23 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

"Yo en Siria no podría entrar porque al primero al que le metían un disparo sería a mí", ha asegurado el acusado durante su declaración

El aspirante a yihadista juzgado por incitar a atentar en España se justifica: "Tenía problemas en clase y en casa"

Yihadistas en Siria.
Yihadistas en Siria.
Karim I.S., el joven residente en Madrid juzgado este lunes, 24 de junio, en la Audiencia Nacional por animar a atentar en España y para quien se piden 48 años de prisión por integración en organización terrorista y amenazas terroristas, ha declarado ante el tribunal que decidió viajar por Europa hasta Turquía en la Navidad de 2015 a 2016 porque "tenía problemas en casa y en clase", pero ha afirmado que su intención nunca fue pasar a Siria para luchar junto al Daesh.

"Yo dije que me iría a un país musulmán; a lo mejor me estaba refiriendo a Dubai, a algún país que tuviera fama de ser próspero, pero de ahí a decir que me iría a zona de guerra... Yo no recuerdo haber dicho eso nunca", ha señalado el joven ante la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

Según ha indicado, no dijo nada del viaje a su familia porque "fue una manera de escape porque estaba todos los días de discusiones en clase y en casa", pero ha explicado que cuando iba a regresar llamó a casa, donde pensaban que le había pasado algo. Eso sí, ha querido aclarar que no fue él quien pidió dinero a su familia, sino que fue su madre la que le dijo que se lo enviaría.

La fiscal ha preguntado al acusado sobre si tenía intención de pasar la frontera de Turquía y llegar a Siria, a lo que el joven ha contestado que nunca lo pensó: "Yo a Siria no podría entrar porque al primero al que iban a meter un disparo iba a ser a mí".

Los investigadores acusan al joven de crear 28 perfiles en twitter.

En cuanto a todos los archivos, vídeos, documentos e imágenes que habría descargado de Internet, el acusado ha negado haber buscado información de 'lobos solitarios' o discursos de jeques conocidos, en este último caso porque dice que no lo iba a entender. Aunque la Policía asegura que se llegó a descargar casi 13.000 archivos de este tipo, el joven lo ha negado.

También ha dicho que nunca abrió un perfil de Twitter, a pesar de que los investigadores le atribuyen la titularidad de hasta 28, y que tampoco ha abierto nunca un blog o canal en otras redes sociales. Ha señalado que utilizaba Internet para informarse y que lo único que sabe sobre el Estado Islámico es por los medios de comunicación.

Sobre la descarga de un centenar de banderas sobre el Estado Islámico, el joven también ha rechazado dicha afirmación y ha aprovechado para decir que no recuerda haber dicho nunca que esta organización "sea Estado ni que sea Islámico".

A Karim I.S. también se le acusa de amenazar a través de Twitter a Fernando Reinares, director del Programa sobre Radicalización Violenta y Terrorismo Global del Real Instituto Elcano, y el periodista Ignacio Cembrero, entre otros, ya que desde uno de los perfiles de la red social, y junto a una secuencia de fotografías de la decapitación del cooperante británico James Foley en Siria, decía que ellos podían ser los siguientes. El acusado lo ha negado y ha asegurado que no sabe quién es Fernando Reinares.

Una inspectora de la Policía Nacional que ha declarado como testigo en el juicio ha desmontado toda la versión del acusado, ya que ha contado cómo en el instituto al que asistía sus compañeros ya habían manifestado su preocupación por el comportamiento del joven.

El joven que interrumpió el minuto de silencio

Según ha relatado, en el minuto de silencio en el instituto tras los atentados de París del 13 de noviembre de 2015 Karim I.S. se puso a gritar y a exclamar que "menuda hipocresía" y que "por qué no se hacían minutos de silencio por los niños de Siria".

Según la inspectora, la dirección del instituto emitió un informe para entregar a la inspección de educación, ya que muchos compañeros habían puesto en conocimiento de los profesores que el acusado tenía "comportamientos extraños en clase", ya que se ponía a "ver vídeos de atentados, audios en árabe" y "gritaba muchas veces que ya no aguantaba más".

El joven habría comentado su interés de unirse al Daesh en Siria, pero se quedó sin fondos.

Tras saberse que la Policía había tomado declaración a algunos alumnos del instituto sobre esto, otros compañeros del joven acudieron de 'motu propio' a la comisaría del distrito madrileño de Usera para "denunciarle".

Yihadismo en Internet

Después de los interrogatorios de la fiscal y la defensa de Karim I.S., ha tomado la palabra el presidente del tribunal, el magistrado Julio de Diego, para preguntar a la inspectora directamente si según su criterio, el acusado había "pasado a la acción".

La testigo ha explicado que el joven trató de hacerlo durante el viaje, en el que está convencida de que quería pasar a Siria para unirse a las filas del Estado Islámico, pero finalmente no pudo porque se quedó sin dinero y no tenía los "contactos adecuados".

"Pero en su actividad en Internet sí que había pasado a la acción. Se había ido instruyendo y pasó a difundir ese mensaje por las redes sociales. Yo creo que se consideraba un soldado del califato. No sólo hay yihad en el campo de batalla, también está la yihad en Internet", ha remarcado ante el tribunal.

COMPARTIR: