15 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Audiencia de Girona considera que la falta de coincidencia del ADN y las declaraciones testificales debilitan los indicios que existían contra él

En libertad Jordi Magentí, el único detenido por el doble crimen del pantano de Susqueda

El único detenido y encarcelado por el crimen de Susqueda siempre proclamó su inocencia.
El único detenido y encarcelado por el crimen de Susqueda siempre proclamó su inocencia.
Jordi Magentí, el único investigado y detenido por el doble crimen de Susqueda quedó libre el pasado viernes al decretar la Audiencia de Girona su puesta en libertad sin fianza. Magentí permanecía en prisión desde febrero de este año acusado por los Mossos d´Esquadra del asesinato de Marc y Paula, dos jóvenes excursionistas a los que habría matado y arrojado al pantano de Susqueda, en Girona.

La Audiencia Provincial de Girona decretó el pasado viernes la puesta en libertad sin fianza de Jordi Magentí Magell, el único detenido por el doble crimen del pantano de Susqueda.  Marc Hernández, de 23 años y Paula Mas, de 21, fueron asesinados el 24 de agosto de 2017 y sus cuerpos arrojados al pantano de Susqueda. Magentí fue el único detenido por aquellos hechos.  Pero ahora "la Audiencia de Girona estima el recurso presentado por la defensa y acuerda la libertad sin fianza para el investigado por la muerte de dos personas en el pantano de Susqueda mientras se sigue con la instrucción del caso", señaló el viernes el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) en su cuenta de Twitter.

Según el auto de libertad, los indicios criminales que existían sobre el detenido el 26 de febrero de este año por los Mossos d´Esquadra catalanes han quedado "debilitados" por las diferentes versiones dadas por los testigos y, especialmente, porque la prueba de ADN de los restos encontrados en su ropa no coinciden con los de las víctimas, Marc Hernández  y Paula Mas.  Los dos jóvenes fueron asesinados el 24 de agosto de 2017 tras disponerse a pasar un fin de semana acampados en las cercanías del pantano.

Última imagen de Marc y Paula captada por la cámara de un banco.

Magentí fue detenido porque se le vió circular con su coche por el mismo lugar que lo hicieron las víctimas media hora antes. El hombre mantuvo siempre su inocencia durante todo el proceso. Pero Magentí encajaba como sospechoso perfecto, cazador y pescador y conocedor de todas las sendas que conducían al pantano donde poder deshacerse de un vehículo y contaba con antecedentes penales por asesinar con disparos a su exesposa en 1997.

Además, la persona que sumergió el vehículo de la pareja en el pantano tuvo que conducir durante una hora por una senda impracticable y sabía que en La Platjeta existía uno de los dos únicos accesos que permiten entrar con el vehículo hasta el agua. Un pescador como Magentí sabría también que en ese punto el pantano era muy profundo, tanto como para hacer desparecer un coche.

Disparos a las doce de la mañana

Una de las víctimas, Marc, recogió a su novia Paula el 23 de agosto, por la noche, cuando ella terminó su turno en la pizzería en la que trabajaba y viajaron hasta el pantano de Susqueda, pero se quedaron a dormir dentro del coche. Al día siguiente fueron a sacar dinero de un cajero y la cámara de seguridad tomó la última imagen que existe de la pareja. Sobre las 10 y media de la mañana llegaron a la zona.

Entonces, según la hipótesis de los Mossos se encontraron con Jordi Magentí que, sin móvil conocido, los habría asesinado con un arma de fuego tras una supuesta discusión y arrastrado su coche hasta el pantano, ya que los testigos que escucharon ese día disparos cerca de la zona, relataron que cerca de las 12 de la mañana se escucharon varios tiros seguidos, un grito de mujer, seguramente de Paula, y un solo disparo después. La autopsia halló un disparo en la cabeza de la joven. 

Según el relato elaborado por los Mossos, al día siguiente de los hechos, el 25 de agosto, Magentí despertó de madrugada a su novia y la obligó a ir a pescar al pantano, algo inhabitual en el hombre. Durante la jornada de pesca, el investigado desapareció durante al menos dos horas. Los Mossos creen que durante ese tiempo se deshizo del vehículo de los fallecidos arrojándolo al agua. Ahora, la investigación está más abierta que nunca y los Mossos deberán buscar un nuevo sospechoso o estrechar el cerco de la investigación sobre Jordi Magentí.

COMPARTIR: