20 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Desde este verano hasta siete condenados por asesinato, violación, atracos y secuestros han escapado sin problemas

El sistema penitenciario español en entredicho: se fuga otro preso peligroso de la cárcel de Tenerife durante un permiso

Juan Carlos Gámez García, el asesino huido de la prisión de Tenerife II
Juan Carlos Gámez García, el asesino huido de la prisión de Tenerife II
Una nueva fuga de un reo peligroso pone en entredicho las medidas de seguridad el sistema penitenciario español. Esta vez, un hombre que cumplía condena en la prisión de Tenerife II por el asesinato de un soldado en 2007 ha escapado mientras disfrutaba de un permiso. La lista de reos que han huido de las cárceles durante permisos o traslados por motivos médicos sigue alargándose desde este verano y son ya siete los presos que lograron escapar de la justicia.

El último caso ocurrió el pasado 21 de noviembre con la fuga de Juan Carlos Gámez García, condenado a 17 años de prisión por el asesinato con alevosía de un soldado en el año 2007 en la isla de El Hierro, tras haberse visto involucrado en una pelea en un bar. Este preso no acudió al centro penitenciario Tenerife II después de haber disfrutado de un permiso ordinario.

Se trata de un preso peligroso, por el delito que cometió y por tener antecedentes esquizofrénicos. Se sospecha que no está tomando el tratamiento médico y por ello se le considera un preso potencialmente peligroso.

Las sospechas de la Policía indican que, aunque el preso se encuentra en paradero desconocido por el momento, lo más probable es que continúe escondido en la isla de Tenerife.

Desde este verano ya son siete los reos que han logrado burlar las medidas de seguridad de los traslados desde los centros penitenciarios en los que cumplen condena al hospital y viceversa, así como los que han aprovechado permisos de libertad temporal para desaparecer. A continuación, repasamos todos los casos.

Fugados en traslados

A principios de este mes, el alunicero condenado por secuestro y asesinato, Roberto Izquierdo Riego, más conocido como ‘El Ruso’ se escapó de la cárcel de Valdemoro (Madrid) aprovechando un traslado al Hospital 12 de Octubre para una revisión médica. ‘El Ruso’ iba custodiado en un furgón de la Guardia Civil, cuando, al llegar a las puertas del centro sanitario, un vehículo BMW con tres ocupantes se colocó al lado del coche policial. Los cómplices del preso rociaron con un extintor a los agentes que iban dentro del vehículo y ‘El Ruso’ pudo escapar en el coche de sus liberadores.

el_ruso

'El Ruso'

En casos como estos, es difícil diagnosticar qué es lo que ha podido fallar en el proceso de traslado y custodia de los presos. Fuentes de la Guardia Civil aseguran que “como en todos los casos se abre una investigación a nivel interno por si se ha podido cometer errores. Se estudia cada caso por si hay que tomar algún tipo de prevención, pero siempre hay situaciones imprevisibles”.

Otro caso similar es el de Benito Ortiz Perea, el peligroso atracador de bancos que huyó de la cárcel zaragozana de Zuera el pasado 29 de agosto, aprovechando un traslado desde el Hospital Miguel Servet. Un mes y cuatro días después de su huida fue localizado y detenido. En este caso, las medidas de seguridad para prevenir este tipo de situaciones pudieron no ser suficientes.

Benito

Benito Ortiz Perea

Desde Prisiones aseguraron entonces que la fuga se había producido en el momento en el que los agentes de la Guardia Civil se distanciaron para aparcar el vehículo. Sin embargo, fuentes penitenciarias consultadas afirmaban que la huida se produjo por la dejación de los agentes en su labor de protección y apuntaban a que podría haber sido una fuga planeada por el hecho de que una de las puertas de la cárcel por donde escapó se encontraba abierta.

Fugados durante permisos temporales

En España la concesión de permisos ordinarios requiere de una valoración técnica que tenga en cuenta la evolución y el pronóstico en cada caso concreto. A partir de esto, se elabora un informe y es la Junta de Tratamiento la que acuerda si concede o no el permiso solicitante. En caso de concederse, el interno solicitante necesita la autorización del Centro Directivo o la del Juez de Vigilancia Penitenciaria para poder salir.

La finalidad de esta medida es la resocialización de los delincuentes que pueden acceder a este tipo de permisos, es decir, presos de 2º y 3º grado de tratamiento que tengan la cuarta parte de la condena cumplida y que mantengan una buena conducta, entre otros requisitos.

A pesar de estas medidas de control y seguimiento, es inevitable que existan casos en los que ciertos presos quebranten estos permisos y eludan a la justicia.

santiago

Santiago Izquierdo Trancho, el 'malamadre' de las cárceles españolas

Tal es el caso de Fernando Iglesias, condenado a 54 años de cárcel por asesinar a su esposa y a sus hijas en 1996 y que lleva sin aparecer por la prisión de Pereiro de Aguiar (Ourense) desde el 11 de agosto después de salir por un permiso penitenciario de dos días.

En Galicia también tuvo lugar la escapada de Iván Añón Botana, huido desde el 10 de octubre del centro penitenciario de Texeiro (A Coruña). Añón cumplía una condena de 27 años por asesinar a un joven de un disparo en la cara. En el año 2006, fueron necesarios 80 agentes para sacarlo a él y a dos de sus primos de sus respectivas casas y detenerle.

guillermo

Guillermo Fernández Bueno, autor del 'Crimen del Acua'

Guillermo Fernández Bueno, el autor del ‘Crimen del Acua’ y Santiago Izquierdo Trancho, el preso conocido como el ‘malamadre’ de las cárceles españolas, completan la lista de delincuentes fugados aprovechándose de este tipo de premisos ordinarios. Huyeron de la misma manera que los anteriores, aunque los cuerpos de seguridad consiguieron detenerles tiempo después.

COMPARTIR: