20 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En 2017 se registraron un total de 515 ataques en instalaciones sanitarias y este año van en aumento

Las continuas agresiones al personal médico en hospitales de toda España levantan la indignación ante las medidas de protección insuficientes

Trabajadores del Hospital Campus de la Salud de Granada en una protesta en 2017
Trabajadores del Hospital Campus de la Salud de Granada en una protesta en 2017
Las constantes agresiones a personal sanitario en hospitales españoles son uno de los principales problemas que sufren los trabajadores médicos. La última agresión, ocurrida en Jaén el pasado viernes, ha reactivado la polémica de nuevo en torno a las medidas de prevención y de seguridad que han de tomarse en el mundo sanitario para frenar este tipo de situaciones.

El Colegio de Enfermería de Jaén denunció el pasado viernes 30 de noviembre una nueva agresión física en instalaciones sanitarias. El equipo de un hospital de una localidad de la provincia andaluza fue reclamado para asistir a una mujer que presentaba un gran estado de nerviosismo. Pero la paciente acabó golpeando a la profesional, que se dio de baja tras sufrir este incidente.

Desde el colectivo de enfermeros manifestaron su indignación ante lo que han calificado como "un ultraje y un ataque a la dignidad profesional de todo el colectivo sanitario". Asimismo, aseguran que "este nuevo caso de agresión a una enfermera vuelve a poner de manifiesto la desprotección que sufrimos los sanitarios en nuestros puestos de trabajo".

El presidente del Colegio de Enfermería de Jaén también quiso resaltar la importancia de implantar de manera urgente medidas contra el “elevado número” de agresiones que sufren los trabajadores sanitarios en la provincia, ya sean físicas o psicológicas (insultos y amenazas).

Una enfermera llorando tras una agresión

Y es que, Andalucía es una de las comunidades autónomas que más agresiones registra en los últimos años en sus centros hospitalarios. El informe del Observatorio Nacional de Agresiones realizado desde la Organización Médica Colegial (OMC) y presentado en marzo de este año, puso de manifiesto el incremento en el número de agresiones con respecto al año 2016 y sobre todo en Andalucía.

Aumento de las agresiones

En el territorio nacional la cifra de ataques a trabajadores aumentaron en 80, llegando hasta un total de 515 agresiones. Andalucía fue la comunidad que más registró este tipo de incidentes con un total de 122. Los otros territorios que también presentan cifras elevadas de ataques a los profesionales sanitarios son Cataluña con 98 y Madrid con 84. Sin embargo, Extremadura y Cantabria son las Comunidades que mayor incidencia de agresiones presentan, si  se tiene en cuenta el número de colegiados por territorio, alcanzando una cifra de 3,81 y 3,32 por cada 1.000 médicos respectivamente.

El mismo informe señala que la mayoría de las incidencias de este tipo ocurren en Atención Primaria, con un 53% en consultas y un 16% en urgencias. Del mismo modo ocurre en los centros públicos, que acumulan un 87% de las agresiones registradas.

En este mes también el sindicato CSIF (Central Sindical Independiente y de Funcionarios) señaló que se producían cada día una media de 58 agresiones, amenazas y coacciones en hospitales y centros de salud de toda España. Desde el colectivo denunciaban que los datos recogidos "son solo la punta del iceberg", puesto que la mayor parte de los sucesos no se registran, según este colectivo.

Una de las medidas que ya se tomó el año pasado para tratar de prevenir y reducir el número de agresiones y amenazas a los trabajadores sanitarios fue la creación de la figura del Interlocutor Policial Sanitario a través de la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior. Estos interlocutores son expertos designados por las diferentes Unidades de las Direcciones Generales de la Policía y de la Guardia Civil, y suponen un punto de contacto permanente con los responsables de los centros médicos, colegios profesionales y autoridades profesionales competentes.

Aún así, los colectivos que representan a los trabajadores de la salud siguen reclamando medidas efectivas de prevención y en carácter de formación contra las agresiones que sufren en sus puestos de trabajo.

COMPARTIR: