15 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El imán de el Vendrell celebró una oración este viernes como previa al ramadán, que empieza el 23 de abril

Los musulmanes celebran sus oraciones en plena calle mientras que se prohíben las procesiones católicas

El imán de Vedrell en plena oración
El imán de Vedrell en plena oración
El imán de El Vendrell (Tarragona) celebró este viernes una oración para la comunidad musulmana como previa del ramadán, que empieza el 23 de abril. Lo anecdótico es que lo hizo en plena calle, micrófono en mano conectado a un altavoz, ante decenas de sus fieles. Agentes de la policía local hicieron acto de presencia en la zona,pero no ordenaron que se retiraran. El pasado 10 de abril una veintena de católicos fueron desalojados de la catedral de Granada en la misa del Viernes Santo.

El imán de El Vendrell ha celebrado este viernes una oración en plena calle con un equipo de megafonía. La celebración de esta oración tuvo lugar en la carretera de Valls, que pasa por el municipio tarraconense de El Vendrell, donde en torno a cincuenta personas acompañaron al religioso en las oraciones en mitad de la calle.

Desde la Asociación Jóvenes y Deporte de Catalunya aseguran que ya habían informado previamente en el Ayuntamiento y que lo harían a fuera porque la mezquita había quedado cerrada como norma de prevención del contagio por coronavirus.

Es por ello que aseguran que el imán iba con el equipo de sonido y que habían citado a la televisión local, tal como informa Radio y Televisión El Vendrell, para hacer llegar la información. Sin embargo, a las ocho y cuarto de la noche de este viernes el llamamiento se extendió a la misma calle y ni la asociación, ni la policía ni los mismos fieles plantearon disolver la concentración.

La imagen contrasta con la que se vio el pasado 10 de abril en Granada, donde una veintena de personas que participaban en los oficios del Viernes Santo en la catedral de Granada fueron desalojados por la Policía Nacional.

Asimismo, la Asociación Profesional Unión de Guardias Civiles (UnionGC), con representación en el Consejo de la Guardia Civil, mostró su malestar por el trato de favor que están recibiendo los miembros de la comunidad musulmana durante el confinamiento.

La queja se debía a una orden transmitida el pasado 11 de abril por escrito en la Comandancia de Cáceres a todas las Unidades del Cuerpo y firmadas por el Teniente Coronel Jefe, que da instrucciones a los agentes destinados en esa provincia para que se permita la libre circulación de las personas de religión musulmana fuera de sus localidades de residencia con motivo del próximo Ramadán, a celebrar el próximo día 24 de abril.

COMPARTIR: