01 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Guardia Civil continúa la búsqueda del exalguacil del municipio toledano y se centra en una zona donde existen varios pozos

Manuel muere sin saber el paradero de su hermano Roberto García Solana, desaparecido hace diez meses ya en Casarrubios del Monte

Manuel, hermano del desaparecido en Casarrubios del Monte Roberto García Solana
Manuel, hermano del desaparecido en Casarrubios del Monte Roberto García Solana / Telemadrid
Se cumplen diez meses de la desaparición de Roberto García Solana, vecino del municipio toledano de Casarrubios del Monte. Su hermano Manuel ha luchado todos estos meses para que su caso sea escuchado y sus familiares puedan dar con el paradero de Roberto. Lamentablemente, antes de poder dar con el desaparecido, Manuel ha fallecido a causa de una grave enfermedad que venía arrastrando y nunca sabrá qué es lo que le ocurrió a su hermano.

Manuel no dejó de buscar a su hermano Roberto desde que desapareciera sin dejar rastro el 18 de febrero de este año en el municipio toledano de Casarrubios del Monte. Siempre ha luchado por que su caso fuera escuchado y lamentablemente ha fallecido sin poder saber el paradero (aún desconocido) de Roberto, quien fuera alguacil del pueblo durante 30 años.

Diez meses después de que Roberto, de 64 años, desapareciera, la Guardia Civil sigue intentando encontrarle.  Fuentes de la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha han informado de que la investigación continúa y de que "nunca se ha dejado de buscar".

La Guardia Civil se está centrando desde este jueves en una zona donde existen varios pozos y en la familia que la familia cree que podría estar. Durante estos meses se han llevado a cabo diversas búsquedas en la zona, una de ellas a finales de abril peinando el río Guadarrama, en un tramo que discurre entre Casarrubios del Monte y El Álamo (Madrid), zona donde se encontró el coche de Roberto, aunque hasta ahora no han dado resultado.

5307_roberto_garcia_casarrubios_1

Roberto García Solana, desaparecido en Casarrubios del Monte

Roberto, tal y como explicó Manuel a este periódico en varias ocasiones, es un hombre de costumbres y metódico, por lo que descartan que haya sido una desaparición voluntaria. "Roberto tiene perros y nunca los hubiera dejado sin comer y sin atender", aseguró su hermano Manuel a este periódico. Además, su coche fue encontrado mal aparcado en El Álamo, municipio donde vive Manuel y donde solía ir con frecuencia.

También era habitual que almorzara en los restaurantes del pueblo, uno de los cuales es La Encina, situado en el polígono industrial de Casarrubios del Monte. Allí iba a menudo y fue donde la dueña del local aseguró a las autoridades que investigan el caso que, días antes de su desaparición, Roberto había estado allí con unas personas que decían ser sus primos y familiares. Ni Manuel ni otros miembros de la familia más próxima al desaparecido estuvieron con él aquel día.

Este vecino de Casarrubios desapareció en la madrugada del domingo al lunes 18 de febrero de este año, después de haber estado en el bar Arrope viendo el fútbol. A partir de este momento se pierde la pista de Roberto y nadie más le ha vuelto a ver hasta el día de hoy.

En libertad el principal sospechoso

El pasado 23 de mayo la Guardia Civil detuvo a Juan José Valle, albañil sevillano y vecino de enfrente de la casa de Roberto García en Casarrubios. Valle fue acusado de desaparición forzada y de un delito de estafa continuada, pero solo este segundo delito puede ser probado objetivamente hasta el momento en la instrucción judicial y policial.

Existen pruebas de que efectuó cinco operaciones de retirada de efectivo con la tarjeta de Roberto, de 500 euros en cada ocasión, en total 2.500 euros, entre las cuatro y las cinco de la madrugada de diferentes días.

Roberto había cobrado 30.000 euros por la venta de una propiedad poco antes de su desaparición. Valle siempre mantuvo la versión de que se había encontrado la tarjeta bancaria del desaparecido en el suelo, con los cuatro números de la clave de acceso pegada a la misma, pero los investigadores de la Guardia Civil no lo creyeron y detuvieron a otra persona junto a él, a la que dejaron en libertad posteriormente. También tomaron muestras de restos biológicos en casa de Juan José Valle.

Tras pasar cuatro meses en la prisión toledana de Ocaña, Valle fue puesto en libertad el 16 de septiembre por decisión de la jueza de Primera Instancia e Instrucción número 6 de Illescas (Toledo), Carolina Hidalgo. Al parecer no ha vuelto al pueblo desde entonces, sino que se habría ido a vivir a Barcelona, donde tiene familia. Valle solo podía ser acusado de un delito de estafa continuada y no de la desaparición y homicidio de Roberto García, por lo que los motivos eran insuficientes para mantenerlo más de cuatro meses en prisión.

En cuanto a la versión de Juan José Valle, Manuel las fuentes consultadas aseguran no creer la historia de cómo adquirió la tarjeta y señalan de que se trata de “una película que se ha montado” el que ha sido el principal sospechoso de la desaparición de Roberto García. 

COMPARTIR: