25 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La empresa de ciberseguridad Lazarus ha rastreado el móvil y el ordenador portátil de este alicantino de 35 años y lo situó en Jaén y en Castellón

Sin rastro del farmacéutico Félix José Esquerdo desde que desapareció en octubre de 2020, la única pista una llamada

Exclusiva Félix José Esquerdo.
Félix José Esquerdo.
La investigación policial de la desaparición de Félix José Esquerdo se ha enriquecido en los últimos meses gracias a una empresa de ciberseguridad que ha triangulado señales del teléfono móvil del alicantino en Borriol (Castellón) y Baeza (Jaén) varias semanas después de que fuese visto por última vez.

La investigación policial sobre la desaparición del alicantino Félix José Esquerdo Martínez, farmacéutico de 35 años, ha dado un giro en los últimos meses gracias a un trabajo de investigación privado realizado por encargo de su madre.

La empresa de ciberseguridad Lazarus, contratada a través del despacho del criminólogo Óscar Tarruella, ha triangulado las señales del teléfono móvil del desaparecido y estas evidencian que el terminal electrónico estuvo en Burriol (Castellón), un mes después de ser visto por última vez, y en Baeza (Jaen), dos meses después de que se despidiera de su madre.

El informe de 19 páginas, realizado por el despacho de Óscar Tarruella y al que ha tenido acceso Elcierredigital.com, destapa también que desde el teléfono de Félix José Esquerdo se realizó una llamada a una compañía de seguros funerarios 57 días después de la desaparición

Del 3 de octubre al 30 de noviembre de 2020

Sábado 3 de octubre de 2020. Félix se levanta a las 7.30 horas, desayuna una hora después y abandona la casa en la que convive con su madre tras explicarle que se va a pasar el fin de semana a la montaña con unos amigos que ha conocido por internet tras la insistencia de su progenitora, que le anima a utilizar la red para compensar sus dificultades para sociabilizar.

A las 09.52 horas Félix llama a su madre para explicarle que acaba de desayunar con unos amigos que probablemente no existan, tal y como señalan fuentes policiales. Y es que el informe de Lazarus desvela que la llamada se hace desde una habitación de un apartamento de la calle Donoso Cortés, a diez minutos de su casa, que él ha contratado por la plataforma Airbnb. A las 12.00 horas de ese día apagó su teléfono móvil, que solo se ha vuelto a encender dos veces en estos diez últimos meses.

Y el lunes 5 de octubre saltan las alarmas porque Félix sigue desaparecido e ilocalizable. La madre, Isabel Martínez Abellán, se pone en contacto con la farmacia en la que su vástago hace el turno de noche y desde la botica le confirman que no ha acudido a trabajar. Al día siguiente, 9:30 horas, Isabel presenta una denuncia en una comisaría alicantina. 

El relato adquiere a partir de aquí una nebulosa solo interrumpida por tres fogonazos:

1- El móvil de Félix se enciende el 17 de noviembre en Borriol (Castellón), que dista 265 kilómetros con Alicante, a la altura de una calle céntrica y comercial del citado municipio, la Avenida de Zaragoza. La utilización de mascarillas a cuenta de la covid-19 dificulta la posibilidad de que alguien de la localidad castellonense lo identifique.

2- El terminal telefónico del farmacéutico vuelve a encenderse el 27 de noviembre en la Laguna Grande, sita en Baeza (Jaén) y declarada como Bien de Interés Cultural. Este paraje natural del Valle del Guadalquivir, que dista 365 kilómetros de Alicante, consta de una laguna rodeada de un terreno agreste sembrado de olivos y algunas encinas.

                   Cartel de la desaparición de Félix. 

Un informe policial al que ha tenido acceso este medio recuerda que "la Laguna Grande se encuentra rodeada de vegetación arbustiva de ribera y arbolada, con alguna zona de junqueras y existen en la misma algunas zonas posiblemente retiradas o aisladas", en clara relación a la hipótesis principal que baraja la investigación: la elección de un terreno de difícil acceso para suicidarse.

La Policía Local de Guadalix de la Sierra, en colaboración con la fundación de desaparecidos QSD Global de Paco Lobatón y la Unidad de Delincuencia Especializada y Violencia (UDEV) de la Policía Nacional, señala en unas diligencias fechadas el 9 de diciembre y nutridas con el informe de Tarruella y los puntos de rastreo recogidos por Lazarus que "en vista de la información precisa aportada por el equipo de investigación y realizado el estudio pertinente, se ha observado un denominador común donde la persona desaparecida ha estado buscando lugares aislados, privados, perimetrados y con el paso restringido o de difícil acceso para personal civil".

Es cierto que también se mantiene impertérrita la hipótesis de la desaparición voluntaria, tal y como señalan fuentes policiales.

3- El 30 de septiembre la gestora de seguros de decesos de la familia del desaparecido recibe una llamada... desde el teléfono de Félix. En ese momento está reunida con unos clientes y envía un whatsapp para explicarle que le devolvería la llamada unos minutos después. El mensaje no tuvo contestación ni las llamadas de la correduría recibieron tono.

Problemas

La empresa de ciberseguridad Lazarus, que ha trabajado en la investigación de los crímenes de Diana Quer y Marta del Castillo, ha rastreado los dispositivos electrónicos de Félix Esquerdo, que llevaba muchos años con el PC como casi único refugio vital. 

El farmacéutico era un habitual de un célebre foro de suicidio alojado en la deep web y también de Forocoches, donde unos días antes de desaparecer lanzó una pregunta sobre los trámites para cambiar el testamento antes de su muerte. Este hecho provocó algunos mensajes de apoyo. 

Y el 16 de septiembre de 2020, apenas dos semanas antes de desparecer, Félix Esquerdo agradece las muestras de cariño y explica que lleva varios años pensando "que mi vida es una puta mierda. Me aburro con todo, cada día se me hace más cuesta arriba, etc.".

El farmacéutico prosigue con la descripción del momento que sufre y abre la hipótesis de cambiar su lugar de residencia: "No me importaría coger las maletas y largarme a otro lugar donde estuviera cómodo (. . .) Decir que ya llevo un tiempo también algo jodido anímicamente y se me pasan cada día más cosas sobre dejar este barrio. Si bien en algún momento se dejará este barrio, al menos que sea aportando algo de valor o haciendo algo interesante antes".

Es cierto que en su PC se han localizado textos repletos de frustración dominados por el pensamiento mágico en los que se lamenta por no haber cumplido con las expectativas que su madre tenía de él y no haber alcanzado ninguno de sus grandes objetivos vitales.

Fuentes policiales no descartan que Félix buscase resetear su vida para dejar atrás a su madre, con la que tenía una relación muy complicada y de la que el informe de Tarruella hace un retrato muy severo por la supuesta presión a la que sometía a su hijo. 

"Agotada"

Isabel Martínez Abellán está en desacuerdo por la labor lleva a cabo por Tarruella y, tras diez meses de espera, explica a Elcierredigital.com que se encuentra "agotada" y "muerta en vida". Pero aun así no quiere descansar "hasta que no encuentre a ni hijo, vivo o muerto".

La madre de Félix explica en conversación con este medio que su hijo le "necesita: si está vivo, para facilitarle que rehaga su vida y si está muerto, para enterrarlo".

Teléfono estatal para prevenir un posible caso de suicido: 112.

Teléfono de la esperanza: 717 00 37 17

Más información: Programa de prevención del suicidio de la Comunidad de Madrid (PDF)

COMPARTIR: