19 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El abogado del demandante es Fernando Osuna que asegura que en vida del empresario siempre se trataron como padre e hijo

Un anciano reclama ser hijo de un millonario para acceder a una herencia de dos millones de euros

Vista de la playa El Sardinero (Santander).
Vista de la playa El Sardinero (Santander).
Un hombre de 84 años, L. V., reclama ser hijo de un conocido empresario de Santander, A. E., fallecido en el año 2000. El demandante habría nacido fruto de la relación de su madre, sirviente en casa del empresario. Se ha decidido a denunciar ante el el trato de ninguneo al que, según él, le han sometido sus hermanastros. El abogado de L. V. es el sevillano Fernando Osuna, todo un experto en estos temas. En juego está una herencia de dos millones de euros.

L. V., un hombre de 84 años, reclama una filiación parental en Santander. Asegura ser hijo de un importante empresario cántabro fallecido en el año 2000. Sus seis supuestos hermanastros se niegan a tal reconocimiento por un motivo de peso: no compartir una herencia estimada en dos millones de euros.

La madre de L.V. prestaba sus servicios como empleada de hogar en la casa de dicho empresario en la capital cántabra, conviviendo con él, su esposa y lo 6 hijos nacidos en ese matrimonio. Mantuvo relaciones íntimas con el empresario y fruto de ella nació el demandante, en el mismo domicilio donde su madre trabajaba como sirvienta.

Tras ocurrir el nacimiento de L.V., la madre fue despedida e ingresada en uno de los centros de acogida de la época influenciados por la ideología nacional-católica que trataban a las madres solteras como si hubieran cometido un delito. Una historia muy común en los oscuros años de los inicios de la dictadura de Francisco Franco.

A la edad de 15 años L. V. se dirigió a su rico padre biológico, por medio de una persona amiga de la familia, en solicitud de ayuda económica, entrevistándose con él a tal fin, no negándole este la ayuda pedida sino al contrario. Padre e hijo mantuvieron contactos y entrevistas a lo largo de los años. Tanto el acaudalado padre biológico A. E., como la madre del hijo extramatrimonial fallecieron a principios del año 2000.

El abogado Fernando Osuna. 

El abogado de L.V. es Fernando Osuna, todo un experto en los asuntos de reclamar paternidades. “Es muy clarificador ver como casi todas las historias que defiendo tienen puntos en común. Siempre hay un millonario y una mujer débil en todos los aspectos” cuenta Osuna a Elcierredigital.com. “En este caso la relación era muy positiva con todas las connotaciones clasistas de la época. Sin embargo, el demandante se ha animado a denunciar tras sentirse ninguneado por sus seis hermanastros” explica.

La historia de L.V. es llamativa debido a su edad, pero Fernando Osuna tiene claro que en su caso pesa más la reacción ante el comportamiento de sus hermanastros que el hecho del apellido en sí, que también. “No es el único hijo fuera del matrimonio de este empresario. Hay otro que también ha tenido siempre muy buena relación en vida de su padre. Su ADN coincide al 99% con el del demandado, no sabemos si él querrá demandar también, pero desde luego es una evidencia más”, apunta Osuna.

Los hijos matrimoniales del millonario empresario se oponen a reconocer a su hermano biológico, a pesar de que el millonario padre fallecido ayudaba y quería a este hijo extramatrimonial. Además de muchos testigos, fotos y documentos, en la demanda presentada hace unos días, se acompaña con la prueba de ADN, entre el demandante y el otro hijo extramatrimonial del empresario A. E.: “Si los hermanos se oponen a hacerse las pruebas de ADN sin alegar nada la ley prevé la presunción de que lo que se reclama es real. Además, contamos con un montón de pruebas”, aclara el abogado. A pesar de la avanzada edad del demandante, éste confía en que la Justicia le dé la razón lo que le haría tener los mismos derechos que sus hermanos para acceder a una herencia calculada en 2 millones de euros.

COMPARTIR: