16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El error se produjo en 1993 en el Hospital Virgen del Camino de Pamplona y la denunciante se percató en el año 2015 tras una prueba de ADN

Intercambio de bebés: Condenan al gobierno navarro a indemnizar a una familia con 320.000 euros

La afectada descubrió en 2015 que no era hija biológica de sus padres.
La afectada descubrió en 2015 que no era hija biológica de sus padres.
A principios de septiembre elcierredigital.com se hacía eco del caso de una mujer de 19 años que denunciaba haber sido intercambiada al nacer en 2002 en un hospital de Logroño. Ahora, la historia se repite, y el Servicio Navarro de Salud ha sido condenando a indemnizar a una familia con 320.000 euros por un caso similar. La afectada, nacida en el año 1993 en el Hospital Virgen del Camino de Pamplona fue entregada a una familia que no era la suya biológica.

El titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Pamplona ha condenado al Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O) a indemnizar con 320.000 euros a una familia, por un intercambio de bebés producido por error en 1993 en el Hospital Virgen del Camino de la capital navarra.

Los hechos se remontan a agosto de 2015, cuando una de las jóvenes afectadas descubrió que no era hija biológica de su madre. Según la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN), contra la que todavía cabe recurso, "la hipótesis más real y probable es que el intercambio se produjo en el SNS-O". Y señala que lo más plausible es que, habiendo nacido los dos bebés el mismo día, el intercambio se produjera en el hospital, "cuando era el personal sanitario el único con acceso a los bebés y cuando se pudo producir el error y el intercambio". 

En este sentido, el magistrado argumenta que "sería contrario a las normas de comportamiento humano que dos bebés hayan sido intercambiados tras su alta a partir de su 5º o 6º día de vida y todo ello sin que sus progenitores se den cuenta que dada el alta con su bebé, el bebé no es el mismo". "Es decir, no es una hipótesis realista el hecho de negar la responsabilidad en el error en el intercambio de los bebés por parte del SNS-O, y entender que se entregó de forma correcta a unos padres su hija y que sus padres no fueran a reconocer a la misma e intercambiarla con otro bebé sin percatarse que no es su hija. Y todo ello influye en la carga de la prueba a la hora de valorar la responsabilidad que se reclama", argumenta el juez.

Por lo tanto, concluye que "hubo un error" en el Servicio Navarro de Salud y pide la colaboración de la otra familia implicada, que sin embargo se negó a someterse a las pruebas correspondientes.

Otro caso en Logroño 

Hace tan solo un mes, elcierredigital.com se hacía eco del intercambio de dos bebés en el año 2002 en el antiguo Hospital San Millán de Logroño. 

Las dos niñas nacieron el mismo día, con apenas cinco horas de diferencia, y ambas precisaron ser trasladadas a la incubadora. Fue entonces cuando se produjo el intercambio, y cada una de ellas fue entregada a la familia de la otra. 

Las niñas fueron intercambiadas tras pasar por la incubadora.

Una de ellas, la ahora demandante, nunca vivió con los padres a los que fue entregada, sino que fue criada por su supuesta abuela, quien en el año 2017 decidió presentar una demanda de alimentos y, en ese momento, una prueba genética sacó a la luz que la niña, que entonces ya tenía quince años, no era realmente hija biológica de sus supuestos padres

Se inició entonces un proceso que se ha dilatado en el tiempo y en el que la afectada, a instancias de su abogado, se dirigió a la Inspección Médica de la Dirección General de Asistencia, Prestaciones y Farmacia de la Consejería de Salud pidiendo su identificación.

Inspección abrió una investigación que determinó que la confusión se había dado con la otra niña, con la que, además, tiene el grupo sanguíneo cambiado. Una anomalía que, en palabras de su abogado, José Saez-Morga, "es algo que afecta al ámbito privado y al orden público porque el registro no puede tener datos inexactos, como tampoco las historias clínicas por la Ley de Salud de La Rioja". 

El Ministerio Fiscal inició un procedimiento de filiación y, en enero del 2021, la jueza volvió a pedir un nuevo informe genético. No obstante, tal y como ha relatado el abogado, "casi nueve meses después aún no se tienen las pruebas". 

A la vez, se ha iniciado una reclamación administrativa de responsabilidad patrimonial por daños morales reclamando una indemnización de más de tres millones de euros, frente a los 215.000 euros que ofrece Salud.

COMPARTIR: