11 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este policía bajo el paraguas de López-Portillo dominó de facto México y ayudó a lanzar la carrera del hoy ídolo musical

El episodio más oscuro en la vida de Luis Miguel y su desaparecida madre Marcela: la conexión con 'El Negro Durazo'

Luis Miguel y su madre en los años ochenta y 'El Negro Durazo'.
Luis Miguel y su madre en los años ochenta y 'El Negro Durazo'.
La desaparición de Marcela, la madre del cantante mexicano Luis Miguel, sigue envuelta en misterio más de tres décadas después de producirse. Las declaraciones del actor Andrés García, asegurando que su cuerpo está enterrado en Madrid, reabren la parte más oscura de su biografía: la relación con Arturo 'El Negro' Durazo, el hombre que. a la sombre del presidente López-Portillo, dirigió una mafia policial que, de facto, controlaba el país azteca.

La desaparición de la madre de Luis Miguel, Marcela Bastieri, sigue siendo el gran punto negro de la biografía del cantante. Las declaraciones del actor Andrés García asegurando que la italoargentina podría estar enterrada en una finca a las afueras de Madrid, en un chalé de Las Matas, ha abierto la espita de nuevo de dónde podría encontrarse la madre del cantante. También el conocido actor mejicano ha implicado de facto a Luisito Rey, padre del cantante, y al hermano de éste, en la desaparición.  

La biografía de Marcela está llena de claroscuros y posiblemente la parte más siniestra de su periplo vital es su relación con Arturo Durazo Moreno, conocido por popularmente como ‘El Negro Durazo’. Durazo fue el Jefe de Policía y Tránsito de México D.F. en el sexenio presidencial de José López Portillo (1976-1982) uno de los más polémicos ex mandatarios del país azteca. Gracias a su amistad desde la infancia con el presidente de la República llegó a ser nombrado General de División sin haber cursado la carrera militar.

La labor de Durazo al frente de la Policía fue siempre cuestionada porque fue encargado de institucionalizar las cuotas quincenales y exigir que el dinero obtenido por ‘extorsiones’ se cambiara a dólares. La riqueza que empezó a amasar fue una clara muestra de la corrupción en las altas esferas del gobierno. También se le vinculó con poderosos y peligrosos grupos de narcotráfico.

Fue precisamente Andrés García, actor dominicano descendiente de exiliados republicanos españoles, quien hizo de nexo de unión entre ‘El Negro Durazo’ y Luisito Rey. Durazo, extendió sus tentáculos hasta el mundo del espectáculo donde él y la hermana del presidente, Margarita López-Portillo, marcaban quien triunfaba y quien no. Fue ella la impulsora del conocido como ‘Cine de Ficheras’, el equivalente mexicano a nuestro cine del destape. García, fue uno de los sex-symbols de la época gracias a títulos como Mírame con ojos pornográficos o El macho biónico. Rey era sabedor de las influencias de Durazo y pidió a García que intercediera para lanzar así la carrera de su hijo.

Luis Miguel con sus padres y su hermano en los años ochenta. 

Luis Miguel comenzó a despuntar en el país precisamente en este controvertido período de la reciente historia mexicana. De hecho, en 1981, con 11 años, al cantante actúo para las fuerzas vivas aztecas en la boda de Paulina López-Portillo, la hija del presidente. Un mes después de la boda, ‘El Sol’ firmó el contrato discográfico con EMI que lo convirtió en estrella y empezó a participar en Siempre en Domingo, el famoso magazine conducido por Raúl Velasco y verdadero fenómeno sociológico en el país norteamericano. 

La relación de Marcela con Durazo

Luis Miguel, la serie, se presenta a Durazo como un ser monstruoso que acosa sexualmente a Marcela, mientras su marido, Luisito Rey hace la vista gorda sabedor de los beneficios que un personaje tan influyente pude tener en la carrera de su hijo. Según el tío del artista, Mario Gallego, Arturo Durazo financió el lanzamiento del primer disco de Luis Miguel y presionó a Televisa para que saliera en televisión a cambio de favores sexuales.

Una de las versiones más extendidas sobre el final de Marcela, y contradictoria con la de Andrés García, asegura que la madre del artista murió en una fiesta de la muchas que celebraba el polémico policía, donde abundaban el sexo y las drogas. Muchos mantienen esta teoría sabedores de que Marcela se vio obligada a tener sexo con Durazo en varias ocasiones. 

Es mentira que Marcela muriera en México. Sí es verdad que Luisito Rey llegó a hablar con ‘El Negro Durazo’ sobre cómo librarse de su mujer, pero, la verdad se acerca más a lo que relató García. Su pista se perdió en Madrid” asegura a Elcierrdigital.com Javier León Herrera, biógrafo de Luis Miguel, en cuyo libro se ha basado la popular serie de Netflix. “Yo creo que Luis Miguel sí sabe lo que pasó con su madre, pero ha optado por no remover una historia que en el fondo no le trae nada bueno. Es difícil ponerse en los zapatos de alguien que ha vivido una historia así”, asegura.

'El Negro Durazo' durante un acto del PRI el partido político de López-Portillo. 

Luisito Rey falleció de SIDA en 1992 y Arturo Durazo de cáncer de colón en el 2000 cuando su etapa de máximo esplendor había finalizado años atrás, con la caída política de López-Portillo en 1982. Dos años después, tras un polémico enfrentamiento armado con parte el ejército, ‘El Negro’ fue despojado de todos son cargos e incluso ingresó en prisión de donde no saldría hasta ocho más tarde. Estos dos hombres que marcaron la vida de Marcela se fueron de este mundo sin explicar todo lo que sabían sobre el final de la madre de Luis Miguel. 

Ahora las declaraciones de García, lejos de poner luz, ya que son extrañamente precisas, han reabierto mediáticamente un caso que lleva más de tres décadas escandalizando en los países de habla hispana y que, en particular, remiten a la parte más oscura de la reciente historia de México, aquella en la que ‘El Negro Durazo’ dominaba de facto el país azteca.

COMPARTIR: