23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Policía busca a más de seis adolescentes que participaron en la muerte a machetazos del joven de quince años el pasado 5 de febrero en Madrid

El asesinato de Atocha era una "prueba" a menores para entrar en una banda latina

Exclusiva Bandas latinas.
Bandas latinas.
La Policía busca a media docena de menores por su participación en la violenta pelea a machetazos que el sábado 5 de febrero se cobró la vida de un menor de 15 años en el centro de Madrid, en Atocha. La reyerta mortal la protagonizaron dos grupos de jóvenes, la mayoría menores, aspirantes a entrar en las bandas de Trinitarios y DDP mediante una "prueba", según ha podido saber elcierredigital.com en exclusiva.

La Policía busca a media docena de menores por su participación en la violenta pelea a machetazos que el sábado 5 de febrero se cobró la vida de un menor de 15 años en el centro de Madrid. La reyerta mortal la protagonizaron dos grupos de jóvenes, la mayoría menores, aspirantes a ingresar en las bandas de Trinitarios y Dominican Don't Play.

Precisamente por ese motivo, la Policía se está encontrando con dificultades a la hora de identificar a los participantes en la “prueba de ingreso” de los pandilleros. La mayoría de ellos son menores y no estaban fichados como tal por los expertos en bandas juveniles de la Jefatura Superior de Policía.

Con sólo 15 años de edad, Jaime Guerrero murió en un enfrentamiento entre aspirantes de las dos bandas más violentas de Madrid, la de los Trinitarios, con la que se sospecha que tenía alguna vinculación, y la de los Dominican Don’t Play. Se trataba de una batalla más dentro de la guerra abierta que mantienen las dos bandas desde la pelea multitudinaria que protagonizaron en el corazón de Madrid en abril del año 2016. Aquella reyerta se saldó con el asesinato de otro adolescente de 15 años y varios heridos también menores. Desde entonces, las dos bandas llevan practicando su lema de “sangre por sangre, machete y vinagre”.

Banda latina en Madrid.

Ahora, los especialistas de la Policía intentan identificar a los participantes de este último asesinato entre bandas con la ayuda de las imágenes de las numerosas cámaras de seguridad de los establecimientos de una zona tan céntrica como la de Atocha, en Madrid. Sin embargo, la identificación que podría precipitar sus detenciones no fluye tan rápida como quisieran los investigadores de la Jefatura Superior de Madrid.

Aunque la policía ha puesto todo sus recursos y sus esfuerzos en atrapar a los participantes en la reyerta (desde el pasado mes de octubre cuentan con un nuevo grupo de investigación de bandas juveniles que se sumó a los dos ya existentes en la Brigada de Información), se están encontrando con que los sospechosos son adolescentes menores de edad que no estaban “fichados” por la Brigada de Información. Semejante circunstancia ralentiza la investigación, aunque no la pone en peligro.

Precisamente, según ha podido saber elcierredigital.com, los agentes sospechan que la reyerta la protagonizaron adolescentes, la inmensa mayoría menores de edad, que aspiraban a ingresar como miembros de pleno derecho en las dos bandas más violentas. Una acción de violencia relevante que les haría ganar méritos para facilitar su entrada definitiva en uno de los “coros” (agrupaciones de distrito o municipio) de sus respectivas bandas.

Mientras la investigación prosigue, lo que sí ha conseguido la Delegación del Gobierno en Madrid es frenar la actividad de las bandas de forma significativa gracias al dispositivo especial puesto en marcha el pasado jueves. La policía, bajo el empuje de la Delegación del Gobierno, ya había activado, desde el pasado octubre de 2021, medidas de refuerzo para combatir la vuelta de las bandas a las calles tras la pandemia.

Entre ellas, el refuerzo de los grupos de investigadores de paisano de la Brigada de Información que han dado fruto con un centenar de detenidos desde entonces. Sin embargo, la creciente actividad de los pandilleros, que vuelve a situarse en los niveles previos a la pandemia, forzó esta última operación del fin de semana enfocada a algo diferente: el despliegue de policías en las calles, de la Brigada de Seguridad Ciudadana, para identificar pandilleros y requisar armas blancas prohibidas.

Madrid volverá a blindarse contra las bandas el próximo fin de semana

Este exitoso despliegue de 500 policías nacionales en las calles de Madrid durante el pasado fin de semana se pudo llevar a cabo modificando horarios y turnos de policías, algunos voluntarios y otros no, y con un coste apreciable en pago de horas extras a los agentes. La pregunta ahora es ¿hay recursos suficientes para que se repita el próximo fin de semana? La delegada del Gobierno confirma que sí, que habrá nuevo dispositivo policial contra la actividad de las bandas juveniles violentas el próximo fin de semana del 18 de febrero en Madrid, aunque tendrá una naturaleza diferente.

Desde los sindicatos policiales aplauden el éxito del despliegue que ha conseguido frenar la actividad de las bandas, pero temen que se trate de un arreglo temporal. El Sindicato Unificado de Policía exige que se refuercen aún más los grupos de investigadores especializados de la Brigada de Información y se les dote de más medios técnicos como cámaras para las videovigilancias. Igualmente, reclaman un mayor refuerzo de la otra cara del despliegue policial, la de los policías de Seguridad Ciudadana que saldrán a patrullar contra las bandas en las calles.

No se olvida el SUP de denunciar que la reforma de la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana que está fomentando el Gobierno de España no ayuda precisamente al control y la lucha contra las bandas juveniles violentas. La reforma de la llamada “Ley Mordaza”, entre otros asuntos, prevé que se limiten los cacheos policiales con la exigencia de más garantías durante esos cacheos. Según el sindicato, esta medida entorpecería el trabajo policial en la lucha específica contra las bandas. Lo explica el portavoz del SUP, Carlos Morales: “Si la nueva Ley nos impide hacer varios cacheos simultáneos, si nos obliga a cachear de forma individual, sin descubrir grandes partes del cuerpo y en lugares apartados de la vista, ya nos explicarán cómo podemos actuar contra los grupos de pandilleros que se reúnen en parques en número de 20 o 30 individuos…¿quieren que la policía acuda a los registros a las pandillas en los parques con un probador móvil para hacer los cacheos?” 

En el horizonte, el dispositivo policial previsto para el próximo fin de semana en Madrid. El del fin de semana anterior consiguió identificar a miles de jóvenes, detener a 28 personas (la mayoría no vinculada a las bandas juveniles) y retirar de las calles poco más de una decena de machetes y otras armas blancas.

COMPARTIR: