20 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El 14 de julio una pareja entregó a la Guardia Civil los enseres personales de este técnico de Airbus que estaban tirados en la arena

Más de dos meses sin noticias de Alejandro Martín desaparecido en una playa de Zahara de los Atunes

Alejandro Martín.
Alejandro Martín.
Alejandro Martín, madrileño traslado a vivir desde hace años a Sevilla, desapareció el 14 de julio en 'la Playa de los Alemanes' de Zahara de los Atunes (Cádiz). Una pareja de viandantes encontró sus enseres personales esa noche. Se cree que el hombre pudo sufrir un accidente mientras practicaba surf o natación. Alejandro mide 1’82 metros, es calvo, de complexión atlética y pesa entre 75 y 80 kilos. Desde SOSDesaparecidos piden ayuda para localizarle.

El madrileño Alejandro Martín Guijarro, técnico mecánico de Airbus en Sevilla, lleva más de dos meses desaparecido. El 14 de julio, este hombre de 41 años que vive solo en la localidad sevillana de Bormujos se encontraba en la ‘Playa de los Alemanes’ de Zahara de los Atunes (Cádiz) disfrutando del mar. “Él es aficionado a ir a la playa, siempre le ha gustado mucho a hacer surf y nadar. Por eso cada vez que podía se iba a Cádiz”, explica su hermana Esther a Elcierredigital.com. “Precisamente por eso, cuando me llamaron para decirme lo que había pasado no me sorprendió que estuviera allí”, añade.

Al acabar la jornada del día 14 de julio una pareja encontró una mochila con las pertenencias de Alejandro: teléfono, documentación, cartera… Cunado Esther recibió la noticia se puso en contacto con otro de sus hermanos, David, que vive en Valencia y que fue quien presentó la denuncia en una Comandancia de la Guardia Civil.

En los días siguientes se puso en marcha un dispositivo de búsqueda tanto por tierra como por mar. Los buceadores profesionales de la Guardia Civil, los GEAS, se sumergieron en las profundidades de la costa con el fin de hallar el rastro de este joven.

El dispositivo organizado por Salvamento Marítimo también dispone de otros medios técnicos como los drones del servicio de Protección Civil de Barbate, que permiten rastrear la zona a una altura más baja que la de los helicópteros.

                Una foto de Alejandro.

Sin embargo, dos meses después aún no se ha sabido nada de Alejandro. “Todo el mundo dice que, de haberle pasado algo en el agua, el mar le devolvería siete días después. Sin embargo, han pasado semas y nada. Yo hay días que me por pensar si no habrá pasado otra cosa porque la cabeza en estas situaciones causa malas pasadas”, explica Esther.

“Lo que tengo claro es que no había nada en su vida que apunto a otras hipótesis porque me encargué de saber sí había discutido con alguien días antes o si tenía problemas en el trabajo”, puntualiza. “A pesar de todo tengo esperanzas de volver a verle”, añade. Alejandro mide 1’82 metros, es calvo, es de complexión atlética y pesa entre 75 y 80 kilos.

COMPARTIR: