19 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Francisco Mejías huyó durante el último permiso de 2018 de la prisión de San Bartolomé de Tirajana, en Las Palmas de Gran Canaria

Otro agujero más en el sistema penitenciario español: se busca un preso fugado que asesinó a su mujer delante de sus hijos asestándole 30 puñaladas

Francisco Mejías, el preso condenado por matar a su mujer delante de sus hijos, ha huido durante un permiso
Francisco Mejías, el preso condenado por matar a su mujer delante de sus hijos, ha huido durante un permiso
Francisco Mejías cumplía condena por asesinar a su mujer propinándole 30 puñaladas delante de sus hijos. Se ha fugado durante un permiso concedido a pesar de contar con dos dictámenes en contra. Otras dos mujeres tienen una orden de alejamiento sobre él, para las que ya se han establecido medidas de protección.

El 2018 no ha sido el mejor año para el sistema penitenciario español. A las protestas de los funcionarios de prisiones por las numerosas agresiones que sufren y por la mejora de sus condiciones laborales, se suman las contínuas fugas de reclusos peligrosos, bien durante permisos o bien en traslados a hospitales.

La última huida la ha protagonizado Francisco Mejías González, condenado en el año 2004 por asesinar a su mujer, Fabiola González, en el municipio grancanario de Telde propinándole 30 puñaladas delante de sus hijos. Mejías fue condenado a 19 años de cárcel y a otros 25 años sin poder acercarse a sus hijos.


Francisco Mejías González, el preso que se haya en busca y captura. (Canarias 7).

Después de que le concedieran un permiso penitenciario, el asesino salió de la prisión de Las Palmas II y no ha vuelto a aparecer, algo que tenía que haber ocurrido el 27 de diciembre, tal y como lo informó la delegada del Gobierno en Canarias, Elena Máñez, a las fuerzas de seguridad.

Dos dictámenes en contra y dos mujeres en peligro

El permiso que se le concedió a Mejías González fue aprobado a pesar de contar con dos dictámenes en contra, emitidos por parte de la juez de vigilancia y por parte del centro penitenciario, según indicó Máñez. Sin embargo, el preso recurrió y obtuvo el aval de la Audiencia Provincial para disfrutar de estos días fuera de la cárcel. Francisco Mejías también cuenta con dos órdenes de alejamiento sobre otras dos mujeres, por lo que, tras conocerse su fuga, se han establecido medidas de protección para ambas.

Mejías González fue juzgado por un tribunal popular, el cual dictó en octubre de 2005 un veredicto de culpabilidad al considerar que cometió un delito de asesinato con agravante de ensañamiento y apreciar la atenuante de confesión, es decir, arrepentimiento espontáneo.

Aunque los informes forenses hablaban de un trastorno mental transitorio, el tribunal popular no les dio crédito y consideró que cuando el asesino mató a su mujer a puñaladas lo hizo en plena consciencia de la ilicitud de su acción.

COMPARTIR: