01 de diciembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tenía 54 años, con una cicatriz llamativa en la frente y salió de su casa en el barrio barcelonés de Nou Barris el pasado 16 de octubre

Los Mossos encuentran muerto por arma blanca a Eusebio Cuevas, desaparecido hace 26 días en Barcelona

Eusebio fue encontrado muerto por arma blanca.
Eusebio fue encontrado muerto por arma blanca.
Los Mossos encontraron este miércoles fallecido de manera violenta con heridas por arma blanca a Eusebio Cuevas, de 54 años, desaparecido del barrio barcelonés de Nou Barris. El caso se investiga ya como un homicidio y no como una simple desaparición.

Los mossos d´Escuadra encontraron este miércoles el cuerpo sin vida de Eusebio Cuevas, desaparecido el 16 de octubre en Barcelona.

El cuerpo fue encontrado en el interior de un piso después de que los vecinos llamaran a los bomberos quejándose del mal olor que salía de la vivienda. Cuando forzaron la puerta se encontraron con Eusebio, con claros síntoma de haber muerto por arma blanca y con signos de violencia.

Eusebio estaba cerca, a un par de calles de su casa en Nou Barris. Su hija Deyanira dice a elcierredigital.com que "todavía no nos dicen nada porque están investigando, solo que lo mataron con un arma blanca y lo dejaron allí tirado. No han detenido a nadie, pero espero que lo hagan. Hay que dar con quien hizo esta atrocidad. Mi padre no tenía enemigos y esto nos ha conmocionado a toda la familia".

Eusebio Cuevas Cuevas salió de su casa en el barrio de Nou Barris, de Barcelona, el pasado 16 de octubre a las nueve y media de la noche y desde entonces, como explicó su hija "es como si se lo tragase la tierra". Había estado por la tarde en casa de su novia, pero se fue de allí a las ocho y media de la tarde a su casa, algo que han confirmado los compañeros de piso de Eusebio, un matrimonio con el que arrenda una habitación. "Todas sus cosas seguían allí, excepto la documentación y el teléfono móvil, pero allí quedó su medicina y dinero en un cajón", añade su hija, Deyanira Cuevas. Aquella tarde Eusebio calentó su cena que ya tenía preparada, comió y se fue.

Eusebio había estado 16 días internado en el hospital al principio de la pandemia, afectado por el Covid-19 y había tenido un trasplante de riñón hace unos años por lo que necesitaba medicarse. Según lo que han podido averiguar sus tres hijos, Eusebio salió de su casa como tantos otros días a pasear, saludó a algunos vecinos, porque eran muy conocido en su barrio y fue a ver al propietario de un locutorio con el que mantiene mucha amistad. Estuvo hablando un rato allí hablando con su amigo y luego se fue.

Eusebio en una foto más antigua.

En la zona hay muchos parques y su novia y familiares lo buscaron e incluso hablaron con mendigos de uno de los parques "donde uno nos dijo que lo había visto con una mochila, pero no sé si ese testimonio tiene mucha credibilidad porque los demás aseguran no haberlo visto". El teléfono móvil permaneció apagado desde el 17 de octubre cuando comenzaron a llamarlo al no ir a dormir aquella noche y despertar todas las alarmas.

Aquel mismo domingo Deyanira presentó denuncia en la comisaria de los Mossos d´Esquadra en Santa Coloma: "Ellos se limitaron a decirme que hay un grupo especializado para eso dentro del Cuerpo y que una vez puesta la denuncia se ocupaban ellos y que cuando supieran algo me avisarían y lo hicieron para decirme que lo habían encontrado muerto", dice Deyanira.

Tampoco Eusebio Cuevas acudió a realizarse varios análisis que tenía pendientes estos días y su teléfono no está encendido. "Pedimos cuando lo denunciamos a los Mossos que mirasen las cámaras para por lo menos ver por donde fue y cómo iba vestido porque tampoco lo sabíamos con certeza, solo que llevaba una cazadora de polipiel negra, que no estaba en su habitación", dice su hija, que buscó en tres hospitales y ambulatorios de la zona por si hubiese sufrido un accidente o le hubiese dado algo en la cabeza, aunque el está perfecto de la cabeza".

Eusebio Cuevas en una foto reciente.

Su familia estuvo muy preocupada. Eusebio tenía 54 años y una cicatriz en la frente muy característica y que no pasa desaparecibida. La asociación SOSDesaparecidos ya ha desactivado esta alarma y ahora los Mossos son quienes tendrá que hacerse cargo de la investigación tratándolo como un homicidio.

COMPARTIR: