22 de marzo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El cuerpo de la fallecida permanecía arrinconado detrás de un colchón y cartones en un chalé de este municipio

Una ciudadana británica convive con el cadáver momificado de su madre durante más de un año en Istán (Málaga)

Panorámica del municipio malagueño de Istán
Panorámica del municipio malagueño de Istán
La Guardia Civil encontró este fin de semana en una urbanización de Istán (Málaga) el cuerpo sin vida y momificado de la madre de una ciudadana británica en el domicilio de esta. Los primeros indicios apuntan a que la mujer pudo haber muerto hace casi un año. Desde entonces, su hija y su nieta habrían convivido con el cadáver, ocultado tras un colchón y cartones hasta que el exmarido de la difunta descubrió la situación y convenciera a la nieta adolescente para acudir a la Policía.

De hecho, fue la joven la que confesó a los agentes que tenían el cadáver de su abuela en casa. Los vecinos habían alertado varias ocasiones este verano sobre el mal olor que salía del apartamento donde vivía esta familia de origen británico. Pero terminaban achacándolo a las mascotas que tenían en casa. Algunos incluso habían preguntado a la mujer por su madre, al no verla más por el barrio, “ha muerto”, confirmaba con tranquilidad la hija y ahora investigada.

Y era cierto. La fallecida, que ahora tendría unos 71 años, debió de fallecer un día después del  del Día de la Madre británico, que en 2018 se celebró el 11 de marzo. La fecha de esta onomástica cambia cada año.  Es la fecha que la mujer ha facilitado a los investigadores y la que estos barajan como probable, aunque la autopsia deberá ahora establecerla con certeza.

Pero lo que nadie podía sospechar es que el cadáver, reducido a esqueleto y momificado, fuera el foco del olor pestilente que emanaba del piso en cuestión. Un apartamento que la Guardia Civil ha encontrado en total desorden, en especial, la habitación donde encontraron los restos de la anciana todavía vestida y con varios ambientadores consumidos alrededor.

La investigación mantiene abiertas varias hipótesis. La de un móvil económico es la que se prioriza,  aunque no se descartan otras posibilidades. Cobrar la pensión o la imposibilidad de correr con los gastos del entierro podrían haber sido las causas que llevaron a la familia a tomar la macabra decisión de mantener a la anciana, fallecida, en casa.

COMPARTIR: