15 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Damos las fotografías del registro del piso del presunto asesino en Torremolinos, donde se ha encontrado un arcón con el cuerpo cubierto de cal

Caso Sibora Gagani: "No podemos saber todo lo que declaró Marco porque hay secreto de sumario”

La falsa pared del piso en el que convivían Marco y Sibora Gagani tras la que han encontrado un cadáver.
La falsa pared del piso en el que convivían Marco y Sibora Gagani tras la que han encontrado un cadáver.
El hallazgo de un cadáver emparedado en un piso de Torremolinos podría hacer que el caso de la desaparecida Sibora Gagani esté más cerca de resolverse. Juan Manuel Medina, abogado de la hermana de la albanesa desaparecida en 2014, afirma a elcierredigital.com que ahora están a la espera del cotejo del ADN del cuerpo hallado, y de que se levante el secreto de sumario del caso para conocer la declaración que se ha tomado de Marco, su presunto asesino.

El pasado martes se hallaba en un piso de Torremolinos (Málaga) un cadáver metido en una bolsa de basura dentro de un cajón que estaba tapado con un doble tabique. A falta de que se realice el cotejo del ADN, las autoridades sospechan que hay altas probabilidades de que se trate de los restos de Sibora Gagani, la joven italo-albanesa de 22 años que desapareció en 2014 en la localidad malagueña.

Según Juan Manuel Medina, abogado de la hermana de la desaparecida, Kseva Gagani, las autoridades informaron a la familia el pasado martes por la noche. “Le comunicaron el hallazgo de los restos, pero nada más. No le dieron detalles, solo que en los registros a la vivienda habían aparecido restos humanos que pueden ser los de Sibora”, explica el letrado en una conversación con elcierredigital.com.

Arcón en el que se encontraba un cadáver que podría pertenecer a Sibora.

Ahora, afirma que se encuentran a la espera de que el ADN confirme o desmienta si el cadáver es el de Sibora para poder continuar con el caso. “Nosotros estamos personados en el procedimiento desde la semana pasada como acusación particular, pero sigue todo bajo secreto de sumario y estamos a la espera de que el juzgado nos dé traslado de algo para saber qué pasos va a dar el juzgado de instrucción”, agrega Juan Manuel Medina.

Medina añade que por el momento "se ha intentado tomar declaración a Marco en dos ocasiones. La primera vez cuando compareció por el crimen de Paula. Ese día se acogió a su derecho a no declarar. Días después volvió a comparecer y prestó declaración, pero todavía no podemos saber todo lo que dijo porque hay secreto de sumario".

El hallazgo de los restos que podrían pertenecer a Sibora Gagani

Hace un par de semanas, Marco confesó de manera espontánea a la policía de la comisaría de Torremolinos que había matado a su exnovia y la había emparedado en el piso que ambos habían compartido. Lo hizo refiriéndose a Sibora Gagani, cuya foto había visto en el tablón de la comisaría donde se encontraba tras ser detenido por otro presunto crimen: el de su novia Paula, de 28 años. La confesión no fue ratificada posteriormente, pero sirvió para sembrar la duda que llevó a buscar el cuerpo de Sibora.

Desde entonces, las autoridades han registrado el piso en varias ocasiones. Marco, además de confesar que el cadáver se encontraba oculto entre paredes, dijo que usó ácido para deshacerse del cuerpo. Debido a esto, y ante la falta de restos, tanto la familia como los encargados de la investigación esperaban poder encontrar, al menos, rastros químicos.

Cartel difundido los primeros años tras la desaparición de Sibora Gagani.

El piso en el que Marco y Sibora habían convivido fue alquilado por diferentes personas después de que la joven de origen albanés desapareciera. De hecho, actualmente el piso tenía un nuevo inquilino que, como los demás, desconocía que tras las paredes de su hogar se hallaba un cadáver.

Según informaba EFE, fue la Policía Nacional la encargada de dar con el cadáver que podría pertenecer a Sibora. Para hallarlo, tuvieron que utilizar máquinas de rayos X además de comparar la vivienda con los planos originales y con el piso gemelo que se encontraba al lado, elemento clave para confirmar algo que había pasado inadvertido a los inquilinos del que fue hogar de Marco y Sibora: una doble pared que ocultaba un rincón. Según el actual habitante, este tabique estaba “perfectamente hecho y disimulado”, hasta el punto de que parecía que pertenecía a la casa.

Después de que la Policía Nacional derribara esta pared, se encontró un cajón en cuyo interior había un cadáver metido en una bolsa de basura, cubierto por cal para evitar el olor y con un ramito de flores encima. Ahora el ADN —que tendría que ser cotejado con el de la madre de Sibora— será el encargado de determinar si es la desaparecida Sibora Gagani.

Según ha declarado el subdelegado del Gobierno, Javier Salas, "todo hace pensar que también fue acuchillada", como Paula, la exnovia a la que Marco habría presuntamente asesinado utilizando el mismo método. "Han aparecido un cuchillo, restos de sangre y objetos personales", declaraba.

Marco “tiene algo que ver” con la desaparición de Sibora

Antes del hallazgo del cuerpo, elcierredigital.com se puso en contacto con la hermana de Sibora, Kseva Gagani, que afirmó que en su familia sospecharon “desde el principio” de Marco, pero que tras la confesión espontánea que hizo a la policía estaban “cien por cien seguros” de que tuvo “algo que ver con la desaparición de Sibora”.

“Ahora mismo yo tengo un poco de esperanza de conseguir su cuerpo, pero no de que esté viva. Porque sería imposible que Sibora haya estado nueve años sin ponerse en contacto por lo menos con su madre. Así que estamos intentando aceptar el hecho de que ella tal vez esté muerta”, sostenía Kseva unos días antes de que la informaran del hallazgo de un cadáver que podría ser el de su hermana.

En el caso de que lo fuera, la familia de Sibora podría obtener, al menos, la única esperanza que albergaban: “saber dónde está”. No obstante, Kseva afirmaba a este diario sus temores sobre llegar a conocer exactamente que sucedió el día de la desaparición de Sibora. “No nos vamos a enterar nunca al cien por cien de qué ha pasado, porque no veo que Marco tenga pensado hablar. Esta es la razón por la que hemos decidido acudir a un abogado. Porque él dijo muy poco y nada por escrito. Llevamos días esperando a que hable y confiese, pero veo que no está pasando y no sé si pasará. Tengo miedo de que no sepamos nunca la verdadera historia de lo qué pasó”, confesaba.

La desaparición de Sibora Gagani

La albanesa Sibora Gagani vivía en Italia, concretamente en Nettuno, cuando comenzó su relación con Marco en el año 2009. Ambos se mudaron a la Costa del Sol alrededor del año 2011 y tres años más tarde Sibora Gagani desapareció sin dejar rastro.

Sibora y Marco mantenían una relación aparentemente normal desde el año 2009, con sus idas y venidas. La familia de Sibora sabía de la existencia de Marco y también sus amigos. Nunca detectaron nada sospechoso ya que la chica, de 22 años por aquel entonces, tenía previsto casarse con él. Así se lo había hecho saber a sus seres queridos.

Sibora Gagani.

En 2013, una discusión en la pareja hizo que ambos rompieran y Sibora regresara a Italia con sus pertenencias. Según el Diario SUR, comunicó a su familia que habían peleado y tenían desencuentros. El maltrato nunca fue mencionado. Ni Sibora ni Paula (la novia actual de la que se le acusa de presunto asesinato) denunciaron a Marco por maltrato, pero sí que constan en el sistema VioGén sobre casos de violencia de género dos denuncias de otras dos parejas sentimentales del italiano, según informó El Español.

Kseva afirmaba que en aquella discusión de 2013, “Sibora decidió separarse y él fue a buscarla. Le dio oportunidades una tras otra”. No obstante, Sibora le habría comentado a su madre, según confesaba su hermana, que “sería capaz hasta de desaparecer para alejarse de él, porque él era un hombre impulsivo en la relación. No la dejaba tranquila”.

Marco, el último en tener contacto con Sibora

Poco tiempo después de esta fuerte discusión, Sibora volvió con Marco a España, donde siguieron conviviendo durante unos meses. Luego, Sibora desapareció. Según las investigaciones de la policía por aquel entonces, Marco fue la última persona que tuvo contacto con ella vía WhatsApp el día 7 de julio.

Sibora Gagani y su madre.

Según explicaba Kseva, cuando Sibora desapareció albergaban la esperanza de que “fuera parte de su plan para alejarse de él” y que estuviera “escondida”. “Pero no, nueve años sin tener ningún contacto es imposible. Si no físicamente con su madre, al menos a través de llamadas o de mensajes para informar a su familia. Por eso empezamos a sospechar que le había pasado algo”.

Además de la ausencia de comunicación con sus seres queridos, la familia comenzó a sospechar por las diferentes versiones que Marco ofreció tras su desaparición además de por la falta de colaboración. “No puso ninguna denuncia cuando desapareció. Dijo que ellos se habían separado, pero si él era la única persona que tenía en España, hacer una denuncia yo creo que era lo normal. Y él no denunció ni colaboró con la familia ni con la policía ni con nadie para encontrar a Sibora”, comentaba Kseva.

“Cuando desapareció, habló con la madre de Sibora y le preguntó que si Sibora había llegado a Italia. La madre de Sibora le dijo que no, que por qué le preguntaba. Y él le dijo que era porque habían tenido una discusión fuerte y Sibora se había ido de casa sin coger nada. Después, en otro momento, cambió de opinión y dijo que había cogido dos maletas con ropa. Nada tenía sentido, pero nosotros no teníamos ningún hecho para acusarle directamente”, continuaba la hermana de Sibora en una conversación con elcierredigital.com.

A pesar de los intentos que se hicieron por encontrar a Sibora —tanto por parte de la familia, que apareció en medios italianos para difundir su desaparición, como por parte de las autoridades, que llegaron a solicitar colaboración ciudadana—, no había ni rastro de la joven. Ahora, la confesión de Marco y el hallazgo de un cadáver en las paredes de su piso hacen que el caso de la joven se encuentre un poco más cerca de resolverse.

COMPARTIR: