19 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los investigadores creen que las botellas pertenecen al padre de las niñas de Tenerife

Hallan dos botellas de oxígeno en la zona de Tenerife donde se busca a Tomás Gimeno y su hija Anna

Ángeles Alvariño.
Ángeles Alvariño.
El buque oceanográfico Ángeles Alvariño ha encontrado otras dos botellas de oxígeno de tamaño pequeño en la zona donde se busca a Tomás Gimeno y a una de sus hijas. Los investigadores creen que podrían pertenecer al padre de las niñas. Se trata de un avance en la investigación tras recuperar el pasado 10 de junio el cuerpo de Olivia Gimeno, de seis años.

El buque oceanográfico Ángeles Alvariño ha encontrado otras dos botellas de oxígeno de tamaño pequeño en la zona donde se busca a Tomás Gimeno y a una de sus hijas, según han informado a Europa Press fuentes policiales. 

El hallazgo, que se produjo hace varios días entre Añaza y Radazul, tras cambiar la zona de rastreo, se corresponde a dos botellas de aluminio más pequeñas que la primera que se encontró (de alrededor de un kilo de peso) y que permitió localizar el cuerpo sin vida de la mayor de las niñas de Tenerife, Olivia, de seis años. Ni Anna, de un año, ni su padre han sido localizados aún y se les busca en una zona diferente a la del lugar en el que apareció la mayor de ellas.

Durante los registros domiciliarios en la casa de Gimeno en Igueste la Guardia Civil encontró una factura de compra de esas dos botellas de oxígeno pensadas para la práctica de apnea, más pequeñas que las de buceo y de uso individual. Ese documento ha servido para identificarlas como propiedad del padre de las pequeñas.

Ni el hallazgo de esa factura ni el de los dos nuevos objetos habían trascendido hasta ahora, pese a que la primera juez instructora levantó el secreto del sumario el pasado día 12 de junio.

Se trata de un avance en la investigación tras recuperar el pasado 10 de junio el cuerpo de Olivia Gimeno, de seis años. El dispositivo de búsqueda se activó después de que el pasado 27 de abril la madre de las niñas Olivia y Anna, de seis y un año, alertara a la Guardia Civil de que su expareja, Tomás Gimeno, no le había devuelto las menores.

La búsqueda de Tomás Gimeno

Respecto a la búsqueda de Tomás Gimeno, los agentes trabajan con la hipótesis de que el hombre se suicidó lanzándose al mar después de deshacerse de los cuerpos de sus hijas. No obstante, y atendiendo a la reconstrucción de los hechos que la jueza realiza en su auto, el cuerpo de Tomás no tendría porqué encontrarse en la misma zona que el resto de objetos hallados hasta el momento.

Tomás Gimeno. 

Según la investigación, Gimeno desactivó el GPS de la barca para no dejar pistas de su recorrido, de modo que volver al punto exacto en el que se deshizo de los cuerpos de las niñas entrañaría una gran dificultad. Por ello, podría darse que el cuerpo de Tomás Gimeno que trata de localizar el buque oceanográfico Ángeles Alvariño no se encuentre en la zona de rastreo inicial, y por ello se han realizado movimientos en los últimos días.

Asimismo, cabe señalar que los investigadores trabajan con la ubicación en la que los repetidores de telefonía sitúan el teléfono móvil de Tomás, cuya señal se pierde por completo a las 02.28 en una zona cercana a donde aparece el cuerpo de Olivia, momento en el que los investigadores creen que se lanzó al agua para acabar con su vida. 

No obstante, que la señal se pierda en ese punto también podría indicar que Tomás Gimeno lanzó su teléfono al agua, pero no que él mismo se lastrara hasta el fondo en ese preciso lugar. Por ello, y hasta que no se localice su cuerpo, se ha decretado una orden de búsqueda internacional por la presunta comisión de dos delitos agravados de homicidio y uno contra la integridad moral en el ámbito de la violencia de género. 

Expertos en Transporte Marítimo consultados por elcierredigital.com reconocen "la dificultad de las corrientes marinas de la zona del Puertito de Güímar, donde fue interceptada vacía y a la deriva la embarcación 'Esquilón', de Tomás Gimeno, horas después de la desaparición el 27 de abril". En esta zona, también fueron encontradas la botella y la funda nórdica a una profundidad abismal.

Resulta un área muy complicada de rastrear, según fuentes consultadas de la Guardia Civil, debido a la complejidad del fondo submarino, por lo que se están realizando barridos que alcanzan hasta los 2.000 metros de profundidad.

COMPARTIR: