19 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La falta de vigilancia en los cementerios municipalizados hace que aumentan los delitos contra los sepulcros de personajes conocidos

Nuevos actos vandálicos contra las tumbas de La Almudena, como las de 'La Pasionaria', Pablo Iglesias o la División Azul

La tumba de 'La Pasionaria' saboteada / Bernardo Paz.
La tumba de 'La Pasionaria' saboteada / Bernardo Paz.
La falta de vigilancia en los cementerios muncipalizados de Madrid ha fomentado el aumento de los delitos de profanación de tumbas. Sepulcros como el de 'La Pasionaria', Pablo Iglesias o Franco son algunos de los personajes de la historia política cuyas tumbas han sufrido actos vandálicos en los últimos días, como también los sufrieron otros personajes como Lola Flores o la esposa del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. Estos delitos están en aumento en toda España.

Las tensiones políticas en España han llegado también al mundo de los muertos. Hace unos días, en el la parte civil del cementerio de La Almudena en Madrid, aparecían ensuciadas y con pinturas ofensivas las tumbas de los históricos dirigentes de la izquierda española como Pablo Iglesias o Dolores Ibárruri ‘La Pasionaria’. Pero a su vez han aparecido profanadas otras tumbas de otras tendencias políticas, como la de La División Azul franquista que también ha sido objeto de pintadas.

Pablo Iglesias fundó el Partido Socialista Obrero Español en 1879 y falleció en 1925 bajo la dictadura de Miguel Primo de Rivera con la que mantuvo una postura ambigua. Por su parte Dolores Ibárruri presidió el Partido Comunista de España en el exilio hasta 1960. Tras la vuelta de la democracia a España fue diputada en 1977. Doce años después, la histórica política fallecía y era enterrada en Madrid, en el cementerio de La Almudena donde ahora su tumba ha sido saboteada, lo mismo que el mausoleo en el que descansan los restos del fundador del PSOE.

Así mismo, también han aparecido dos banderas republicanas tintadas de negro en el muro que recuerda a ‘Las 13 rosas’, sobrenombre popular con el que se conocen a las 13 mujeres fusiladas en 1939 al acabar la Guerra Civil y que son consideradas símbolo de la represión política que se desató en los primeros años de la dictadura de Francisco Franco.

Sabotaje al panteón de los Caídos en la División Azul / Bernardo Paz

Este sabotaje no solo afecta a tumbas de personas vinculada con la izquierda española, también con las de personas relacionadas con la derecha, que han sufrido este tipo de ataques vandálicos. En agosto de 2017 aparecieron pintadas y mensajes como 'Nazis no', 'Muerte al fascismo' y 'Muerte al Estado' sobre el panteón que recuerda a los caídos de la División Azul. También dibujaron símbolos anarquistas.

La División Azul es el nombre con el que se conoce a la 250 Infantería que luchó en la II Guerra Mundial a favor de los nazis en el frente de la Unión Soviética. Se trataba de un cuerpo de voluntarios comandados por Agustín Múñoz-Grandes, que, de manera indirecta, permitía la colaboración de Franco con las potencias del eje fascista. Días antes a este acto vandálico se profanaron varias sepulturas, además del mausoleo de la familia Calvo-Sotelo. Todos ellos unidos a la derecha política desde los años de la II República.


El monumento a los Caídos de la División Azul, saboteado / Bernardo Paz

El pasado mes de octubre también se profanaba la tumba del general y dictador Francisco Franco ubicada en la cripta del Valle de los Caídos. Se trataba del artista Enrique Tenreiro que justificó su acto calificándolo de acting artístico. Tras ser detenido finalmente no fue imputado por un delito de profanación.

Tanto Pedro Sánchez como la Fundación Francisco Franco han mostrado su condena a estos actos. “Hace 140 años Pablo Iglesias fundaba el PSOE para defender desde la política la libertad, la solidaridad, la igualdad y la justicia. Su memoria guía hoy el trabajo de miles de socialistas. Seguiremos luchando cada día por nuestros valores. Son más necesarios que nunca”,  comunicó al Presidente del Gobierno a través de su cuenta de twitter.

La Fundación Francisco Franco, por su parte, aseguró que condenaba la profanación “de cualquier sepultura, sea de quien sea independientemente de la ideología, de las ideas políticas y de las acciones en vida de la persona cuyos restos mortales están allí sepultados”. En su comunicado, “nos apena el guerracivilismo impulsado por los últimos gobiernos socialistas, que han hecho que la Paz de los muertos, de todos los muertos, los de uno y otro lado, se vea alterada” puntualizaron.

Profanación del nicho de Pablo Iglesias / Bernardo Paz

Más allá de la política, también muchas tumbas han sido profanadas u objeto de actos vandálicos. En agosto de 2017 ocurrió con el panteón que alberga los restos de Lola Flores y su hijo Antonio. También la tumba de María Ángeles ‘Pitina’ Sandoval, la esposa delpresidente del Real Madrid Florentino Pérez, fue saboteada en 2004. En su caso todo apunta a que fue obra de los Ultra Sur, los hinchas radicalizados del Real Madrid.

Alemania donde más profanaciones se producen

En España los datos no son tan preocupantes como en otros países de Europa. En concreto,  Alemania es el país europeo donde más actos de este tipo se producen seguido de Polonia. Sin embargo, la falta de seguridad en los cementerios municipalizados y la creciente polarización política de la sociedad española hacen que cada vez se dan más casos de este tipo delictivo.

Tumba profanada de Franco en el Valle de los Caídos/ Europa Press

Tradicionalmente los cementerios han mantenido un porcentaje de propiedad municipal, muchas veces usado como cementerio civil para los no católicos. Sin embargo, el Consistorio madrileño regido por Manuela Carmena ha tendido a municipalizar al cien por cien los camposantos de la capital de España, con la consiguiente pérdida de seguridad en los mismos.

En nuestro país la profanación de tumbas está penado con condenas de 3 a 6 meses, según el artículo 526 del Código Penal y con indemnizaciones a los afectados. Unas penas mucho menores que en otros países de nuestro entorno, donde se pueden llegar a condenas de bastantes años, como así ocurrió con los Red Skins que profanaron la tumba de la Emperatriz Soraya, en Berlín.

Ahora, el aumento de este tipo de actos vandálicos en España podría llevar una revisión de las condenas que nuestra legislación establece para ellas.

COMPARTIR: