06 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El hombre, de 81 años, fue asesinado en febrero de 2017 en su garaje de la capital cántabra

Robo a viviendas, posesión de armas y hasta el secuestro de sus hijos, historial del asesino del anciano de Santander

Garaje donde se cometió el crimen en Santander
Garaje donde se cometió el crimen en Santander
Una llamada fue su perdición. De forma anónima, avisó de que un hombre que había sufrido un asalto en Santander podía estar herido y, lógicamente, todas las miradas se centraron en el dueño de esa voz de hombre, de mediana edad y con un evidente acento vasco

Sin esta llamada realizada desde una cabina telefónica de la calle Paula Montal de Vitoria la Policía Nacional no habría podido pedir colaboración ciudadana para intentar identificar al interlocutor.

La voz era anónima pero la persona que se escondía detrás era un viejo conocido para la Policía, especialmente de la localidad vizcaína de Getxo, su pueblo, donde fue detenido el pasado lunes por la tarde. El detenido, de 66 años, tiene un largo historial en el mundo delincuencia. La posesión de drogas o de armas, los robos en viviendas, su especialidad, o la falsificación han sido algunas de sus actividades. También destaca el hecho de haber secuestrado a sus propios hijos. Lo hizo en tres ocasiones. «Ha tenido tres hijos de tres mujeres y siempre ha hecho lo mismo. Se enfada con ellas y para vengarse, se lleva al niño. Es un caso perdido” contaba su hermana a la prensa señalando que «como esposo o enemigo será malo, no lo sé, pero como padre es excelente».

Fue en febrero de 2017 cuando sucedieron los hechos que ahora han llevado a la detención de este ciudadano vasco. La víctima, Ángel Prieto Cobo, de 81 años, falleció por asfixia dentro de un garaje en el número 15B de la calle Beato de Liébana tras sufrir un asalto. El autor o autores del crimen abandonaron el cuerpo, que fue encontrado maniatado y amordazado, pero sin golpes. Por su parte, la pareja del fallecido también se encontraba maniatada, pero en el piso donde residían ambos, por lo que el móvil del crimen, aún sin confirmar oficialmente, apunta a un robo.

El 25 de septiembre, la voz anónima que supuestamente pertenece al detenido se puso en contacto vía llamada telefónica con la policía, tal y como contamos en El Cierre Digital.

‘’¿Tiene un bolígrafo a mano, que tengo que dar una información?’’, comenzó la misteriosa voz con marcado acento vasco. ‘’Me he enterao de que una persona está en su casa y quiero dar sus señas para que vayan a sacarla (...) Yo no quiero llamar a la policía, quiero que llame usted (...)’’, dijo refiriéndose al garaje como‘Lonja’. El sujeto explicó también que el anciano vivía con su mujer a unos 400 metros de allí, en la calle Alcázar de Toledo. La misteriosa voz concluyó la llamada con ‘’tendrían que echar la puerta abajo (...) Ella no puede coger el teléfono (...)’’. Este era el contenido de la llamada que ha llevado a, aparentemente, resolver el caso. 

COMPARTIR: