04 de diciembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El exfuncionario de Correos y Tráfico pasó tres meses ingresado en la UCI, luego pasó a planta y ahora se recuperará con la ayuda de un andador

Eloy Moreno, el héroe del COVID-19, vuelve a casa tras 120 días en el Hospital de Albacete

Eloy Moreno.
Eloy Moreno.
Después de 120 días en el hospital por su tratamiento de COVID-19, Eloy Moreno regresa hoy a su casa. Ha sido el hombre que más tiempo ha permanecido en la UCI en España: 90 días. Más otros 31 hospitalizado para garantizar su recuperación. La movilidad de las piernas, que había perdido, poco a poco se va recuperando, ya que puede andar con andador.

“Sí me siento mucho mejor”, asegura Eloy Moreno a elcierredigital.com. Hace un mes publicamos la entrevista: Eloy Moreno, el héroe del coronavirus tras 90 días en la UCI; ahora, hemos tenido la oportunidad de hablar nuevamente con el exfuncionario de Tráfico un día antes de que vuelva a casa con su familia.

El último mes ha sido de recuperación en una habitación del Hospital Quirón de Albacete. Dos sesiones de fisioterapia al día, una por la mañana a cargo del equipo del centro médico y otra por la tarde realizada por el fisio del seguro médico del antiguo trabajo de Moreno. Hace un mes su situación muscular era grave, especialmente en las piernas.

“A partir de ahora viene lo peor, la rehabilitación. Es momento de que coja fuerza, es que he perdido 25 kilos. Ahora estaré sobre setenta y tantos. Debo recuperar masa muscular en piernas y en brazos, ya que he perdido mucho peso” asegura Eloy a elcierredigital.com

Además, cuenta con voz un poco rota que ha estado mejor que en la UCI: “pues mucho mejor, fíjate me han traído una pechuga para comer. Ahora estoy mejor. Lo único malo es que, por ejemplo, la movilidad me ha afectado a los pies, tengo los dedos tiesos y no los puedo mover. La pierna derecha la tengo como un roble, dura y dura, tampoco la puedo mover. Los brazos no tienen fuerzas, no puedo moverlos ni hacer nada con ellos. Dios mío, de verdad es muy duro. Esto es lo peor que le puede pasar a nadie en la vida. Nadie sabe lo que es el coronavirus", afirma entre sollozos.

Ahora Eloy no solo puede mover las piernas, sino que puede mantenerse en pie y caminar con andadera dentro de la habitación. El aparato deberá acompañarle en su salida del hospital y hasta que sus piernas puedan sostener su peso. Según comenta Moreno, los médicos le confirmaron que su recuperación ha sido más rápida de lo esperado.

“Ya quiero volver a hacer natación, aunque no me han dicho cuando podré. En teoría todo depende de como evolucione mi cuerpo”, explica Eloy.

Una de las grandes motivaciones del exárbitro es su familia. A su salida de la UCI aseguraba que iba a “luchar de nuevo porque tengo unas ganas enormes de abrazar a mi hijo”, además, asegura que ha “recordado mucho a todos mis amigos, a mi familia, pero también de la gente que sigue ahí y que está sufriendo. Esas personas que lo pasan igual que yo y que no reciben ayuda, ni nada”.

Eloy mantiene la tranquilidad que lo caracteriza, la esperanza lejana que veía hace un mes esta a punto de hacerse realidad el día de hoy, cuando su hijo y su cuidador pasen a recogerlo al hospital.

La primera oportunidad en la que hablamos con Eloy contó que ya se veía “yendo a echarme un chapuzón en la piscina por la mañana, luego dar una vuelta y a comprar cosas. En la tarde pasear con el chiquillo por la calle. Yo algunos días visitaba a mis excompañeros de mi trabajo en la Jefatura de Tráfico. De verdad, que hecho mucho de menos el contacto con mis amigos y compañeros”.

Aunque esas aspiraciones tendrán que esperar un poco más ha que la rehabilitación esté finalizada, Moreno asegura que no han cambiado sus ganas de volver a la rutina y a sentirse vivo. La enfermedad le ha cambiado la vida, pero mantiene su esencia íntegra, horas antes de caminar fuera del hospital.

COMPARTIR: