21 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El sindicato policial acusa a Interior de desoír sus peticiones de refuerzo cuando empiezan a producirse los primeros enfrentamientos entre migrantes

Nuevos vídeos de la "invasión" a Ceuta: El SUP responsabiliza a Marlaska de la falta de medios

Llegada de inmigrantes a Ceuta.
Llegada de inmigrantes a Ceuta.
La tensión en la frontera entre España y Marruecos va en aumento, y ya se han producido los primeros enfrentamientos entre migrantes y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. En este sentido, el sindicato policial SUP denuncia que Marlaska “desoye las continuas peticiones de reforzar las plantillas de Ceuta y Melilla”, una situación que ha provocado que solo dispongan de 500 efectivos para garantizar la seguridad ante la que ya es la mayor avalancha migratoria que se recuerda.

Desde la madrugada de este lunes, jóvenes, niños, y familias completas han entrado de forma irregular en Ceuta a través de los dos espigones fronterizos y sin encontrar resistencia por parte de las autoridades marroquíes. En total, cerca de 6.000 migrantes, entre ellos al menos un cuarto de menores de edad, han logrado acceder a la ciudad autónoma, la mayoría a nado.

Sindicatos policiales y asociaciones de guardias civiles acusan al Gobierno de falta de previsión para reforzar la seguridad en la frontera ante una situación que "se veía venir". Según indican fuentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, "Interior llega tarde" y la situación está "desbordada" en las calles de Ceuta, donde ya se han producido enfrentamientos entre migrantes y guardias civiles, policías y militares. De hecho, en varios vídeos se puede ver como algunos marroquíes lanzan piedras contra los agentes.

 Este pico de llegadas sin precedentes se produce después de la acogida en España del secretario general del Frente Polisario, que permanece ingresado a un hospital de Logroño desde finales de abril. 

El Sindicato Unificado de Policía denuncia la falta de refuerzos

El Sindicato Unificado de Policía ha denunciado a través de un comunicado que únicamente dispone de 500 efectivos para garantizar la seguridad de 85.000 ciudadanos ante la mayor avalancha migratoria que ha registrado la frontera de Ceuta. La precaria situación la atribuyen a “un error del ministro Marlaska”, al que acusan de desoír las continuas peticiones del SUP de reforzar las plantillas policiales de Ceuta y Melilla.

Desde el SUP piden a Interior que asuma responsabilidades, así como una reunión urgente con la Dirección General de Policía (DGP) que les permita conocer qué medidas se están tomando y en qué condiciones higiénico sanitarias van a trabajar los policías encargados de contener “este maremoto migratorio en plena pandemia de Covid-19”.

En la nota, el sindicato policial culpa además al ministerio de Interior de “llegar mal y tarde con parches de emergencia que no solucionan el problema enviando 200 policías y guardias de refuerzo a Ceuta para contener la entrada ilegal en España de miles de inmigrantes marroquíes durante las últimas horas”.

De hecho, recuerdan que llevan una década denunciando la falta de personal y medios técnicos en las ciudades fronterizas de Ceuta y Melilla. Sólo en Ceuta, “unos cientos de policías abandonados a su suerte” responden de la seguridad de 85.000 residentes a los que se suman las 30.000 personas que a diario cruzan la frontera cuando no hay restricciones por la pandemia. No obstante, indican, “Interior y la DGP no escucharon las reclamaciones del SUP para reforzar unas plantillas policiales de las más debilitadas de toda España que trabajan bajo amenaza constante debido al uso político que hace Marruecos de la inmigración”. Una vez más, añaden, “los policías están sufriendo el desamparo institucional, en una situación de sobra conocida por todos y denunciada hasta la saciedad por esta organización sindical”.

Para finalizar, indican que serán los policías con su sacrificio personal quienes se verán “obligados a resolver un problema provocado por la inacción de los políticos, y de poco va a servir el refuerzo de unidades especializadas en seguridad ciudadana para resolver una situación que acarreará meses de trabajo bajo una tensión extrema y con el problema sanitario que supone la entrada ilegal de miles de personas en plena pandemia”, sentencian.

COMPARTIR: