 28 de abril de 2021, Tomás estuvo en su embarcación, regresando a la oficina a las 00:13 horas a desconectar su teléfono (ya cargado), preguntando antes al vigilante de seguridad si conocía a dónde podía haber ido la patrullera, contestando el vigilante que pudieron estar por la zona de San Andrés. A las 00:25 horas Tomás revisó de nuevo su vehículo y las 00:27 horas regresó a la embarcación y zarpó de nuevo con ella". 

Olivia y Anna. 

"A las 00:41 horas del 28 de abril de 2021, el teléfono de Tomás volvió a estar operativo y a ofrecer registros. Los repetidores a los que se conectó entre las 00:41 y las 01:01 horas se encuentran ubicados en el área metropolitana, zona de Añaza y Barranco Grande. A partir de las 02:00 horas los repetidores con los que conectó la terminal se ubican en la zonas de la TF-2 y zona metropolitana de la Laguna".

Las últimas llamadas de Tomás

"La última comunicación con repetidores fue a las 02:28 horas, en ellas planteaba que las niñas estarían bien con él, ya que tenía suficiente dinero para vivir. Asimismo, a las 01:30 horas habló con (Beatriz) con la que mantuvo una conversación acerca de su relación y le insistió en que se iría lejos y no volvería a ver a las niñas, y a las 02:11 horas nuevamente con (una persona cercana) despidiéndose definitivamente. Además, mandó mensajes despidiéndose en hora indeterminada a sus amigos y a las 01:51 horas a sus amigos a los que les comunicó que les dejaba varias de sus pertenencias materiales como su moto, su Quad e, incluso, la embarcación y  las  02:25 horas a su padre diciéndole que lo sentía de verdad, que lo sentía por él pero que necesitaba esto, y que por fin estaría bien y como quería. El último mensaje lo remitió a las 02:27 horas". 

Desde entonces no se volvió a saber nada más de Tomás Gimeno. "A las 17:37 horas del 28 de abril de 2021 la embarcación fue localizada en el mar a la deriva, a la altura del Puertito de Güímar, sin que hubiera persona alguna en su interior. Durante su remolque hasta el puerto de Santa Cruz de Tenerife fue localizada una Maxi-Cosi flotando en el mar", asegura el auto judicial. 

Por último, el día 10 de junio de 2021, el buque oceanográfico Ángeles Alvariño localizaba las dos bolsas de deporte, una de ellas rota y vacía, y la otra conteniendo el cuerpo sin vida de Olivia con lastres en su interior y sujetas a su vez a una cadena, un cabo y un ancla. 

COMPARTIR: