01 de abril de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las infracciones pueden acarrear sanciones leves de 100 a 600 euros o graves de hasta 30.000 y hasta 600.000 en caso de incumplimientos reiterados

Las multas más surrealistas: Las excusas van desde cazar pokemon hasta practicar sexo en un coche

Multa a un hombre de 77 años en Madrid por cazar pokemon
Multa a un hombre de 77 años en Madrid por cazar pokemon
Comprar únicamente una lata de cerveza, circular ocho personas en un coche, cazar pokemon o una carnicería tapadera son algunas de las infracciones más surrealistas que los cuerpos de policía han registrado desde que se decretara el estado de alarma. Las infracciones pueden acarrear sanciones leves de 100 a 600 euros o graves de hasta 30.000 y hasta 600.000 en caso de incumplimientos reiterados.

Desde que se decretara el estado de alarma, se han visto numerosas y llamativas formas para intentar salir de sus viviendas sin motivo justificado por parte de los ciudadanos españoles. Y, es que, parece que la ansiedad de estar en casa durante días encerrado entre cuatro paredes está sacando el lado más creativo de muchos ciudadanos para saborear más libertad y, consecuentemente, las sanciones y multas que eso conlleva.

Las multas, según en qué normativa se encuadre la denuncia, pueden acarrear sanciones leves de 100 a 600 euros o graves de hasta 30.000 y hasta 600.000 euros en caso de incumplimientos reiterados. Incluso pueden imponerse penas de cárcel de tres meses a un año por un delito de desobediencia, o de hasta de cuatro años por atentado a la autoridad.

A pesar de ello, en Madrid, principal foco de contagio, la Policía Municipal ha interpuesto desde el inicio del estado de alarma hasta el domingo incluido un total de 4.580 denuncias, con 30 detenidos en total. Durante el viernes, sábado y domingo se pusieron 2.073 sanciones y fueron arrestadas nueve personas.

Cazar pokemon

Entre los casos más curiosos, destaca el de la  la multa interpuesta a un hombre de 77 años, perteneciente a uno de los grupos poblacionales que más riesgo tienen frente al coronavirus, en una calle del distrito madrileño de Latina a la una y media de la tarde.

IMG-20200324-WA0002

Estaba cazando pokemon.

Según el parte que la Policía Municipal de Madrid ha publicado en redes sociales y que es completamente verídico, el hombre manifestó a los agentes que “estaba cazando pokemons".

Comprar cerveza

También en Madrid ha tenido lugar un episodio destacable que tiene que ver con las veces que sale la gente a realizar la compra. La policía local de Velilla de San Antonio recoge en sus redes sociales una imagen del ticket de compra de un ciudadano: 0,26 céntimos por una lata de cerveza. "Nos estamos encontrando con personas reincidentes en las denuncias", señala este cuerpo de seguridad. "Si llegamos a denunciarles más de tres veces, a la cuarta serán detenidos", alerta.

Situación parecida se a vivido en Punta Umbría (Huelva), donde la Policía Municipal ha multado a dos vecinos de la localidad por ir al supermercado solo para comprar cerveza. "No es un producto de primera necesidad", se asegura desde la policía en un comunicado.

Los individuos únicamente habían ido al establecimiento para comprar botellas de litro de cerveza. También se interpuso denuncia contra una tercera persona que fue a uno de estos establecimientos sólo para comprar dos bolsas de patatas fritas. 

Ocho en un coche

Otra de las "escapadas" surrealistas que se han visto estos días ha tenido lugar en Sevilla, cuando la Policía Local, circulando por la avenida de la Cruz del Campo, se percató de la presencia vechículo modelo Citroën Xsara con varias  personas en su interior.

El coche llevaba una rueda pinchada, no tenía faros y la carrocería presentaba varios golpes, algunos ya antiguos y con manchas de óxido. Cuando los agentes dieron el alto al coche no se lo podían creer.

multa-ocho-personas-viajando-coche-sevilla

Imagen del vehículo

Hasta ocho personas viajaban en él, tres adultos y cinco menores. Al volante, una mujer de 25 años y otras dos de 28 y 30 de acompañantes. El resto eran niños de entre 2 y 9 años y un bebé de 15 días. Además, llevan varios bultos y bolsas de gran tamaño que ocupan el poco espacio que queda libre. Por si fuera poco, al revisar la documentación del vehículo los agentes comprobaron que tenía la ITV caducada.

El bar carnicería

En una localidad de Girona una carnicería se ha vuelto la tapadera ideal para los habituales clientes de bar. Los Mossos han denunciado al propietario de una carnicería de Argelaguer con un bar al lado, por donde  hacía pasar a los clientes a través de una puerta interior. Accedían así al local que desde el exterior parecía cerrado. “No es por la multa, es por la seguridad de todos”, señaló la policía catalana.

Multa de 600 euros por tener sexo en un coche

La Policía Local de Algeciras (Cádiz) multó el pasado sábado a las once de la noche a una pareja que se encontraba en la vía pública en el interior de un coche “practicando sexo”, incumpliendo así el estado de alarma.

IMG-20200324-WA0003

Estaban practicando sexo.

Según consta en el boletín de denuncia al que ha tenido acceso Europa Press, el hecho denunciado es “desobediencia a la autoridad incumpliendo el Estado de Alarma encontrándose en la vía pública en el interior de un vehículo practicando sexo”.

Según la denuncia los hechos se produjeron en la calle Torre del Almirante. La pareja se podría enfrentar a una sanción mínima de 600 euros por infringir el Estado de Alarma.

Detenidos en una orgía

Los Mossos d’Esquadra detuvieron a ocho personas acusados de tráfico de drogas después de que organizasen una orgía en un piso en Barcelona en pleno confinamiento por la pandemia del coronavirus. Fue uno de los invitados al encuentro el que avisó al 112, facilitando la hora y el lugar concreto donde se preparaba la fiesta de carácter sexual.

En el interior del domicilio, los agentes encontraron diversas drogas, como cocaína, speed, cristal o éxtasis líquido. En la orgía participaron entre 20 y 30 personas,  8 de las cuales fueron las que acudieron al domicilio en cuestión, cuando hay una orden de confinamiento de la ciudadanía por el estado de alarma decretado tras la crisis del coronavirus. Todos los detenidos son hombres.

Al llamar al timbre de la vivienda, los agentes, que no iban uniformados, fueron confundidos por personas que iban a sumarse a la fiesta, según esas mismas fuentes policiales. Tras identificarse como mossos d’esquadra, les permitieron entrar en el domicilio sin problemas. 

COMPARTIR: