18 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Existe hasta un 80% de incumplimiento de la Ley Antitabaco en estos espacios semiabiertos y la Generalitat catalana quiere aumentar las prohibiciones

La guerra antitabaco acecha a las terrazas de los bares, donde en la mayoría de ellas se incumple la Ley

Carmen se ha sentado en una mesa en la madrileña Plaza de Santa Ana, la imagen es de las más típicas de Madrid: niños jugando en la Plaza mientras ella pasa un rato de la tarde disfrutando de una caña. Sin embargo, no todo son comodidades en una de las zonas de “terraceo” más clásicas de Madrid. El sabor de la cerveza se pierde con la llegada de un intenso y espeso humo de tabaco. Y es así en la mayoría de ellas, aunque la legislación prohíbe fumar en muchas de las terrazas establecidas.

Carmen es solo una de las españolas que se ve afectada por el aumento del consumo de cigarrillos. La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria asegura en su informe de 2018 que el número de los fumadores en España superan ya el 23% de la población. Con esta cifra, el control impuesto al tabaco  hace más de una década se ha complicado. La misma Institución detectó que el 62% de los usuarios considera que la ley no se cumple.

Andrés Zamorano, presidente Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo, ha explicado que la población de fumadores no asciende a más del 25% del total y “el resto del 75% debemos enfermarnos con el humo”. No obstante, las opiniones son encontradas en el sector: Daniel dirige un bar en una calle cercana al centro de Madrid y explica que en su caso, el local está dividido por una cristalera que permite establecer una pequeña terraza dentro del local.  

“Aunque solo tenemos cinco mesas, suelen ser las que se llenan primero, incluso en invierno. La gente que va a tomar una copa suele preferirla porque se puede fumar” explica el hostelero, que añade que “el proyecto inicial era permitir que los fumadores puedan estar sentados sin mayor problema”.

Las limitaciones impiden fumar en terrazas cerradas.

Por otro lado, Rocío, gestora de un bar próximo al de Daniel considera que el hecho de fumar en una terraza debería estar “prohibido”. “Es una actitud que roza en lo asqueroso” asegura la hostelera, que explica  que en su bar no está permitido fumar. “Cuando alguien quiere fumar, debe salir fuera del local. Aun así, tenemos que limpiar colillas al terminar el cierre”.

Sobre el asunto, elcierredigital.com ha contactado con Salut de la Generalitat de Cataluña, sobre la ley que  prohibirá fumar en instalaciones deportivas al aire libre, en el exterior de las paradas de transporte público y vehículos privados, han explicado que “se está avanzando para poder tenerla lista a mediados del año que viene”.

Por otra parte, sobre la propuesta de prohibir fumar en las terrazas, tal y como dijo en julio el secretario de Salut Pública, Joan Guix, “se trata de una propuesta” y se está trabajando al respecto para tratar de contar con el consenso de los agentes implicados.

Además, la institución ha explicado que buscarán llegar al máximo consenso con todos los implicados, especialmente los hosteleros que podrían ser las más afectadas, ya que algunos consideran que las terrazas han crecido, gracias a las autorizaciones de consumo de tabaco.

“En esta terraza no se puede fumar”

Aunque las terrazas están ampliamente relacionadas con el tabaco, no en todas se puede fumar. La misma ley sobre consumo de trabajo establece varias limitaciones. Entre ellas, que no se puede fumar en terrazas cerradas, es decir, aquellas que no se encuentran en la calle, sino que surgen de reformas dentro del local. Según Guix, esta área  “donde más se incumple la ley porque quizá no hemos vigilado suficiente”.

Elcierredigital.com ha podido comprobar que este tipo de irregularidades son comunes en la Madrid. No obstante, en la mayoría de los casos, los hosteleros desconocen este tipo de medidas. Las autoridades sanitarias coinciden en que el problema se debe a la falta de control.

Las terrazas abiertas suelen permitir fumar.

Este periódico contacto en varias oportunidades con el Ministerio de Sanidad, pero no ha facilitado información alguna sobre las medidas que pretenden tomar en la comunidad autónoma. Sin embargo, la ministra en funciones María  Luisa Carcedo se ha referido en varias ocasiones a la ley de tabaco, que considera como “buena”.

Carcedo ha considerado que debe mejorarse la aplicación de la ley, modificada en 2010, y que se incumple en un 80%, según un estudio de la Universidad de Alcalá.

COMPARTIR: