20 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Sentencia de la Audiencia Provincial de Las Palmas: prohibido acercarse a menos de 500 metros e indemnizar con 123.000 euros

Condenado a 13 años de cárcel un policía nacional por intentar matar a su esposa a puñaladas en Canarias

Polcías nacionales en Canarias.
Polcías nacionales en Canarias.
La Sección segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha impuesto una condena de 13 años de prisión al agente de la policía nacional que intentó matar a su exmujer en Telde (Gran Canaria) en el año 2017, según informó este jueves el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias condena a 13 años de prisión por tentativa de asesinato al agente al que también le impone la privación de la patria potestad de su hijo menor de edad, la inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena y la prohibición de comunicarse de forma alguna con la víctima o acercarse a menos de 500 metros a ella durante 23 años.

También deberá indemnizar a su expareja con 123.000 euros y, detalla la sentencia, se le descontará de la pena el tiempo que haya estado en prisión preventiva. Ante la sentencia cabe recurso de apelación ante la Sala de lo Civil y Penal del TSJC.

Fachada del Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

El Tribunal ha considerado probado que el condenado, durante una conversación sobre los detalles de su separación, abordó a su ex mujer en la cocina "por la espalda", golpeó su cabeza "repetidamente contra los muebles de la cocina" y la golpeó con "patadas y puñetazos" mientras gritaba: "¿Esto es lo que querías?, ¿dejar un hijo huérfano?" "Cogió un cuchillo y apuñaló a la madre de su hijo hasta que el cuchillo se dobló por completo, cogiendo un segundo cuchillo para continuar apuñalándola", relata la sentencia.

La víctima de la agresión intentó escapar sin éxito y hasta que la Policía logró entrar en la vivienda, "11 minutos después", el condenado "clavó repetidamente el cuchillo en cuello, espalda, cabeza, brazos, tórax y piernas".

"Esta acción la llevó a cabo mientras su hijo lloraba a escasos metros en su cuna y escuchando que varios vecinos y su propio padre golpeaban la puerta de la entrada", incide el texto judicial.

El condenado llegó a asestar a la víctima hasta un total de 64 heridas incisivas, de las que las más graves fueron 26 en tórax, abdomen y región dorsal,  cinco en el cuello, cabeza y nuca; 14 heridas en los brazos y cinco heridas en un muslo.

COMPARTIR: