29 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

DECÍA TENER UNA AGENCIA DE MODELOS EN LAS PALMAS Y CUANDO SE QUEDABA A SOLAS CON LAS NIÑAS PROPONÍA QUE POSASEN DESNUDAS O SEMIDESNUDAS

La Justicia impone 97 años de cárcel a un fotógrafo canario por pornografía infantil

Luis Jorge M. E., el fotógrafo condenado.
Luis Jorge M. E., el fotógrafo condenado.
La Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a un total de 97 años de prisión a un fotógrafo profesional de 55 años con estudio abierto en la capital grancanaria, como autor de 26 delitos de pornografía infantil del tipo básico y nueve de pornografía infantil agravada al ser las víctimas menores de 16 años.

La Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a un total de 97 años de prisión a Luis Jorge M. E., un fotógrafo de Gran Canaria procesado por haberse aprovechado de 35 menores que pasaron por su estudio soñando con iniciarse como modelos, a las que retrató desnudas o en poses sexuales explícitas. En concreto, la Audiencia lo considera culpable de 26 delitos de pornografía infantil del tipo básico y nueve de pornografía infantil agravada al ser las víctimas menores de 16 años. 

Además de la condena penal, la sentencia obliga al acusado a indemnizar a cada una de las 35 perjudicadas con 5.000 euros, lo que eleva la cuantía global de las indemnizaciones a 175.000 euros, e impone cinco años de libertad vigilada tras la salida de prisión, le prohíbe acercarse a cada una de las afectadas durante 19 años y le inhabilita para ejercer cualquier profesión que conlleve contacto con menores durante el mismo periodo de tiempo.

Un futuro profesional como modelos

Según el fallo, entre 2013 y 2018, Luis Jorge M. E. fotografió desnudas a un total de 35 chicas, seduciéndolas con la promesa de un futuro profesional como modelos. Las jóvenes eran captadas a través de las redes sociales y, para mantener una imagen de profesionalidad, los padres firmaban un contrato en el que se incluía una cláusula que declaraba que no se realizarían fotos de las chicas desnudas. Aún así, no permitía a los padres presenciar la sesión.
 

Audiencia provincial de Las Palmas, 

De hecho, según afirma el fallo de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas, el acusado evitaba la presencia de los padres de las menores en el local donde realizaba las sesiones, y cuando se citaba con las víctimas para hacerles las sesiones de fotos, "proponía a éstas que se quitasen la ropa y posasen en actitud sugerente o sensual, en gestos eróticos, mostrando los pechos, así como completamente desnudas".

Así, aunque la sesión comenzaba con total normalidad, cuando ya se había ganado la confianza de las chicas el fotógrafo les pedía que se despojaran poco a poco de la ropa. En un momento dado, les justificaba que para triunfar en la moda y la publicidad, tenían que posar desnudas y que estas fotografías se las enviaría cuando fueran mayores de edad. 

Pero una vez conseguía su objetivo y sacaba imágenes en diversas posturas y planos específicamente sexuales, esas fotografías las escondía en el doble fondo de un colchón, y tanto a las menores como a los padres de éstas les entregaba aquellas en las que aparecían vestidas. 

Más de un año de investigación

Los agentes de la Policía Nacional iniciaron las pesquisas en febrero de 2018, tras recibir la denuncia de una de las víctimas y de su madre, que alegaron que el fotógrafo había tomado imágenes de la menor desnuda en el estudio sin el consentimiento paterno. Además, aseguraban que Luis Jorge M. E. se negó a entregarles las imágenes que había tomado.

Después de su detención y tras las primeras diligencias, el investigado pasó a disposición judicial el 17 de marzo de 2018 en un procedimiento que estuvo bajo secreto de sumario hasta octubre de ese mismo año. Decenas de testigos fueron citadas para que declararan si habían sido objeto o no de estas supuestas prácticas delictivas.

También registraron el domicilio del fotógrafo, donde intervinieron diversos discos duros externos y una gran cantidad de material documental, entre los que se encontraban contratos firmados por las víctimas. Además, localizaron los dispositivos que contenían las imágenes sexuales ocultas en un doble fondo situado en la cama del dormitorio. 

COMPARTIR: