19 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los servicios sanitarios no pudieron hacer nada por el hombre, por lo que se limitaron a certificar su defunción

Un hombre degüella a su compañero de trabajo en una fábrica cárnica en la localidad valenciana de Riba-roja

La Guardia Civil escolta al homicida
La Guardia Civil escolta al homicida
Ambos de nacionalidad ghanesa trabajaban juntos en la fábrica cárnica de este municipio valenciano y los compañeros aseguran que siempre han tenido encontronazos y fuertes discusiones, así como alguna pelea.

Un hombre de 36 años ingresó fue ingresado en prisión por orden judicial como supuesto autor del homicidio de un compañero de trabajo al que degolló en su lugar de trabajo, una fábrica cárnica de Riba-roja (Valencia). La víctima no pudo siquiera recibir asistencia médica, ya que falleció prácticamente en el acto.

Los hechos ocurrieron poco después de las tres de la tarde del martes en este edificio del polígono industrial de Riba-roja. En él los trabajadores se enzarzaron en una discusión que fue subiendo de tono, que el resto de empleados no pudieron frenar a tiempo.

En un momento determinado, uno de ellos, identificado como Michael K., atacó a su oponente, Yunairu M., con uno de los cuchillos que empleaban para manipular los productos. El primero le hizo un corte profundo en el cuello que le provocó la muerte de manera inmediata.

Peleaban con frecuencia

Según informaciones, los dos hombres, ambos de Ghana, se conocían desde hace tiempo y sus compañeros afirmaban que ya habían tenido encontronazos y discusiones. De hecho, no era la primera riña entre ambos, aunque en ninguna de las ocasiones anteriores, al parecer, habían utilizado armas blancas.

ambulacia_del_TNA

Los equipos sanitarios llegaron al lugar

Nada más producirse los hechos, los responsables de la empresa pidieron ayuda al servicio de emergencias 112, que envió al lugar una ambulancia del SAMUR y varios coches de la Guardia Civil. El equipo sanitario no pudo socorrer a Yunairu, solo se limitó a certificar la defunción de este hombre.

Poco después, agentes del equipo de Policía Judicial de Riba-roja, que se hicieron cargo del caso, acudieron a la industria cárnica y arrestaron al presunto autor del homicidio, que no ofreció resistencia ni trató de escapar tras la agresión.

El detenido fue entregado al juez de Instrucción número 5 de Llíria, en funciones de guardia, ayer tarde. Tras examinar el atestado policial y tomar declaración al acusado, decretó prisión comunicada y sin fianza para Michael K., quien anoche, pasadas las 20.00 horas, abandonaba la sede judicial para ser conducido por la Guardia Civil al centro penitenciario de Picassent.

COMPARTIR: