07 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Encontraron bañadores de niña en la caravana del preso alemán y nuevos testigos aseguran haberle oído hablar de traficar con menores y drogas

Caso Madeleine: Un excompañero de celda de Christian Brueckner lo señala como culpable

Michael Tatschl compartió hogar y prisión con el sospechoso.
Michael Tatschl compartió hogar y prisión con el sospechoso.
Nuevos testimonios sobre el caso de la menor desaparecida en Portugal en 2007. Un compañero de prisión y de piso del principal sospechoso asegura que en muchas ocasiones oía a este vanagloriarse de los delitos que cometía, entre estos traficar niños a Marruecos. Christian Brueckner ha sido acusado por los testimonios de otros conocidos que aseguran que era problemático y se refería a su caravana como "el lugar donde escondía drogas y niños".

Nuevas noticias respecto al caso de la desaparición de la pequeña Madeleine McCann en 2007. Este 24 de junio el portal web Página 12 publicó los testimonios de Michael Tatschl, un carpintero austriaco que afirma haber sido amigo del principal sospechoso en el caso, Christian Brueckner.

El carpintero está convencido de la culpabilidad de su ex amigo, según sus declaraciones “es más que capaz de arrebatar a un niño, es un enfermo y un pervertido”. En su entrevista para el Daily Mail dijo que mientras vivió con Brueckner en una destartalada casa rural en el complejo turístico portugués de Praia da Luz, este siempre se vanagloriaba de ganar dinero traficando con drogas o allanando apartamentos. Al parecer una vez había hablado de “vender niños a Marruecos”.

Michael Tatschl está convencido de que su ex amigo es culpable.

Al parecer los dos sujetos han tenido problemas con la ley en el pasado, ya que fueron encerrados juntos durante ocho meses en 2006 en una prisión de Portugal por robar 320 litros de diésel de camiones. Fueron liberados en diciembre, cinco meses antes de la desaparición de la pequeña en el piso donde permanecía con sus padres en Praia da Luz.

La razón por la que Tatschl acudió a los medios para testificar en contra de su antiguo compañero de piso es que vio un documental de ocho partes en Netflix y “supo inmediatamente quien era el culpable”. No había hecho otras declaraciones a nadie y comentó que había escuchado a uno de los turistas explicar que un sujeto que concordaba con la descripción de Brueckner había estado actuando raro cerca de su hijo un día antes de la desaparición de Madeleine. Michael no dijo nada porque temía que no se le tomase en serio por su pasado criminal.

Según cuenta el ex convicto, Brueckner guardaba trofeos de sus crímenes. En la vieja granja donde convivían escondió un alijo donde tenía cintas de video. En una de ellas se le ve atacando y violando a una señora mayor a la que había encadenado a un poste.

“Fue ahí cuando supe que estaba enfermo. Le hablé a la policía de eso. Pasaba mucho tiempo en la dark web. No sé exactamente que hacía, pero seguramente estaba relacionado a las drogas o la pornografía”, confesó el austriaco.

Nuevos indicios y pruebas incriminatorias

En el artículo Página 12 también recoge los nuevos avances respecto a la investigación. Actualmente los investigadores alemanes han solicitado a sus homólogos portugueses que se realice una prueba de ADN sobre una muestra recogida en 2007. Las autoridades están convencidas de que los avances tecnológicos en criminología serán capaces de arrojar más luz sobre este caso.

Con respecto a las acusaciones sobre Brueckner, estas se han intensificado ya que han encontrado en la autocaravana del sospechoso una gran cantidad de bañadores pertenecientes a niñas pequeñas. Estos descubrimientos fueron revelados en un documental emitido por la cadena alemana Spiegel TV, lo que provocó que algunos conocidos de Christian comentasen que solía referirse a su autocaravana como “un lugar para esconder drogas y niños”.

La caravana del sospechoso.

Por otro lado, el fiscal del caso Christian Woltersm ha enviado una carta a los padres de la niña explicando que han encontrado evidencia de que la joven fue asesinada. No obstante, la causa de la muerte no será revelada ya que “podría entorpecer la investigación del caso”.

¿Christian Brueckner es una cabeza de turco?

En el mismo artículo del Daily Mail donde se encuentra la entrevista con el austriaco también figura una nueva teoría por parte del encargado original del caso en Portugal, el ex detective Gonçalo Amaral quien afirma que Brueckner es un sospechoso “casi perfecto”.

En 2008 Amaral describió en uno de sus libros, La verdad en la Mentira, que la muerte de la pequeña había sido un accidente causado por la negligencia parental. Por este hecho fue demandado por la familia McCann y perdió el litigio. El ex detective acusó a la familia de haber abandonado a la niña en el piso en el que pasaban sus vacaciones en Portugal para irse a cenar y que mintieron a las autoridades sobre la desaparición de la niña.

El ex detective Gonçalo Amaral.

Amaral también concedió una entrevista a la televisora portuguesa TVI, donde acusó a las autoridades de haber alterado las imágenes de la caravana que utilizaba Brueckner durante el año en el que desapareció Madeleine. Al parecer la furgoneta de que conducía el sospechoso tenía algunos dibujos que en las fotos posteriores tomadas por la policía no aparecían. El ex detective también dijo que estaban al tanto de que el sujeto había cumplido condena en 1994 por acoso sexual a una menor de seis años: “En ese momento todos sabíamos que ese hombre era un pedófilo”.

Nuevo caso y acusaciones sobre Brueckner

La Policía alemana cree que el nuevo sospechoso de la desaparición de Madeleine McCannChistian Brueckne, también podría estar implicado en el caso del pequeño René Hasee, que el 19 de junio de 1996 desapareció de El Algarve portugués al igual que la pequeña Madeleine y en circunstancia similares al de la niña británica. En este caso a René se le dio por muerto en el mar, ya que fue visto por última vez cerca en la playa de Amoreiras corriendo hacia el agua.

A René se le perdió el rastro de noche, mientras paseaba por la playa con su padre y la pareja de éste, dando un paseo. El niño se quitó la camisa y los pantalones porque quería ir al agua, luego corrió para adelantarse y entonces los adultos lo perdieron de vista. Nunca volvieron a verlo. "No había tenido noticias de la policía durante casi 20 años", dijo su padre al periódico alemán 'Kölner Stadt-Anzeiger'.  Hasse también declaró que durante mucho tiempo pensó que su hijo, que ahora tendría 30 años, debía haberse ahogado; incluso si nunca tuvo evidencias de ello.

Vinculan a Brueckner con la desaparición de otro niño similar a Madeleine

 

 El caso de René, que tuvo una gran repercusión en Alemania en su momento, pero, a diferencia del caso de Madeleine, pronto fue olvidado, sería la segunda desaparición inexplicada de un menor vinculada en los últimos días al 'caso Madeleine' y a su principal sospecho. Los fiscales alemanes creen que el pedófilo -que fue acusado por primera vez de "contactos sexuales con un niño" en 1994, cuando tenía 17 años-, también pudo haber estado involucrado en la desaparición de la niña alemana Inga Gehricke, que tenía cinco años cuando se le perdió el rastro el 2 de mayo de 2015 en un bosque en la región de Sajonia-Anhalt mientras pasaba un día de campo con su familia.

 En la actualidad, Christian Brueckner cumple una condena de siete años en prisión de la ciudad de Kiel, en el norte de Alemania, por el asalto y violación de una ciudadana estadounidense de 72 años en el complejo vacacional de Praia da Rocha en 2005, en el Algarve.

 Los últimos acontecimientos en el 'caso Madeleine' han provocado casi 400 nuevas llamadas aportando pistas en los primeros tres días del llamamiento lanzado por la policía británica para recopilar más datos sobre el sospechoso. Scotland Yard continúa tratando el caso como de personas desaparecidas. Gerry y Kate McCann, así como los padres de Inga Gehricke, "todavía esperan" que sus hijas estén vivas.

Andreas Hasse confía ahora en que la verdad sobre su hijo salga finalmente a la luz y, aún con esperanzas de encontrar sano y salvo a René, está desesperado por conocer la verdad: "Desafortunadamente, ni siquiera tenemos una tumba".

COMPARTIR: