19 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Podría haberlo utilizado para ocultar los diez millones de euros de sus actividades ilegales que aún no han aparecido

Trasladan de módulo y castigan a Francisco Correa por tener un móvil en la cárcel de Soto del Real

Trasladan de módulo a Francisco Correa por utilizar un móvil
Trasladan de módulo a Francisco Correa por utilizar un móvil / Europa Press
Francisco Correa, encarcelado por el caso Gürtel, ha sido trasladado de módulo en la prisión madrileña de Valdemoro por utilizar un teléfono móvil. Presos de la cárcel madrileña aseguran que tenía el smartphone desde hace meses y un preso de su confianza lo custodiaba, que no dio la voz de alarma. Un registro aleatorio descubrió la presencia del terminal móvil.

Los funcionarios del centro penitenciario de Madrid III (situado en Valdemoro) confiscaron este sábado al preso condenado por liderar la trama Gürtel, Francisco Correa, un teléfono móvil, según informó la Cadena Ser.

Durante la práctica de un registro rutinario, los trabajadores de prisiones encontraron un teléfono móvil que ocultaba en su celda Francisco Correa. El centro ha aplicado el protocolo habitual en estos casos y le ha trasladado del módulo de respeto en el que se encontraba, al módulo 6.

Los presos que se encuentran en el módulo de respeto tienen que firmar una especie de contrato de conducta, según el cual tienen que cumplir unas normas, entre las que se encuentran no introducir o poseer objetos considerados ilegales dentro del centro, como es el teléfono móvil. Por lo que Correa ha incumplido las normas y le han castigado.

centro_penitenciario_de_valdemoro

Ahora, en un módulo más severo que el de respeto, Correa tiene que compartir su celda con otro recluso. El juez de vigilancia penitenciaria y el magistrado de la Audiencia Nacional que sigue su caso, el magistrado de la Audiencia Nacional José de la Mata, pueden solicitar la relación de llamadas para averiguar sus intenciones. Se sospecha que Correa pudo usar su teléfono para gestionar parte de los 10 millones de euros conseguidos a partir de su actividad delictiva, que no han aparecido todavía.

Del mismo modo, según la cadena SER, presos del centro penitenciario de Valdemoro afirman que Correa utilizaba teléfono móvil en el interior de la cárcel “desde hace meses” y que un recluso “de su estricta confianza” se encargaba de “guardárselo y ocultarlo” para que no lo vieran los funcionarios. Pero no pudieron evitar prever el registro por sorpresa, en el que los funcionarios consiguieron incautar el dispositivo al líder de la Gürtel.

El pasado martes 29 de enero Francisco Correa declaró ante el juez de la Audiencia Nacional y aseguró que él no era quien hacía los negocios de sus empresas en la Comunidad Valenciana, por lo que no conocía los detalles de estas actividades. Así, no señaló al expresidente Francisco Camps como la persona que habría ordenado contratar con la trama, sino que fueron sus por entonces socios Pablo Crespo y Álvaro Pérez, el Bigotes, los encargados de la actividad de Gürtel en la Comunidad Valenciana a través de la empresa Orange Market.

COMPARTIR: