28 de febrero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se está a la espera de que se determinen las causas y la cuantificación de los daños para las indemnizaciones a abonar por los efectos de la explosión

Incendio de La Paloma: Los propietarios del inmueble tendrían que asumir la responsabilidad civil del siniestro

Destrozos por la explosión de gas en calle Toledo de Madrid
Destrozos por la explosión de gas en calle Toledo de Madrid
El edificio siniestrado de la calle Toledo de Madrid, a consecuencia de una explosión de gas, cuenta con un seguro contratado con la compañía UMAS Mutua de Seguros. El suceso continúa en fase de investigación por parte de los peritos, bomberos y policía judicial para determinar la causa de la explosión por escape de gas y decidir si los propietarios tienen que asumir la responsabilidad civil derivada del incidente que produjo la muerte a cuatro personas y una decena de heridos.

La investigación de la explosión de gas que se produjo el pasado 20 de enero en la casa parroquial de La Paloma, situada en la calle Toledo 98, de Madrid, con la muerte de cuatro personas y una decena de heridos continúa su cauce por parte de los peritos, bomberos y policía judicial para determinar la causa de la explosión por escape de gas  como ha venido informando Elcierredigital.com

También se está a la espera de determinar a quién corresponde hacerse cargo de  la responsabilidad civil por las consecuencias del suceso aunque, a priori, se considera que esta podría recaer en los propietarios del edificio, que tendrían que responder ante los fallecimientos y personas heridas, las propiedades, vehículos y demás bienes afectados, así como de los destrozos ocasionados por la explosión.

Según ha podido saber elcierredigital.com, el edificio, que albergaba una casa parroquial, está asegurado con UMAS Mutua de Seguros, una compañía aseguradora ligada a entidades religiosas y de ámbito solidario, desde la que se asegura estar trabajando para esclarecer las circunstancias de la explosión y valorar el impacto de los daños causados a través de su equipo técnico. Aunque, hasta el momento, no han trascendido las coberturas exactas incluidas en el contrato de seguro, es previsible que la póliza pueda cubrir la totalidad o al menos gran mayoría de daños e indemnizaciones. Asimismo, se ha sabido que las obligaciones de mantenimiento de la instalación están en regla.

Responsabilidad respecto al edificio 

Lo habitual, en estos casos, es que el seguro cubra la reparación y reconstrucción del daño del inmueble, gastos de demolición, desescombro e, incluso, una cuantía destinada a favorecer el alojamiento a los afectados así como los gastos de extinción de fuego y auxilio a los afectados. La cobertura respecto de explosiones no distingue en atención del origen de estas, otra cuestión es que ésta pueda cubrir dichos gastos, ya que, en caso de que no sea suficiente el importe cubierto por el seguro, nadie se encargaría de los demás gastos (el propietario no podría reclamar la restante responsabilidad  pues él mismo sería el responsable).

Estado actual del edificio

Propiedades afectadas, vehículos y otros bienes

En estos casos, hay que distinguir la situación que se produce cuando el bien que ha sufrido el menoscabo está asegurado o no, por tener diferentes posibilidades de actuación. En realidad, el responsable civil sería el mismo y se le podría reclamar en todos los casos extrajudicialmente o, en su defecto, en vía judicial.

Si se trata de un piso, local o edificio cabe la posibilidad de realizar la reclamación al seguro de propiedad para que haga las correspondientes gestiones y se encargue de reclamar la reparación de daños al causante, incluso, pudiendo realizar el propio seguro la reparación de manera inmediata y después encargarse de las gestiones de reclamación al responsable civil y su seguro.

En el caso del vehículo, el seguro a todo riesgo cubrirá el siniestro (sin perjuicio de que después se lo reclame al responsable civil). Si este se tiene a terceros, no se podrá disponer de dicha cobertura. Caben posibilidades intermedias como, por ejemplo, disponer de un seguro a terceros con cobertura de lunas, en cuyo caso sí estará incluida la reparación o sustitución de las mismas.

Fallecimiento y lesiones

Con independencia de la posible existencia de un seguro de vida y sus condiciones concretas, existe una responsabilidad civil directa. Una vez confirmado a quien le corresponde la responsabilidad, previsiblemente al propietario del edificio, como ya se ha señalado, deberá ser satisfecha en primer lugar por el seguro del edificio y en segundo término por los bienes del propietario incluyendo evidentemente el edificio en el que se produjo la explosión.

Se habla mucho del Consorcio de Compensación de Seguros pero, en este caso, a priori, no cubriría la responsabilidad derivada de la explosión por no ser una de las causas que entran en el ámbito de aplicación del seguro de riesgos extraordinarios.

Lo más lógico sería que el Ayuntamiento de Madrid y restantes administraciones competentes pudieran prestar el apoyo y la ayuda que sea posible a los afectados, dada la gravedad de lo ocurrido, aunque, de momento, no se ha confirmado nada a este respecto.

 

 

 

COMPARTIR: