24 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Aunque el pronóstico del diestro es positivo, su entorno duda de su participación en la Feria de San Isidro en las fechas programadas en junio

Novedades en el caso Antonio Ferrera: Hallan el cadáver de un hombre bajo el puente del río Guadiana donde cayó el torero, que sigue hospitalizado

Operativos en el puente donde ha aparecido el cadáver de un hombre y donde cayó el torero Antonio Ferrera
Operativos en el puente donde ha aparecido el cadáver de un hombre y donde cayó el torero Antonio Ferrera
Mientras el diestro Antonio Ferrera sigue ingresado en el Hospital Universitario de Badajoz, un hombre ha aparecido muerto en el mismo Puente de la Autonomía sobre el río Guadiana desde el que cayó el torero. Ferrera está en planta y fuera de peligro y la afición espera saber si podrá participar o no en en la Feria de San Isidro en Madrid.

El torero pacense Antonio Ferrera se encuentra estable y siguen en planta en el Hospital Universitario de Badajoz. Ferrera está fuera de peligro completamente y nadie confirma ni desmienten los posibles motivos que llevaron al matador a acabar en las aguas del Guadiana tras precipitarse desde un puente.

En los últimos tiempos, según ha podido saber elcierredigital.com el diestro ha tenido problemas económicos y de índole sentimental.  Mientras, la afición espera saber si el torero podrá participar o no en en la Feria de San Isidro en Madrid. De momento, su nombre sigue confirmado par los carteles de los días 1, 6 y 7 de junio, aunque su entorno guarda reservas sobre si podrá estar o no en condiciones de asumir estos compromisos. 

El diestro fue trasladado al Hospital Universitario de Badajoz el martes por la mañana con síntomas de hipotermia y ansiedad, tras ser rescatado por los bomberos del parque municipal de las aguas del río Guadiana, a las que se precipitó desde el puente de la Autonomía.

Todo parece indicar que la caída no habría sido accidental y sus más cercanos siguen a su lado y con extrema preocupación ante la situación. El maestro padecía síntomas de hipotermia, así como un ataque de ansiedad cuando llegó al hospital, pero su estado fue estable desde el primer momento y su vida no corrió peligro en ningún momento. El torero habría caído en una zona del río Guadiana de bastante profundidad desde el puente de la Autonomía, el más alto de la zona.

Los bomberos del parque de Badajoz fueron quienes rescataron al diestro extremeño bajo el Puente de la Autonomía. Ferrera estaba consciente en todo momento y fue trasladado al Hospital Universitario de Badajoz, donde quedó ingresado. Dos bomberos de los seis se lanzaron al agua para rescatarlo.

Antonio Ferrera. 

En el año 2015 tuvo que cortar la temporada por una fractura en el brazo izquierdo. Su entorno asegura que fue entonces cuando el maestro comenzó a travesar un duro bache psicológico. El toreo le ayudó a salir de él en aquel momento, logrando reaparecer en 2017 y desde entonces ha firmado artísticas faenas que han dejado huella en plazas como Sevilla, Madrid, México, Málaga, Olivenza, entre otras muchas.

Una carrera meteórica

Antonio Ferrera nació en Ibiza el 19 de febrero de 1977 pero está afincado en la localidad pacense de Villafranco del Guadiana y se considera extremeño a todas luces. Ferrera se ha convertido en uno de los toreros de la región más queridos por la afición, merced a sus triunfos en el albero y a su entrega siempre que se viste de luces.

Debutó en público el 15 de agosto de 1993 en la localidad francesa de Dax, con novillos de Baltasar Ibán. Debutó con caballos el 5 de febrero de 1995 en Zaragoza, con novillos de Sánchez Arjona y La Quinta y Mari Paz Vega y Luisito en el cartel. Debutó en Las Ventas el 21 de abril de 1996 con novillos de La Quinta, tarde en la que sufrió una grave cornada y acompañado en el cartel por Niño Belén y Carlos Pacheco.

Tomó la alternativa el 2 de mayo de 1997 con toros de Victorino Martín, actuando como padrino Enrique Ponce y ejerciendo como testigo Pedrito de Portugal. Confirmó su alternativa en Las Ventas dos años después, el 28 de marzo de 1999 con toros de Carriquiri y Miguel Rodríguez como padrino y Javier Vázquez como testigo.

Un muerto en el mismo lugar

En la zona del Guadiana donde fue rescatado Antonio Ferrera los trabajadores de Tragsa, la empresa que se encarga de la retirada del camalote por encargo de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, encontraron el jueves 16 de mayo el cadáver de un hombre.

El hallazgo fue realizado mientras utilizaban la lancha motora que les permite desplazarse por el río. En un primer momento vieron una pierna que flotaba en el agua. Pensaron que se trataba de un maniquí, pero al aproximarse constataron que era una persona.

Los operarios de Tragsa dieron la voz de alarma a las 12.55 horas y rápidamente se desplazaron a la zona los agentes de la Policía Local y Nacional que se encontraban de servicio. También los especialistas de la policía científica, que tomaron imágenes del lugar del hallazgo y realizaron un primer análisis del cadáver.

El cuerpo permaneció en la zona durante una hora y finalmente fue introducido en un furgón funerario que lo llevó al Instituto de Medicina Legal.

El fallecido tenía 72 años de edad y era vecino de Badajoz. Testigos han declarado a la prensa local que se encontraba muy hinchado, por lo que se barajaba la hipótesis de que hubiese muerto ahogado y que, tras permanecer algunos días sumergido, hubiese salido a superficie.

COMPARTIR: