25 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Juez manda a la cárcel tanto al agente como al subinspector que agredieron a un ciudadano y a su hija de 14 años estando fuera de servicio

La Agrupación Reformista de Policías condena la paliza a un padre y a su hija en Linares por dos agentes ya en prisión

Momento de la agresión
Momento de la agresión
El Juzgado de Instrucción número 3 de Linares (Jaén), en funciones de guardia este fin de semana, ha decretado prisión preventiva en la madrugada de este domingo a los dos policías detenidos, un agente y un subinspector, por su implicación en la brutal agresión a un padre y a su hija este pasado viernes en la localidad de Linares.

Así lo han informado fuentes de la Policía Nacional, que han dado a conocer la decisión judicial tomada sobre las 1.20 horas de la madrugada este sábado a domingo. Los dos policías detenidos fueron trasladados a Jaén capital para prestar declaración por videoconferencia para evitar más desórdenes públicos en la ciudad de Linares, ante la gran cantidad de personas que se congregaron ante los juzgados de esta localidad andaluza para protestar por lo ocurrido.

Los arrestados, y enviados a prisión, son un subinspector y un agente de la Policía Nacional que estaban fuera de servicio cuando se produjo la agresión a un padre y a su hija menor de edad. El herido fue ingresado en el Hospital San Agustín de Linares con lesiones en la nariz y la cornea, y también ha resultado herida, aunque de menor gravedad, su hija de 14 años.

En el material audiovisual difundido sobre la pelea por redes sociales y que publicamos se ve cómo los policías empiezan a dar golpes y empujones en plena calle a otro hombre, que acaba cayendo al suelo, siendo víctima varios golpes y contusiones.

Comunicado de la Agrupación Reformista de Policías

"Ante los hechos lamentables protagonizados en el día de ayer por dos policías nacionales y que han provocado la comprensible indignación de la población andaluza y del resto de España, llegando incluso a generar problemas de orden público en dicha localidad al materializarse en protestas callejeras el gran malestar social existente, exigimos allí en Linares la presencia del Director Adjunto Operativo y del Director General de la Policía en una comparecencia pública para apaciguar ánimos, condenar los hechos y que se reestablezca la normalidad y orden público.

Aunque acertadamente desde la DGP se ha condenado el hecho y la actitud de los agentes implicados, creemos que la gravedad de lo ocurrido requiere que desde las más altas instancias policiales se dé la cara, y en nombre de la comisaría local de Linares y de la mayoría de los miembros de su plantilla, y del resto de España, se repare la mala imagen creada condenando profesional y socialmente el comportamiento de estos dos funcionarios que consideramos y exigimos deben ser inmediatamente propuestos para su expulsión de la Policía Nacional.

Igualmente solicitamos a la ciudadanía de Linares que sigan como hasta ahora confiando en el resto de agentes de la comisaría de su localidad y anunciamos desde la Agrupación Reformista de Policías que si así fuera necesario no tendríamos impedimento en presentarnos como acusación popular para restablecer el daño causado a la familia agredida, de la cual aprovechamos para desearles que se mejoren y pronto se reestablezcan de las heridas físicas y morales fruto de la brutal agresión padecida.

Desde ARP por conciencia democrática y ánimo progresista y reformista no vamos a permitir tibieza contra estos comportamientos, ya que según consta en el código ético de la Policía “Los policías deben en todo momento ajustar su comportamiento a los principios de este código. La actuación policial conllevará el apoyo y el reconocimiento de toda la sociedad.

Cualquier vulneración, abuso o infracción supondrá una pérdida de confianza de la comunidad y la intervención de los mecanismos de control existentes al efecto. La efectividad y eficiencia de la Policía depende del apoyo y de la voluntad de cooperación de los ciudadanos".

COMPARTIR: