27 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La empresa de María José Álvarez se sirvió de un detective para probar que la empleada "cuidaba a su bebé durante la baja y no al ganado como debía"

El Grupo Eulen de nuevo en la picota: Condenado por despedir por razon de sexo a una veterinaria

Eulen ha sido condenada por el despido de una trabajadora.
Eulen ha sido condenada por el despido de una trabajadora.
El conocido grupo Eulen afronta su segunda condena por discriminación por razón de sexo. Ahora acaba de despedir irregularmente a una veterinaria rural en Castilla y León. Echó a la trabajadora, que estaba de baja por una tendinitis de Quervain, por "transgredir la buena fe contractual". La compañía había utilizado a un detective privado para espiar y controlar a la chica mientras ésta no trabajaba y cuidaba a su bebé "mientras no hacía lo propio con el ganado".

Eulen, la empresa presidida por María José Álvarez, ha vuelto a ser condenada por discriminación por razón de sexo. La compañía de servicios despidió a una veterinaria rural en Castilla y León a la que ya había intentado despedir ya en otra ocasión. Para lograr su objetivo, la compañía utilizó la información que le proporcionó la mutua MC Mutual, que a su vez,  había contratado un detective privado que mostraba a la mujer cuidando de su bebé y realizando otras tareas como la compra diaria.

Tras analizar las pruebas, la empresa Eulen ha sido condenada. Todo porque la trabajadora fue despedida bajo lajustificación que "si cuida su bebé lactante, también puede ocuparse del ganado". Una condena que se suma a otra anterior también por vulnerar el principio de igualdad en el despido de esta empleada.

La empresa Eulen que preside María José Álvarez intentó despedir dos veces a la veterinaria. 

El último en dictar esta dura sentencia contra Eulen ha sido el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León. En concreto, la Sección 1 de la Sala de la Social de Valladolid. Los tres magistrados confirmaron en su sentencia, publicada el pasado 2 de octubre, la ciitada condena por despido nulo. Fue firmada inicialmente en mayo de 2018 por el juez Juan Gabriel Álvarez Rodríguez, titular del Juzgado de lo Social número 2 de León.

Ahora, los tres magistrados respaldan esta decisión. Existió una discriminación por parte de la empresa presidida por María José Álvarez, por razón de sexo, "ya que existe una especial protección legal para las trabajadoras en su embarazo y su posterior maternidad", razón por laque los jueces procedieron a anular el despido por este motivo.

Dos intentos de despido

La trabajadora despedida era empleada de Eulen desde enero de 2014 y ejercía de veterinaria de campo. Según la sentencia, la mujer realizaba "programas de vigilancia, prevención, control y erradicación de enfermedades de los animales en el territorio de la Comunidad de Castilla y León", servicio adjudicado a Eulen "en virtud de diversas contratas suscritas con la Junta de Castilla y León".

En diciembre de 2014, Eulen  intentó despedir a la empleada por primera vez cuando estaba embarazada, pero la empresa acabó readmitiéndola  en un acto de conciliación al que acudió la empleada. La veterinaria estuvo de baja por vómitos en el embarazo y después  por una lumbalgia hasta que llegó su permiso de maternidad, al que acumuló el permiso de lactancia.

La mujer causó baja de nuevo por "tendinitis de Quervain" cuando iba a reincorporarse en su puesto, diagnosticada tras su maternidad y por la que tuvo que ser intervenida en quirófano, según la sentencia.

Eulen acabó despidiendo  a la trabajadora por la vía disciplinaria el 12 de octubre de 2016 con el argumento de que la veterinaria había "defraudado" a la empresa y que había incurrido en la transgresión de "la buena contractual".

Vigilada por un detective

La empresa reforzó su posición ante el despidio con pruebas aportadas por la mutua MC Mutual que contrató a un detective privado para vigilar a la trabajadora durante su baja a la que fotografió realizando actividades como cuidar a su bebé o haciendo la compra. Según la muta, la empleada había incurrido en una causa de suspensión de su prestación de baja.  

La veterinaria recurrió en los tribunales la suspensión de la prestación de baja por parte de la Mutua, en un procedimiento en el que MC Mutual ni se presentó al juicio, por lo que la demanda fue estimada. La empresa colaboradora de la Seguridad Social tampoco recurrió la sentencia. 

Los tres magistrados han coincidido en su decisión. 

La veterinaria demandó a Eulen por despido y ha ganado la batalla a la empresa que preside María José Álvarez.  El magistrado de primera instancia condenó a Eulen por despido nulo y estimó que la empresa había aplicado una represalia contra la veterinaria, por evitar el primer despido de 2014, así como que había vulnerado el principio de igualdad al discriminar por razón de sexo a la trabajadora.

Recurso fallido

Insatisfecha con el resultado, Eulen recurrió la sentencia y de nuevo la justicia ha fallado en favor de la trabajadora. La sentencia de Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León,  como recoge Diario La Ley, confirma  que Eulen insistió en que "la única y exclusiva causa por la que se procedió a la extinción del contrato de la actora fue su actuación fraudulenta, y no su estado de gestación previo o su posterior maternidad".

Además, los magistrados han reprochado la actitud de la empresa por presentar como prueba pericial "la que se describe como la actora desarrollaba una vida ordinaria con su hija menor" lo que "no es, como se pretende, sinónimo de fraude en el acceso a la situación de baja laboral".

COMPARTIR: