05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El padre adoptivo de la menor asesinada en 2013 en Teo ha cumplido nueve años de su pena y podría tener permisos en la cárcel de Teixeiro

Alfonso Basterra: Cumple media condena por el crimen de Asunta y optaría a salidas penitenciarias

Alfonso Basterra.
Alfonso Basterra. / Coautor del crimen de Asunta.
Alfonso Basterra y Rosario Porto fueron condenados como culpables del crimen de su hija adoptiva, Asunta, en el año 2013. Su pena ascendía a 18 años de prisión, de los que Rosario cumplió siete antes de suicidarse en la cárcel de Brieva (Ávila). Basterra cumple ahora la mitad de su condena, sin haber recibido beneficios penitenciarios ni haber reconocido el crimen de Asunta.

La madrugada del 22 de septiembre de 2013, el cuerpo sin vida de Asunta Basterra aparecía en una pista forestal cerca del chalet en el que vivía su madre, Rosario Porto. Tanto ella como el padre de la niña de origen chino, Alfonso Basterra, denunciaron su desaparición horas antes de que se hallase el cadáver.

Las pistas y las incongruencias en sus testimonios hicieron que ambos fueran condenados a dieciocho años de prisión por el asesinato con alevosía de su hija. Nueve años después de su asesinato, tan solo Alfonso Basterra sigue con vida, ya que Rosario se suicidó en noviembre de 2020 en su celda de la cárcel de Brieva (Ávila), tras varios intentos.

Por este motivo, Alfonso Basterra es el único que conoce el móvil de un crimen que todavía no ha podido aclararse del todo. Tras estos nueve años el periodista ha cumplido ya la mitad de su condena, por lo que podría estar más cerca de obtener permisos penitenciarios. Unos que ya ha solicitado con anterioridad pero que le han sido negados.

Los últimos años de Basterra en prisión

Desde que fue encarcelado, Alfonso Basterra no admitió en ningún momento el crimen del que se le culpó, a pesar de que los jueces le otorgaron un papel fundamental en el asesinato. Según informan desde El correo gallego, precisamente esta negación de los hechos podría hacer que Basterra no pueda obtener ningún tipo de beneficio penitenciario hasta el año 2025, cuando se cumplan dos tercios de su pena total. El periodista saldrá de prisión en el año 2031.

Alfonso Basterra y Rosario Porto.

Mientras tanto, Basterra —según confirma el mismo diario citado anteriormente­— se ha mantenido en la cárcel de Teixeiro (A Coruña) con un perfil bajo. Tranquilo y colaborador, impartiendo clases, organizando clubs de lectura y encargándose de la biblioteca del centro.

Sin embargo, esta posición le llevó a pasar a un preso ruso —a través de uno de los libros que repartía— “algo que no debía”, por lo que recientemente fue trasladado al barracón 11, el de los presos conflictivos.

Este mismo diario confirma que Basterra, que recibió la noticia de la muerte de su exmujer en prisión, reaccionó con “frialdad y silencio” ante el suicidio de Rosario.

El crimen de Asunta Basterra

Tanto Basterra como Porto —hija de Socorro Ortega y Francisco Porto— fueron los principales sospechosos del crimen de su hija en cuanto se encontró su cadáver. Asunta Basterra Porto tenía como nombre original Yong Fang y desapareció un 21 de septiembre de 2013 en Santiago de Compostela. Su cuerpo fue encontrado horas después.

Las “incongruencias y ambigüedades” y las “versiones contradictorias” de sus padres adoptivos hicieron que, pese a que no hubiera pruebas sólidas contra ellos, fueran rápidamente identificados como sospechosos.

El cuerpo de Asunta fue encontrado junto a unos restos de cuerda que se encontraron también en la finca en la que Rosario vivía. Y los análisis toxicológicos posteriores revelaron la presencia de dosis elevadas de ansiolíticos en el cadáver de Asunta. Todo esto, unido a las grabaciones de las cámaras de seguridad —que corroboraron las declaraciones erróneas de Rosario—, hicieron que se pudiera recrear el crimen.

Rosario Porto, Asunta Basterra y Alfonso Basterra.

Según la reconstrucción del asesinato, el día de la muerte de Asunta, ella y Rosario comieron junto a Basterra, y la menor fue drogada con un ansiolítico que consumía la mujer. Posteriormente, Rosario se llevó a Asunta hasta la casa de Teo, donde la asfixió. El cuerpo apareció posteriormente a unos metros de la propiedad, aunque se desconoce cómo llegó allí.

Otro de los aspectos que se desconoce es el móvil del crimen. Se barajó un motivo económico —debido a una herencia que recaería en Asunta— que se descartó. Sin embargo, pese a no conocerse, los progenitores adoptivos de Asunta fueron condenados.

Fue a finales de octubre de 2015, cuando el jurado popular consideró a ambos culpables del crimen. Durante el juicio, Rosario Porto se declaró inocente en todo momento, aunque en 2016 el Tribunal Superior de Xusticia de Galicia (TSXG) la declaró culpable de asfixiar a su hija “en ejecución del plan preconcebido” con Alfonso Basterra para acabar con la vida de la menor.

Rosario Porto cumplió su pena entre las prisiones de A Lama (Pontevedra), Texeiro y Brieva. En esta última se suicidó después de haber pasado siete años encerrada. Basterra, sin embargo, acaba de cumplir la mitad de su castigo y tendrá opción a permisos en los próximos años.

COMPARTIR: