28 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Operación Altamira se ha llevado a cabo en Murcia II, en Teixeiro y en Ceuta contra miembros del Daesh

Nuevo golpe a los yihadistas en las cárceles: La Guardia Civil detiene a tres presos radicales

Captador del Daesh siendo detenido en España
Captador del Daesh siendo detenido en España
La Guardia Civil ha detenido a tres personas que se dedicaban a la captación de nuevos miembros para el Daesh y a la difusión de ideas yihadistas dentro de las cárceles de nuestro país. Pese a que, en un primer momento, las pintadas en las zonas comunes de las cárceles o el envío de cartas podían parecer acciones aisladas, estas corresponden a una estrategia común que siguen los miembros de esta organización para atraer a nuevos miembros en las prisiones.

La Guardia Civil ha comunicado la detención de dos personas que cumplían condena en prisión y la de una tercera que se encontraba en Ceuta por proselitismo, captación y difusión de postulados yihadistas de manera coordinada que han llevado a cabo en distintos centros penitenciarios de nuestro país. Estas actividades corresponderían a la estrategia global marcada por la organización terrorista Daesh para lograr la expansión de su mensaje y el aumento de adeptos.

En esta investigación, dirigida por el Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional y coordinada por la Fiscalía, ha sido fundamental la actividad de control y seguimiento realizada por la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias (SGIP), que ha permitido descubrir las actividades que los detenidos estaban llevando a cabo. Acciones como pintadas en las zonas comunes de las cárceles o la difusión de contenidos que incitaban a la afiliación terrorista mediante el uso de cartas son las que han provocado la alerta de las autoridades y la detención de los tres individuos.

La primera detención ha tenido lugar en el Centro Penitenciario de Murcia II, donde se ha detenido a un hombre que se encontraba en prisión preventiva por delitos de terrorismo y que es conocido por su actividad radical y adoctrinadora. La investigación llevada a cabo por la Guardia Civil ha puesto de manifiesto que sus actividades delictivas en prisión no eran hechos aislados, sino que correspondían a una estrategia común que llevaba a cabo junto a más personas.

La segunda detención se ha producido en el Centro Penitenciario de Teixeiro (A Coruña). En él, se ha arrestado a un preso que se encuentra cumpliendo condena por delitos contra el patrimonio y que está catalogado como interno de especial seguimiento por su radicalización dentro de la cárcel.

El tercer detenido, ubicado en Ceuta, no se encontraba en prisión actualmente, pero había cumplido condena durante dos periodos diferentes. En estos dos periodos ejerció actividades de difusión de consignas yihadistas que hicieron saltar las alarmas de los investigadores.

Un factor clave a la hora de identificar y detener a los delincuentes que realizan este tipo de acciones es el conocimiento por parte de las autoridades de los procesos de radicalización que tienen lugar en las cárceles de nuestro país. Gracias a estos conocimientos, la investigación ha podido determinar que las actividades realizadas por los detenidos corresponden a una dinámica más amplia, en la que se coordinan para captar, radicalizar y adoctrinar ideológicamente a las personas que entran a prisión.

Esta operación no es la primera que se produce en el ámbito penitenciario, ya que, la Guardia Civil ha llevado a cabo diversas operaciones junto a la Administración Penitenciaria en los últimos años. Todas estas operaciones se realizan en el marco de la actual Estrategia Nacional Contra el Terrorismo, que establece como prioridad la detección y neutralización de procesos de radicalización que se llevan a cabo en las cárceles de nuestro país.

COMPARTIR: