20 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Cinco de los siete investigados por los brutales asesinatos se enfrentan a condenas de prisión permanente revisable

'El Tapita', acusado en el crimen de Dos Hermanas, fue condenado por un robo con fuerza

Protesta pidiendo justicia por el triple crimen de Dos Hermanas
Protesta pidiendo justicia por el triple crimen de Dos Hermanas
Uno de los acusados por el triple crimen de Dos Hermanas, David Hurtado Pino, alias 'El Tapita', ya fue condenado a seis meses de cárcel anteriormente por un delito de robo con fuerza. El monitor de boxeo investigado por los tres asesinatos de Mehmet Demir, su pareja Sandra Capitán y la hija de esta, Lucía Begines, de seis años, se enfrenta a prisión permanente revisable por estos hechos ocurridos en 2017.

David Hurtado Pino, alias ‘El Tapita’, fue condenado a seis meses de prisión por un robo con fuerza en las cosas cometido en el año 2015, por violentar un coche de la marca jaguar y apoderarse de objetos que había en su interior.

Así lo acredita la nueva documentación aportada a la causa, donde se refleja que el 12 de agosto de 2015 El Tapita fue sorprendido en la calle Arroyo de Sevilla con una furgoneta en cuyo interior guardaba, entre otros efectos, una máquina para contar monedas y una mochila de la que él y su compañero se habían apoderado el día anterior del interior del coche. Además, llevaban “otros numerosos enseres de procedencia no acreditada”, según la sentencia que le condenó a seis meses de cárcel.

crimen_dos_hermanasDos de los acusados por el crimen de Dos Hermanas acudiendo al juzgado

El Tapita fue juzgado por este robo el 20 de diciembre de 2017, tres meses después del triple crimen de dos hermanas donde murieron el ciudadano turco Mehmet Demir, su pareja Sandra Capitán y la hija de ésta última, Lucía Begines, una niña de seis años. Las tres víctimas fueron asesinadas y enterradas en una fosa de sosa cáustica en una vivienda de la calle Cerro Blanco de la localidad nazarena.

Por el triple crimen de Dos Hermanas, las acusaciones piden para El Tapita y otros cuatro procesados -El Pollino, su padre, su madre y su esposa- tres condenas de prisión permanente revisable. La Fiscalía considera a Ricardo García Hernández, conocido como el 'Pollino'; a su padre, Ricardo García, alias 'el Cabo'; la mujer del 'Pollino', Elisa Fernández; el monitor de boxeo David Hurtado Pino conocido como 'el Tapita' y su amigo José Antonio Mora Bataller alias 'Quino', presuntos autores de tres delitos de asesinato.

 

A todos ellos se les pide tres condenas de prisión permanente revisable. Por otra parte, a la investigada Manuela M.O. se le considera presunta autora en calidad de cómplice de uno de los asesinatos y por ello se le pide una pena de 16 años, mientras que Joaquina H.J., madre y esposa del 'Pollino' y el 'Cabo', respectivamente, se le acusa de encubrir los tres asesinatos y se le reclama una pena de siete años.

Torturadas y tiroteadas

Los hechos se remontan al 16 de septiembre de 2017, cuando supuestamente Ricardo García Hernández, alias el 'Pollino’ en compañía de otros tres detenidos, retuvieron en casa de éste al ciudadano turco Mehmet Demir, de 55 años, por una deuda relacionada con el narcotráfico. Lo golpearon y torturaron. Después, la mujer del 'Pollino’, Elisa Fernández, convenció mediante engaños a Sandra Capitán, de 26 años y embarazada de tres meses, para que fuese a la casa junto con su hija, Lucía Begines, de seis años, fruto de una anterior relación.

A ellas dos también las torturaron y ejecutaron con un arma de fuego. La niña tenía un fuerte golpe en el pecho. Ella fue la primera en morir, le dispararon en la cabeza y arrojaron todavía con vida a una fosa séptica rellenada con sosa cáustica y excavada en el jardín de la casa de la localidad sevillana de Dos Hermanas, donde tuvieron lugar los hechos. Luego dieron cinco tiros en la cabeza a Sandra y por último mataron a Mehmet de un solo disparo.

Por la tarde del mismo día llamaron a una hormigonera y rellenaron con cemento armado el hueco donde habían dejado los cadáveres, convenciendo a los empleados del camión para manejar ellos mismos la manguera y que no pudieran ver el lugar exacto donde echaron siete metros cúbicos de cemento en la tumba de los tres asesinados. Para terminar de encubrir el macabro crimen organizaron una barbacoa y una fiesta en el jardín con música muy alta. Todo por una deuda relacionada con el narcotráfico.

A pesar de que ‘el Pollino’ negó los tres crímenes, la juez sostuvo en el auto en el que envió a prisión al último de los cinco detenidos que fue Ricardo García Hernández quien “ejecutó” a las tres personas, de acuerdo con la investigación realizada por el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional.

sandra_y_lucia_crimen_dos_hermanas

Sandra Capitán y Lucía Begines 

Según las autopsias, las tres víctimas presentaban hematomas por diversas partes del cuerpo, propios de haber sufrido “brutales agresiones” ante mortem, “destacando especialmente por su crudeza e importancia, un gran hematoma que presentaba la niña en el pecho, compatible a juicio de los médicos forenses con un fuerte golpe”.

El Pollino confesó inicialmente el triple crimen cuando fue detenido en diciembre de 2017, pero en enero de 2018 se retractó de esta declaración por la que probablemente se enfrentará a la pena de prisión permanente revisable que actualmente contempla el artículo 140 del Código Penal, que establece que el delito de asesinato será castigado con esta pena cuando concurran algunas circunstancias, la primera de ellas, que la víctima sea menor de 16 años, o se trate de una persona especialmente vulnerable “por razón de su edad, enfermedad o discapacidad”.

En su primera declaración, el Pollino confesó los crímenes al afirmar que “se tiroteó” con el turco por una deuda que tenía con él, pero cuando compareció por segunda vez ante la instructora, cambió radicalmente su versión, ofreciendo otra versión en la cual él habría llegado a la escena del crimen cuando ya estaba consumado, ya que habría alquilado la casa a  otro de los implicados, David Hurtado Pino, ‘el Tapita’, y su amigo José Antonio Mora Bataller –que se entregó voluntariamente a la Policía- y un tercer individuo que no ha sido localizado todavía. Las investigaciones policiales no le dieron la razón y todos están en prisión.

COMPARTIR: