10 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

En 2016 ocurrieron en este municipio navarro graves agresiones contra miembros de la Guardia Civil y sus familiares

Guardias civiles denuncian una manifestación preparada contra la Benemérita en Alsasua

El
El "Ospa Eguna" lleva años celebrándose en el municipio de Alsasua
La Unión de Oficiales de la Guardia Civil (UO) ha interpuesto una denuncia ante el Juzgado Central de Instrucción de la Audiencia Nacional contra los promotores de la iniciativa “Ospa eguna” por lo que consideran un delito de enaltecimiento del terrorismo. La agrupación solicita, entre otras diligencias, la suspensión de la manifestación convocada en la localidad navarra de Alsasua pidiendo la expulsión de los miembros de la benemérita y sus familiares de esta localidad.

La delicada situación de la Guardia Civil en Navarra por la presión de los radicales abertzales ha experimentado un nuevo capítulo. A principios de mes se conocía la publicación de un llamamiento en redes sociales en el que se instaba a la población a participar en una manifestación para exigir la salida de los agentes del Cuerpo en Alsasua bajo el lema “Ospa Eguna”, algo así como “día de la huída” o “día de la vergüenza” en euskera.

Este acto, de celebrarse, tendría lugar el próximo 29 de agosto en un lugar próximo a la casa cuartel donde viven los agentes y sus familias. En este sentido, la denuncia interpuesta por la Unión de Oficiales de la Guardia Civil ante el Juzgado Central de la Audiencia Nacional aclara que el acto vulneraría el artículo 18 de la Constitución Española, que garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

Denuncia de los guardias civiles.

Los impulsores de esta iniciativa han utilizado a modo de publicidad un cartel que reza “Zuek zarete birusa”, o lo que es lo mismo, “Tú eres el virus” en castellano. En la imagen del mismo puede apreciarse un Gremlim ataviado con el uniforme del Cuerpo y un tricornio, además de un retrato de Francisco Franco y una olla a presión, que la Unión de Oficiales (UO) de la Guardia Civil ha definido en la denuncia como metáfora de un “elemento con el que se asesinó y/o se intentó asesinar de manera indiscriminada a ciudadanos, hombres, mujeres y niños, en los años más duros de la barbarie terrorista de ETA”.

Del mismo modo, los denunciantes destacan la utilización de simbología etarra y responsabilizan a esta ex organización terrorista, y más concretamente a Asier Guridi Zaloña (ex militante de la banda), de la convocatoria del evento: “Debemos subrayar que el entorno de ETA está detrás, como principal instigador y/o promotor de esta celebración, toda vez que es conocido que uno de los conocidos difusores de la convocatoria, aún incipiente, en las redes sociales es Asier Guridi Zaloña”, dicen desde la UO.

 

Zaloña, alias “Gari”, tiene una larga trayectoria terrorista a sus espaldas. Participó como miembro del comando Txantxi de ETA en los atentados ocurridos entre 1987 y 1992 en Oñate, Guipúzcoa. Tras esto, estuvo encarcelado cinco años. Cuatro años después de su liberación, en 2001, fue vinculado a la organización ilegal Ekin, motivo por el que se exilió a Venezuela, donde residió hasta su detención por la Interpol en 2013. Ahora, de acuerdo con la denuncia, sería uno de los principales instigadores del “Ospa Eguna” utilizando como medio de difusión las redes sociales.

El acoso a la Guardia Civil en esta localidad no es nuevo. En octubre 2016, el bar Kotxa de Alsasua fue testigo de una agresión sufrida por un oficial y un sargento del cuerpo y su familia por ocho individuos que simpatizaban con esta causa, actos que, de acuerdo con la Unión de Oficiales de la Guardia Civil, “van más allá de la libertad de expresión”. En aquel entonces, los agresores fueron condenados con penas de entre ocho y nueve años por delitos de lesiones, atentado a la autoridad y amenazas y desórdenes públicos. A principios de julio, se les concedió el tercer grado a últimos tres los agresores, Ohian Arnanz, Adur Ramírez y Jokin Unamuno, que están en libertad. Ahora, con esta denuncia, los miembros de la benemérita pretenden protegerse ante otra jornada de odio contra el cuerpo y sus familias evitando de este modo los sucesos de hace cuatro años.

 

COMPARTIR: